olly - Fotolia

Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

Retos a superar por parte de las empresas brasileñas de TI en 2021

Los desafíos de la continuación del trabajo remoto y los esquemas laborales híbridos, y el manejo de los datos sensibles con respeto a la privacidad son algunos de los principales desafíos para las organizaciones en Brasil durante este año.

Bienvenidos al 2021. Aún no tenemos autos voladores en casa, pero sí asistentes controlados por voz, una amplia gama de servicios digitales, múltiples opciones de entretenimiento y vacunas contra el COVID-19 en proceso de aprobación por parte del gobierno brasileño.

La pandemia de coronavirus surgida en 2020 ha dejado un amplio legado de desafíos y aprendizajes, que van desde los aspectos más personales, hasta un cambio de cultura nacional y empresarial.

El año pasado, las organizaciones y empresas tuvieron poco tiempo para adaptarse a una nueva economía y promover transformaciones que tardarían meses en salir del papel. Ante el escenario adverso provocado por el covid-19, los bancos, los servicios y el comercio hicieron una digitalización sin precedentes en el país, rompieron la resistencia y comenzaron a dirigir a miles de empleados a distancia.

Para 2021, el panorama no cambia mucho. Los ejecutivos trabajan en un escenario de gran incertidumbre, ya que no hay forma de saber cuándo será vacunada la población, factor clave para intentar regresar a las operaciones presenciales de forma completa. Entre las palabras que más aparecieron en las conversaciones de los ejecutivos durante el 2020 están cliente, seguridad, sostenibilidad y, obviamente, vacuna.

Durante el pasado año, los bancos digitales se expandieron frente a los clientes que perdieron el miedo al mundo en línea para hacer transacciones. Lo mismo ocurrió con el comercio minorista, cuyas operaciones digitales crecieron como nunca antes.

El coronavirus también ha acelerado otros procesos que han ido ganando terreno, como la oficina en casa y la sostenibilidad. Estos conceptos fueron señalados por los ejecutivos como prácticas que se mantendrán incluso al final de la crisis. "Hemos ganado productividad en este ambiente digital y remoto, pero, con eso, necesitamos cuidar aún más el compromiso y la salud mental. Nada reemplaza la interacción humana. Entendemos que el futuro es híbrido", dice Adriana Arolho, presidenta de SAP en Brasil.

Encontrar el balance entre el trabajo presencial y el remoto

Aumentar la transparencia y la comunicación con los empleados fue una de las principales lecciones de 2020 para la empresa de software de gestión SAP, según Aroulho. "Estas lecciones se incorporaron a los planes para 2021", indica.

En medio de la cuarentena, con los empleados en casa, el comité que gestiona la crisis abrió sus puertas a los demás trabajadores en algunas reuniones en línea. En una de ellas, la capacidad de la sala virtual era de 500 personas y había fila de espera. "Nos sorprendió el volumen de gente que hacía preguntas. Hicimos un estudio del clima y los niveles de respuesta también fueron altos. Sentimos que la comunicación estaba siendo efectiva y estábamos incorporando este aprendizaje", dice la ejecutiva. "Pero hubo un momento en el que no sabíamos las respuestas y tuvimos que decir: eso es lo que tenemos (información por ahora); hablaremos de ello de nuevo en un mes. Y era muy importante tener esta transparencia", añade.

La empresa también ha ampliado su oficina central (que ya existía) y, para este año, debería centrarse en lograr el mejor equilibrio entre el trabajo a distancia y el trabajo in situ.

"Hemos ganado productividad en este entorno digital y remoto, pero con ello es necesario cuidar aún más el compromiso y la salud mental. Nada reemplaza la interacción humana. Entendemos que el futuro es híbrido. En 2020, nos vimos obligados a aceptar el entorno digital, quizás hubiera sido mejor tener más tiempo para adaptarnos. Encontrar el equilibrio será la próxima gran experiencia de aprendizaje", resalta Aroulho.

Entre las reformas que se están incorporando en las oficinas físicas de SAP, están eliminar las estaciones de trabajo fijas para fomentar la integración y la colaboración entre los empleados. "Como parte de los empleados deben seguir trabajando a distancia y la oficina será más pequeña, también será más acogedora”.

Aun así, según la ejecutiva, como las empresas tuvieron que depender de la tecnología para enfrentar la crisis, este movimiento seguirá avanzando en 2021. Otra tendencia será el programa de ESG, el programa ambiental, social y de gobierno. "Esto ha crecido demasiado y ha ocupado un espacio importante en la agenda de todos".

El 2021 arranca con una lucha por la privacidad

Otro de los grandes retos en 2021 se enfoca en cómo deben usarse los datos de los usuarios por parte de las empresas. Como ya fue mencionado previamente, la pandemia volvió la mayoría de las operaciones digitales y, en consecuencia, se incrementó como nunca antes la administración de datos, que en Brasil son protegidos por la Lei Geral de Proteção de Dados Pessoais (LGPD), sancionada en agosto de 2018 y en vigor desde septiembre de 2020, pero con efectos punitivos a partir del mes de mayo de 2021.

Uno de los temas que ha surgido respecto a la privacidad de los datos es el cambio que ha anunciado la plataforma de mensajería WhatsApp, empresa perteneciente a Facebook, en sus reglas de intercambio de información. Desde el 8 de febrero de 2021, los usuarios de WhatsApp que no acepten los nuevos términos que permiten compartir sus datos con Facebook y sus patrocinadores verán su cuenta suspendida hasta que acepten el acuerdo.

Esto entra en conflicto con la LGDP. En su artículo 7, se establece que una de las hipótesis para el tratamiento de datos personales se refiere a las situaciones necesarias para "satisfacer los intereses legítimos del responsable [de los datos] o de un tercero, excepto cuando prevalezcan los derechos y libertades fundamentales del titular que exijan la protección de los datos personales".

Y en el artículo 9 de la ley también se establece que el interesado "tiene derecho a acceder fácilmente a la información sobre el tratamiento de sus datos, que deberá facilitarse de manera clara, adecuada y ostensible" acerca de la finalidad del tratamiento, su forma y duración, así como a la información sobre el uso compartido de los datos realizado por el responsable del tratamiento y su finalidad.

Por ello, el Instituto Brasileño de Protección al Consumidor (Idec) revisa las medidas administrativas y judiciales contra el intercambio de datos impuestas por WhatsApp, sin definir aún las opciones que se otorgarán a los usuarios. La institución se reunirá esta semana para discutir el tema y decidir las mejores medidas.

Aunque los datos compartidos no incluyen los mensajes propiamente dichos, se requerirá el envío a Facebook de toda la lista de contactos del celular, así como de la foto del perfil y otra información. Esto ha alertado a la base de usuarios, principalmente debido a la falta de opciones que ofrece WhatsApp. Esta misma razón llamó la atención de Idec, que encuentra problemático no dar opciones que restrinjan el intercambio de datos en Brasil, donde la aplicación se ha convertido en una herramienta de trabajo para miles de usuarios.

En la Unión Europea y el Reino Unido, la empresa no podrá imponer la medida, ya que las autoridades locales se lo han impedido.

Investigue más sobre Cumplimiento y control

Close