Tierney - stock.adobe.com

¿Qué le conviene más a su empresa: on premise, nube privada o pública?

La economía digital genera que las aplicaciones hospedadas en las instalaciones de las empresas sean reemplazadas, migradas o soportadas con aplicaciones en la nube, con el objetivo de satisfacer los requerimientos tecnológicos.

En la era de la economía digital, la base la constituyen los datos y la información. Es por este motivo que las empresas están movilizando cada día más información a las nubes privadas y públicas.

La antigua forma de dirigir los negocios con aplicaciones 100% on premise está quedando obsoleta, tal como se desprende del informe de predicciones para la industria TI que desarrolló IDC en 2017. Según el documento de la consultora, para 2020, el 67% de la infraestructura y el software de TI de la empresa se destinarán a ofertas basadas en la nube. Esto explica que hoy las pequeñas, medianas y grandes empresas se ven en la necesidad de llevar sus procesos a la nube para así moldear nuevas estrategias de negocios.

Actualmente las empresas están orquestando un cambio en la infraestructura digital, para lo cual deben definir qué tipo de nube se acomoda a los requerimientos de su organización. En esa línea, hay que entender que tanto las nubes públicas como privadas cuentan con restricciones de uso. En el caso de las empresas chilenas, las nubes públicas están todas ubicadas fuera de Chile, lo que podría generar inconvenientes en los tiempos de acceso a ciertas aplicaciones, explicaJuan Pablo Arias, subgerente de Preventa de Soluciones de Adexus. “Esto repercute en mayores tiempos de espera, en mayor gasto de ancho de banda, además de que ciertas regulaciones (SBIF, por ejemplo) prohíben que algunos datos salgan del país, lo que imposibilita que estos se trabajen en nubes públicas”, detalla el ejecutivo.

Para superar todos estos problemas, dice el experto, la tendencia es que las empresas trabajen en ambientes TI híbridos, es decir, que combinan nubes públicas y privadas. “De este modo, las empresas pueden obtener todos los beneficios derivados de ambos mundos”, puntualiza el experto.

Las nubes privadas, por otro lado, se diferencian por la naturaleza de uso exclusivo de sus clientes y por la proliferación de ellas en distintos países, posicionando servicios que las nubes públicas, por su distancia geográfica y legal, no pueden brindar.

En esa línea, una alternativa para las empresas chilenas es la nube privada de Adexus, Cloud Flex, la cual tiene domicilio en Chile y brinda una gran capacidad, rapidez y versatilidad para los requerimientos de los distintos clientes. “En este esquema de nube, el cliente paga por un espacio destinado para su uso exclusivo y la calidad y rapidez de sus procesos no dependen del uso que en ese momento se haga de la nube en general. El cliente podrá disponer de recursos dedicados para su empresa, sin mediar contingencias, optimizando así sus recursos”, detalla Arias.

Además, el cliente paga por uso, lo que significa que contrata una cantidad determinada de espacio para su uso exclusivo, optimizando así los recursos y, si lo requiere, puede pagar por expandir esta capacidad ante eventualidades en forma dinámica y ágil. De acuerdo con Adexus, la elasticidad de su nube es de gran importancia para quienes podrían requerir una expansión temporal en contexto de ventas masivas, contingencias o ambientes pre productivos.

Este artículo se actualizó por última vez en noviembre 2018

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close