sdecoret - stock.adobe.com

Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

Perú cierra la década avanzando hacia la transformación digital

Algunos expertos en la materia hablan de lo que se ha hecho, y lo que falta por hacer, en la ruta hacia la transformación digital de las empresas peruanas.

Faltan pocos días para acabar la segunda década del siglo XXI y aún nos seguimos preguntando con extrañeza la interrogante que nos hacíamos a finales del siglo XX: ¿la tecnología cambiará la vida del hombre y de los negocios? Al parecer, sí la está cambiando a nivel global, y a pasos agigantados en algunos sectores como la comunicación o la educación o las finanzas; sin embargo, ¿cómo entender ese lenguaje tecnológico o cultura futurista para aquellos que por ejemplo están liderando nuevas industrias como la robótica o la mecatrónica digital, o para quienes tienen que asumir nuevos KPIs y desempeñar roles aún no escritos en papel, porque todo va cambiando de acuerdo al segmento del mercado?    

La información como recurso

Fernando Grados, analista TI sénior de Dominio Consultores, explora algunas ideas para responder esta cuestión: “El futuro es digital y cada vez con mayor intensidad. Tenemos que cambiar la forma de cómo percibimos las cosas. Tenemos que ponernos en el papel de nuestro cliente y ver cómo le hacemos la vida más fácil en la relación cliente-proveedor”, señala. Según Grados, para que todo eso funcione, los líderes empresariales deben cambiar sus procesos, hay que agilizarlos y convertirlos en medios de calidad de servicio de clase mundial, apoyándose en las tecnologías de la información. Él cita a Virginia Marie “Ginni” Rometty, CEO de IBM desde el 2012, para precisar que “toda la información que compartimos a través de internet, IoT y dispositivos móviles, será el nuevo recurso natural, es decir, la materia prima con la que se tejerán los negocios en todo el mundo”.

Para completar este marco global, el ejecutivo de Dominio Consultores manifiesta que el proceso de transformación digital empezó cuando la computación se hizo personal, hacia los inicios de los 80’s, cuando una persona podía empezar a manipular y transformar información sin necesidad de recurrir a un centro de cómputo. En ese camino hasta hoy, la computación se ha hecho cada vez más personal debido a que la tecnología ha desarrollado dispositivos, miles de veces más potentes que los de la época de los 80s. “Hoy día, en un smartphone tenemos la potencia de cómputo en la palma de la mano. A pesar de esta situación de empoderamiento del usuario, las empresas, en su mayoría, se encuentran atrasadas en sus procesos de transformación digital”, concluye Grados.

Generar un cambio

La adopción tecnológica es un largo proceso. En Perú, ya se está hablando con más fuerza sobre inteligencia artificial, bitcoin, blockchain, internet de las cosas (IoT), big data, biotecnología, entre otros. Lennin Cenas, fundador de MyBots LATAM Community, indica que algunas de estas novedades digitales ya forman parte de la llamada transformación digital que atraviesa el Perú, tanto en el sector público como en el privado. Él precisa que empresas aseguradoras están aplicando tecnologías como machine learning o asistentes conversacionales, por ejemplo.

Por otro lado, Cenas comenta que, en el sector público, algunas entidades del sector minero emplean video analítica para la optimización de procesos repetitivos, que demandarían tiempo y dinero. “El Perú está pasando por una etapa de adopción de tecnologías emergentes, apuntando al Bicentenario en el 2021. Para ello es importante que profesionales líderes tecnológicos, desde el sector donde se encuentren, no tengan miedo en apostar por estas tendencias y estén prestos a recibir sugerencias dentro de su organización. En muchas ocasiones, de una simple idea se puede generar un gran cambio”, comenta Lenin Cenas.

Entorno de nube

En esa línea, Esteban Tapia Chang, gerente de producto de Servicios Cloud y Data Center en Telefónica Perú, agrega que, en general, podemos agrupar a las grandes empresas o corporaciones como aquellas que son más abiertas a la adopción de nuevas tecnologías y que tienen como parte de su organización a un grupo de personas que se encarga de explorarlas. En otro grupo, estaría el resto de empresas que son más pequeñas y tienen que confiar o buscar a un socio estratégico para adoptarlas.

En ese sentido, Tapia Chang diagnostica que las corporaciones, en el 2019, han apostado en el uso de la nube para cargas no críticas, de tal forma que van midiendo su desempeño y costo. Las cargas computacionales críticas las siguen manteniendo en modo local, ya sea en sus propios centros de datos, o en centros de datos de terceros ubicados en Perú (bajo un esquema de nube híbrida). “El tema de gestión personalizada local, menor latencia en las respuestas de las aplicaciones, hace que las cargas locales aún sean muy importantes para las grandes empresas. Opino que en el 2020 esta tendencia aún seguirá. El resto de las empresas todavía no apuestan claramente por el uso de la nube, principalmente por no contar con los conocimientos para realizar su migración y/o adecuación de sus aplicaciones a un entorno cloud. Aquí hay mucho potencial por desarrollar”, destaca Esteban Tapia, quien está seguro que ahora los líderes de las organizaciones deben vender una experiencia de consumo de servicio y/o producto, y para eso se requiere una real transformación digital y adoptar metodologías ágiles.

Aprendizaje necesario

En este escenario, el CIO tiene un reto muy grande para canalizar todas estas iniciativas tecnológicas hacia la rentabilidad empresarial. Efraín Flores Hernández, jefe de Sistemas en Hatunsol –empresa que gestiona créditos de consumo para la autoconstrucción de vivienda en el Perú–, considera que en su país son cada vez más los empresarios que toman conciencia de que el desarrollo de toda organización debe soportarse en tecnología para obtener competitividad frente a otras. “Es deber de la alta dirección en toda empresa apoyar y acompañar a los empleados durante este proceso complejo de transformación digital, brindando las facilidades para la adopción de nuevas tecnologías, ya que lo más importante y complicado de transformar en este proceso son las personas, sin su aprendizaje, no se llegaría al desarrollo de la empresa y del país en consecuencia”, manifiesta Flores.

La agenda continúa y es menester de todo ejecutivo considerar que toda transformación digital implica un cambio cultural y una seria inversión en aprendizaje y conexión estratégica con los líderes tecnológicos del mercado. No dudo que la próxima década se convertirá en la época dorada del uso masivo e inteligente de nuevas tecnologías donde el ciudadano y/o usuario, clientes del sector público y privado, respectivamente, pueda conseguir una experiencia más satisfactoria y beneficiosa en todos los aspectos.

Investigue más sobre Estrategias y tips de gestión

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close