Noppasinw - Fotolia

Noticias Manténgase informado sobre las más recientes actualizaciones de productos y noticias de tecnología empresarial.

Red Compartida Mayorista podría detonar 25 mil nuevos empleos de TIC en México

De acuerdo con cifras de la consultora Aymerich Business & Consulting, una vez que entre la red en operación, en 2018, se generarán de 6 mil a 7 mil 500 empleos nuevos y para 2023 se sumarán unos 20 mil a 25 mil empleos más.

El gobierno mexicano está por publicar los resultados de una licitación para un proyecto que promete ampliar y mejorar los servicios actuales de telecomunicaciones en el país, con el objetivo de lograr una cobertura de 98% de la población, incluyendo zonas rurales. Los usuarios se verían beneficiados al tener señal de celular en sitios remotos, además de que los costos de estos servicios disminuirán.

El proyecto en cuestión es la Red Compartida Mayorista, la cual permitirá ampliar la cobertura de servicios de internet y redes móviles, además de que habilitará nuevos usos de la banda ancha, como la conectividad entre estaciones meteorológicas remotas y la provisión de capacidades para hospitales itinerantes e investigadores. Esta red ofrecerá infraestructura a los operadores de telecomunicaciones para que ellos, a su vez, vendan diferentes servicios móviles a los usuarios finales.

El mecanismo prevé la creación de una Asociación Público Privada (APP) en que las empresas –que pueden ser hasta 100% de inversión extranjera– proveen la inversión y los conocimientos técnicos mientras que el Estado aporta el espectro radioeléctrico y la red troncal de fibra óptica.

La intención del gobierno federal es recaudar alrededor de $7 mil millones de dólares para arrancar este proyecto multianual, que si bien será construido y financiado por empresas de la iniciativa privada (entre las que se incluyen interesadas como Axtel-Alestra, Cisco Sytems, Ericsson, Huawei, Motorola, Nokia y Telefónica), será operado por el Estado.

Actualmente, cada operador móvil ha desarrollado su propia infraestructura, resultando en redes competitivas que no ofrecen una cobertura completa. La intención del gobierno federal es conseguir una red que, al ser compartida, tenga mayor alcance y permita costos de operación más bajos.

El próximo 17 de noviembre se definirá quién o quiénes (como consorcio) serán los ganadores de la licitación para diseñar, instalar, desplegar, operar, mantener y actualizar la Red Compartida Mayorista. Una vez que arranque, este mega proyecto impulsará la generación de miles de empleos en los sectores de telecomunicaciones y Tecnologías de Información (TI).

De acuerdo con Ricardo Luja, CEO de Aymerich Business & Consulting, consultora especializada en recursos humanos para la industria de Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), la implementación de la red “detonará unos 25 mil nuevos empleos, desde técnicos (instaladores, torreros, técnicos en radiofrecuencia) hasta puestos para profesionales de informática y personal administrativo”.

Para  2018, explica Luja, “ya con la red en operación, se crearán de 6 mil a 7 mil 500 empleos nuevos y para 2023 se sumarán de 20 mil a 25 mil adicionales”. Esto es un crecimiento de 14% aproximadamente, comparado con los empleos generados durante 2015, que de acuerdo al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) fueron 182 mil, sólo en este sector. 

Jorge Fernando Negrete, director de MediaTelecom Policy & Law para América Latina, coincide con que el crecimiento del empleo, con la Red Compartida, puede ser de hasta 25 mil puestos de trabajo directos. Además, considera que de manera paralela a este incremento, las bandas de los 700 megahertz (Mhz) y la de 2.5 gigahertz (Ghz) pueden generar nuevos puestos laborales. Esto, por otro lado, se contrapone a "la pérdida de empleos que están generando las industrias de la radiodifusión y la televisión abierta, por el impacto de las tecnologías de información en su modelo de negocios”, opina Negrete.

Cabe destacar que para implementar este magno proyecto, el Gobierno utilizará la red de fibra óptica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la banda de espectro de 700 Mhz, por la cual se transmitían las señales de televisión abierta (razón por la cual se llevó a cabo el apagón analógico). Una parte de las frecuencias liberadas será utilizada para desplegar servicios de comunicaciones móviles de última generación en todo el territorio nacional.

