Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

¿Nube pública o privada? Un dilema para los CIO

¿Qué operaciones son susceptibles de mover a una nube pública y que operaciones debo mantener bajo el concepto de nube privada?

Para poder dimensionar el impacto de los servicios en la nube, tendríamos que analizar la evolución del Data Center, ya que es precisamente ahí en donde se gesta el desarrollo de este tipo de servicios.

Si nos remontamos a la década de los 70, el concepto de Data Center se limitaba a la coubicación de recursos tipo “mainframe”, en donde los servicios provistos eran muy básicos, tales como el procesamiento y almacenamiento de información, cuyos volúmenes eran muy limitados.

En la década de los 90 se empezaron a acuñar términos como “infraestructura compartida”, “protocolos de comunicación”, “niveles de servicio”, entre otros, que permitieron a las empresas intercambiar un mayor volumen de información a menores costos.

En fechas recientes, el término de “infraestructura compartida” ha evolucionado; hoy en día se le conoce como “infraestructura multi-tenant”. Así mismo, conceptos como la virtualización, el auto-aprovisionamiento, y el uso bajo demanda, son indispensables en el lenguaje de cualquier organización de TIC.

En resumen, los servicios en la nube son tecnologías disruptivas que poseen el potencial de mejorar la seguridad, colaboración, escalabilidad y disponibilidad de los recursos TIC de las organizaciones.

Desde su aparición, el cómputo en la nube ha generado una gran expectativa; los crecimientos que se registran son muy agresivos y, en su gran mayoría, los fabricantes de soluciones de TIC se han aventurado en éste modelo de comercialización de sus productos y/o servicios.

Durante el 2011 experimentamos en nuestro país el surgimiento de ofertas, que si bien es cierto no contaban con todos los atributos de servicios en la nube (infraestructura compartida, cobro por uso, auto–aprovisionamiento, etc.), sí lograron sumar sus primeros adeptos.

Sin embargo, también se generó una gran confusión ya que las “ofertas en la nube”, en su gran mayoría, no contaban con todos los atributos mínimos indispensables, por lo que el mercado no pudo  entender los beneficios que este tipo de modelos ofrecen.

Lo anterior frenó la demanda y los principales proveedores de éstos servicios tuvieron que esperar a que el mercado estuviera listo, o en el peor de los casos, reformular su estrategia.

Actualmente, el mercado de cómputo en la nube en México representa menos del 1%, lo que confirma lo anteriormente dicho.

Dos años después, el mercado corporativo identifica plenamente las bondades de éste tipo de servicios, y el reto se centra ahora en la toma de decisiones: ¿qué operaciones son susceptibles  de mover a una nube pública y que operaciones debo mantener bajo el concepto de nube privada?

En nuestra concepción, la “nube pública” se sujeta a los atributos previamente mencionados, en tanto que la “nube privada” la consideramos más como un servicio administrado, ya que el  nivel de customización y valor agregado son mucho más complejos a  los que se ofrecen  en la nube pública, la cual se concibe bajo parámetros mucho más estándares.

Ahora bien, si tomamos como punto de partida estas dos definiciones,  resulta mucho más fácil entender el dilema al cual se enfrentan los CIO.

Este dilema se refleja en el auge que los Servicios Administrados de Centros de Datos (Data Center Managed Services) están teniendo de nueva cuenta.

Y es que muchos esperaban que los Servicios Administrados de Red, Hosting, Seguridad, Administración de Aplicaciones (AMS), entre otros, sufrieran algún tipo de afectación por el modelo de cómputo en la nube.

Desde nuestra perspectiva, creemos que el cómputo en la nube vino a darle más opciones  al ecosistema de TIC, y en particular a los servicios administrados, de ahí el crecimiento sostenido de éstos últimos.

Es importante recalcar que cada empresa usuaria cuenta con una estrategia diferente y, por lo tanto, la implementación de la nube debe de considerar, entre otras cosas,  la integración con la infraestructura actual de las organizaciones, la seguridad, así como la administración, por lo que la consultoría en TI juega actualmente un papel preponderante.

Sobre el autor: César Tovar es subdirector de análisis en la firma de análisis e investigación de mercados Select. Cuenta con más de 15 años de experiencia en la industria de TIC, desarrollando estrategias comerciales en diferentes empresas del sector, incluyendo Avantel, IDC, Alcatel-Lucent y Alestra. Puede contactarlo en cesar.tovar@select.com.mx

Este artículo se actualizó por última vez en noviembre 2013

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close