Sergey Nivens - Fotolia

Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Muchos empleados aún se resisten a la cultura impulsada por datos

Si bien la mayoría de los empleados ven los beneficios de los datos para impulsar la toma de decisiones, muchos aún se resisten a la analítica, según un informe del proveedor de administración de bases de datos analíticos Exasol.

A pesar de los beneficios aparentemente obvios de adoptar una cultura basada en datos, muchos empleados aún se resisten a usar el análisis para impulsar las decisiones.

Alrededor del 65 % de los que respondieron a una encuesta realizada por el proveedor de administración de bases de datos analíticos Exasol dijeron que experimentaron resistencia de los empleados a un proceso de toma de decisiones con datos en su núcleo.

El informe sobre la encuesta «Estrategia y cultura de datos: Allanando el camino hacia la nube», publicado el 31 de marzo, se adentra en cuán profundamente el desarrollo de una cultura basada en datos ha permeado en diferentes organizaciones y qué papel puede jugar la nube en hacer de los datos un recurso para más empleados.

Eso a pesar del 73 % de los encuestados que informan que sus empleados están abiertos a un enfoque basado en datos para la toma de decisiones.

Exasol, fundada en 2000 y con sede en Nuremberg, Alemania, encuestó a más de 2.000 tomadores de decisiones de estrategia de datos desde el nivel ejecutivo a través de miembros de departamentos de marketing y operaciones que son responsables de recopilar datos y usarlos para tomar decisiones.

«Está ampliamente aceptado que los datos son vistos como un activo organizacional, pero hay mucha evidencia de que el viaje hacia ser una organización basada en datos y poder obtener una ventaja competitiva y sostenible de los datos no es sencillo», dijo Helena Schwenk, jefa de inteligencia de mercado y relaciones de analistas globales de Exasol. «Es por eso que Exasol decidió profundizar y comprender lo que estaba sucediendo. Fue una encuesta global que analizó el progreso y los impedimentos. Analizamos las estrategias de datos y analizamos dónde encaja la migración a la nube».

A pesar de los beneficios de la analítica, muchas organizaciones encuentran que algunos empleados se resisten al uso de datos para impulsar el proceso de toma de decisiones.

Con respecto a los hallazgos clave del informe, Schwenk señaló que con la mayoría de las organizaciones todavía en el proceso de adoptar una cultura basada en datos y desarrollar sus estrategias de datos, la falta de comunicación está conduciendo a una falta de comprensión.

Mientras que el 83 % dijo que los datos se perciben como estratégicamente importantes y el 82 % piensa que sus organizaciones están trabajando para mejorar su estrategia de datos, solo el 47 % considera que las personas en su empresa están debidamente informadas sobre la estrategia de datos, según la encuesta. Solo el 37 % de los gerentes de nivel medio y los líderes de equipo dijeron que estaban bien informados.

«Hay una desconexión», dijo Schwenk. «Dos tercios de los equipos de datos han experimentado resistencia a la adaptación de los métodos basados ​​en datos en todas las organizaciones, y eso va en contra del sentido mayoritario de que los empleados están abiertos a un enfoque basado en datos. Una estrategia de datos efectiva que se comunica es una parte importante de ser una organización basada en datos».

Mientras tanto, el fracaso en desarrollar una cultura basada en datos puede tener serias consecuencias negativas.

Según los analistas, las organizaciones que no evolucionan y utilizan el análisis para informar sus decisiones ya están en desventaja competitiva.

Jen Underwood, fundadora de Impact Analytix, citó un reciente estudio ejecutivo de big data e IA realizado por New Vantage Partners que informó que el 48 % de las compañías Fortune 1000 citó competir con algoritmos en comparación con solo el 5 % hace una década.

«Si una organización no se basa en datos, es probable que ya se haya quedado atrás de la competencia», dijo Underwood. «Estar impulsado por los datos no es un objetivo agradable. Es un cambio cultural imprescindible en la era digital».

Y es un cambio de cultura que pronto dará lugar a una división entre las organizaciones que usan los datos de manera efectiva y las que no, según Wayne Eckerson, fundador y presidente de Eckerson Group.

«Mi hipótesis de trabajo es que, para 2025, habrá una división insalvable entre ‹rezagados de datos› y ‹líderes de datos›, que serán la élite de los datos», dijo.

Mientras tanto, una filosofía basada en datos tiene que extenderse a través de una empresa para ser verdaderamente efectiva, con científicos de datos ciudadanos respaldados y con mayor autoridad.

Como sugiere el informe de Exasol, muchas organizaciones están intentando desarrollar una cultura basada en datos, pero se encuentran en diversas etapas del proceso. Sin embargo, ese viaje deberá estar completo para que las empresas tengan una buena oportunidad de prosperar cuando su competencia también cuente con datos.

«La mayoría de las decisiones diarias se ejecutan en los niveles gerenciales y operativos de una organización», dijo Eckerson. «Si los ejecutivos tienen cuadros de mando y datos, pero nadie más los tiene, entonces la cultura no cambia. Se necesita una estrategia de datos bien diseñada con una plataforma de datos escalable, herramientas de autoservicio y varios procesos de gobierno para garantizar el resto de la organización puede hacer uso de los datos».

Del mismo modo, Underwood señaló la importancia de la democratización de los datos.

«Ser impulsado por los datos de arriba a abajo es crucial para una navegación exitosa en el trabajo, especialmente en tiempos turbulentos», dijo. «Piense en los datos como su luz de guía. Use los datos para ver y comprender qué funciona y qué no».

A pesar de la desconexión entre la convicción de que los empleados están abiertos a la analítica y el alto nivel de rechazo contra la toma de decisiones basada en datos, Schwenk señaló que los hallazgos de Exasol representan una evolución.

Si bien no todas las organizaciones están cerca de donde Eckerson y Underwood dijeron que debían estar, están por delante de donde estaban hace poco tiempo.

«Cuando pensamos que la coordinación de una estrategia de datos es clave, definitivamente vemos un repunte en los últimos 18 a 24 meses: el nombramiento de directores de datos ha crecido», dijo Schwenk. «Hace dos años, no había tanto énfasis estratégico en los datos».

Además, la tecnología está ayudando a desarrollar una cultura basada en datos.

«Hace dos años, estábamos viendo la aceleración de la adopción de la nube, y eso facilita la democratización de los datos», dijo Schwenk. «Y volviendo a la cultura, se reconoce que los datos como un activo plantearon el problema de la cultura de los datos, y eso está aumentando en las filas. No se puede tener una cultura basada en datos a menos que se adhiera al lado humano de la analítica, y ahora hay un enfoque en la alfabetización de datos como un esfuerzo organizacional».

Investigue más sobre Estrategias y tips de gestión

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

Close