En un artículo de Forbes, Jesús Romo, director de la firma de análisis Telconomia, explica que “las propiedades de la red de 700 MHz son que la frecuencia se propaga mucho mejor y penetra mucho mejor en edificios”, por lo que ofrecerá una cobertura más amplia, especialmente en zonas urbanas, y facilitará no sólo la conexión a internet entre personas y máquinas, sino también máquinas con máquinas, algo que propiciaría además el florecimiento de un ecosistema de la internet de las cosas (IoT).

Más empleos, pero más calificados

Aunque se prevé una gran oportunidad de fuentes de empleo para los profesionales de TIC y telecomunicaciones, el CEO de Aymerich advierte sobre la necesidad de asegurar que los estudiantes egresen de las carreras relacionadas a TI y Telecomunicaciones con un nivel avanzado de inglés. “Si estamos preparando ingenieros que no son bilingües, estamos preparando desempleados”. La apuesta estará en elevar los empleos calificados, más allá de solamente aprovechar el momento.

Las certificaciones que exige el mercado serán otro factor crucial. “Se debe apostar a prepararse en esto. Te puedes ir desde lo más básico, como un Project Manager (PMO), que te sirve en todo el mundo para trabajar como gerente de administración de proyectos de telecomunicaciones o sistemas”.

Imaginación e innovación jugarán también un rol fundamental. “Quien crea que porque ya  tenemos Google, Yahoo y Whatsapp ya todo está inventado, se equivoca –advierte Luja–,  la industria de las telecomunicaciones seguirá abriendo muchas posibilidades. Con ingenio se pueden desarrollar muchas aplicaciones, vendibles en todas partes del mundo, y con las cuales es posible ganar millones”.

Retos de la Red Compartida Mayorista

La magnitud del proyecto, coordinado entre la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT),  podría tomar entre ocho y diez años para concretarse.

La SCT detalla en la licitación que la cadena de valor de la Red Compartida “requerirá de la intervención de inversionistas, consultores, operadores, constructores y fabricantes de equipo de redes, prestadores de servicios de redes, proveedores de sistemas de soporte al negocio (BSS) y sistemas de soporte a la operación (OSS), así como muchos otros participantes para el fondeo, el despliegue y la experiencia operativa”, por lo que se requiere un amplio ecosistema de proveedores e inversionistas para la materialización del proyecto.

El tema se ha vuelto controversial en cuanto a la forma en cómo se está haciendo la licitación y los retos que representa concretar el proyecto, sobre todo en esta etapa de volatilidad del dólar y la afección al peso mexicano, lo que puede impactar en los objetivos de cobertura de esta red. Algunos analistas han advertido que las bases del concurso estaban pensadas para un mejor escenario económico, y que la consecuente alza en el costo de la inversión podría no ser atractivo para la competencia existente en el mercado.

“Quien decida operar la Red Compartida lo hará en condiciones de estrangulamiento de márgenes (ingresos fijos con costos al alza), toda vez que recibiría ingresos en moneda nacional sobre una estructura de costos tasada en dólares”, explicó Ernesto Piedras, socio fundador y analista de The Competitive Intelligence Unit (The CIU).

Diversas voces han aclarado que el modelo de negocio de la red tiene retos comerciales, financieros y técnicos; pero todos superables. Eduardo Ruiz  Esparza, ex presidente de la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (CANIETI), comenta: “Para cada uno de esos retos hay una solución. Si a quien se le adjudique la licitación tiene la estrategia correcta, se pueden generar flujos que mitiguen la parte financiera. Dependerá de la habilidad del operador mayorista y la disponibilidad de los jugadores ya existentes a usar bien la red compartida y/o a nuevos modelos de negocio que se puedan montar en ella”.

Según datos de la SCT, las tres ventajas principales de esta red son:

  • La optimización del uso del espectro asignado en la banda de 700 Mhz.
  • La reducción de los costos y el incremento de la cobertura en regiones que actualmente carecen de servicios de redes móviles.
  • La postura imparcial ante los proveedores de servicios y operadores, pues el proyecto no plantea ventajas o desventajas para algún proveedor en particular, por lo que se espera que las inversiones continúen en el sector.
Este artículo se actualizó por última vez en octubre 2016

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close