lolloj - Fotolia

Noticias Manténgase informado sobre las más recientes actualizaciones de productos y noticias de tecnología empresarial.

Ransomware sube casi 2.000% en dos años por golpes de cibermafia

Los ciberataques a las empresas en 2017 crecieron en frecuencia, sofisticación y malicia, revela un informe sobre la nueva era del cibercrimen organizado.

La nueva generación de ciberdelincuentes se parece cada vez más a las organizaciones tradicionales de la mafia, lo que requiere un nuevo enfoque para enfrentarla, según un informe de la firma de seguridad Malwarebytes.

Los delincuentes cibernéticos tienen la misma organización profesional que las pandillas de la mafia de la década de 1930, pero también comparten la voluntad de intimidar y paralizar a las víctimas, según el informe.

El análisis de Malwarebytes también muestra que, a pesar de reconocer los graves riesgos reputacionales y financieros del cibercrimen, muchos líderes empresariales subestiman en gran medida su vulnerabilidad a dichos ataques.

El informe exige que las empresas y los consumidores se defiendan actuando como "vigilantes" a través de una mayor conciencia colectiva, intercambio de conocimientos y defensas proactivas. Esto incluye pasar de avergonzar a las empresas que han sido hackeadas a involucrarse con ellas y trabajar juntos para solucionar el problema.

Las empresas también deben aumentar su conciencia sobre el cibercrimen y tener una visión realista de la probabilidad de un ataque. Los grandes impactos de estos ataques, dijo el reporte, significan que el delito cibernético debe elevarse de un problema tecnológico a una consideración crítica para el negocio.

Los datos de Malwarebytes demuestran la urgente necesidad de tal cambio en el enfoque al resaltar la capacidad de estas pandillas de rápido crecimiento para infligir un mayor daño a las empresas.

La nueva cibermafia, según el informe, está acelerando el volumen de ataques, con el volumen promedio mensual de ataques en 2017, un 23% más que en 2016.

Los ataques de ransomware detectados por Malwarebytes muestran que el número de ataques en 2017, de enero a octubre, fue un 62% mayor que el total de 2016.

Además, las detecciones han aumentado un 1.989% desde 2015, llegando a cientos de miles de detecciones en septiembre de 2017, en comparación con menos de 16.000 en septiembre de 2015. En 2017, las detecciones de ransomware pasaron de 90.351 en enero a 333.871 en octubre.

"La nueva mafia, identificada por nuestro informe, se caracteriza por la aparición de cuatro grupos distintos de ciberdelincuentes: pandillas tradicionales, atacantes patrocinados por estados, hackers ideológicos y hackers a sueldo", dijo Marcin Kleczynski, CEO de Malwarebytes.

"A través de una mayor vigilancia y una comprensión integral del panorama del cibercrimen, las empresas pueden apoyar los esfuerzos de los legisladores y las fuerzas del orden público, al mismo tiempo que toman el asunto en sus propias manos", indicó.

El crimen cierra el círculo completo

Malwarebytes argumenta que el crecimiento del delito cibernético y la falta de claridad sobre la mejor manera de vigilarlo está dañando la confianza de las víctimas, ya que los afectados por el delito cibernético a menudo se sienten demasiado avergonzados para hablar.

Esto es cierto tanto para los consumidores como para las empresas, según el reporte, y puede tener ramificaciones peligrosas ya que las empresas entierran sus cabezas en la arena en lugar de trabajar para reducir futuros incidentes.

El informe sugiere que la respuesta está en involucrar y educar a la gerencia para que los CEOs tengan la misma probabilidad que los departamentos de TI de reconocer los signos de un ataque y puedan responder de manera adecuada.

"Los ciberataques más dañinos para las empresas son los que no se detectan durante largos períodos de tiempo. A pesar de las ocurrencias de alto perfil durante el año pasado, este informe muestra que muchos ejecutivos de negocios todavía pueden tener algunas lagunas de conocimiento que llenar", dijo Kleczynski.

"Los CEO pronto no tendrán más opción que elevar el cibercrimen de un problema tecnológico a una consideración crítica para el negocio", dijo.

El informe concluye mirando el futuro del delito cibernético, argumentando que la internet de las cosas (IoT) permitirá que el crimen cierre el círculo, para que, en vez de un tiroteo en el centro, las ejecuciones se puedan llevar a cabo digitalmente; por ejemplo, pirateando un marcapasos habilitado para conectarse a internet.

Sin embargo, Malwarebytes cree que si tales ataques pueden ser previstos, los gobiernos deberían poder legislar contra ellos.

El informe concluye que el conocimiento, la conciencia y la inteligencia son las mejores armas contra las nuevas bandas de cibercrimen, y que las personas y las empresas tienen que jugar un papel importante junto a los organismos de aplicación de la ley, los gobiernos y otros cuerpos.

"En lugar de quedarse atrás y minimizar el golpe del delito cibernético, las personas y las empresas deben tomar las mismas medidas que tomaron las generaciones anteriores de vigilantes contra los temibles sindicatos de su época: contraatacar", dijo el informe.

El reporte, La nueva mafia: pandillas y vigilantes, una guía para el crimen cibernético para directores generales, presenta datos originales y conocimientos tomados de un panel global de expertos de una variedad de disciplinas, incluyendo PricewaterhouseCoopers (PwC), la Universidad de Leeds, la Universidad de Sussex, el Centro de Consejos para Cibervíctimas en India y la Universidad de Carolina del Norte.

Este artículo se actualizó por última vez en diciembre 2017

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close