iko - Fotolia

Noticias Manténgase informado sobre las más recientes actualizaciones de productos y noticias de tecnología empresarial.

Microsoft prueba microcentro de datos bajo el mar para mejorar conectividad

Con su Proyecto Natick, Microsoft busca desarrollar unidades de centros de datos preempaquetados, autosuficientes y sostenibles, que puedan trabajar en ambientes como el fondo del mar para ofrecer conectividad y nube.

Aprovechando la tecnología de submarinos, Microsoft está trabajando con pioneros en energía marina para desarrollar centros de datos subacuáticos autosuficientes, que puedan entregar servicios en la nube muy rápidos a ciudades costeras. Actualmente, un prototipo experimental de la empresa, de tamaño de contenedor, está procesando cargas de trabajo en el lecho marino cerca de las Islas Orkney de Escocia.

El despliegue del centro de datos de las Islas del Norte en el Centro Europeo de Energía Marina marca un hito en el Proyecto Natick de Microsoft, un esfuerzo de investigación de varios años para investigar la fabricación y operación de unidades de centros de datos preempaquetados, ambientalmente sostenibles, que se pueden pedir a medida, desplegar rápidamente y dejar operar en el fondo del mar durante años.

El grupo New Experiences and Technologies, o NExT, de Microsoft, encargado del proyecto persigue lo que el CEO de Microsoft, Satya Nadella, ha llamado "disparos a la luna relevantes", con el potencial de transformar el núcleo del negocio de Microsoft y la industria de la tecnología informática. Project Natick es una idea que se adapta al crecimiento exponencial de la demanda de infraestructura de computación en la nube cerca de los centros de población.

Como referencia, más de la mitad de la población mundial vive a unas 120 millas de la costa, de acuerdo con Microsoft. Al colocar los centros de datos en masas de agua cerca de las ciudades costeras, los datos tendrían poca distancia para llegar a las comunidades costeras, lo que permitiría una navegación web rápida y fluida, transmisión de video y juegos, así como experiencias auténticas para las tecnologías impulsadas por inteligencia artificial.

"Para una verdadera entrega de inteligencia artificial, en realidad hoy dependemos de la nube", dijo dijo Peter Lee, vicepresidente corporativo de Microsoft AI and Research, quien lidera el grupo NExT. "Si podemos estar a un salto de internet de todos, entonces no solo beneficia a nuestros productos, sino también a los productos que nuestros clientes atienden".

De Francia a Escocia

El centro de datos de las Islas del Norte del Proyecto Natick se sumerge totalmente al ser bajado 117 pies
hasta el suelo marino rocoso en la costa de las Islas Orkney, en Escocia. Foto cortesía de Microsoft.

El centro de datos de las Islas del Norte del Project Natick, de 40 pies de largo, está cargado con 12 bastidores que contienen un total de 864 servidores, y la infraestructura del sistema de enfriamiento asociado. El centro de datos se ensambló y probó en Francia, y se envió en un camión de plataforma a Escocia, donde fue conectado a una base triangular llena de balasto para su despliegue en el fondo marino.

El día del despliegue, los vientos fueron tranquilos y los mares quedaron planos bajo una gruesa capa de niebla. "Para nosotros, fue un clima perfecto", dijo Ben Cutler, gerente de proyecto en el grupo de proyectos especiales dentro de la organización de investigación de Microsoft que dirige el equipo de Project Natick.

El centro de datos fue remolcado al mar parcialmente sumergido y acunado por cabrestantes y grúas entre los pontones de una lancha, a modo de catamarán industrial. En el sitio de despliegue, un vehículo operado por control remoto recuperó un cable que contenía la fibra óptica y el cableado de alimentación del lecho marino, y lo llevó a la superficie donde fue revisado y conectado al centro de datos, y el centro de datos fue encendido.

La tarea más compleja del día fue la bajada del centro de datos y del cable de 117 pies, hasta el suelo marino de la losa de roca. La tripulación marina utilizó 10 tornos, una grúa, una barcaza de pórtico y un vehículo operado por control remoto que acompañó al centro de datos en su viaje.

"El momento más feliz fue cuando el centro de datos finalmente se deslizó por debajo de la superficie en su lento y cuidadosamente programado viaje", dijo Cutler. Una vez que el centro de datos llegó al lecho marino, se soltaron los grilletes, se llevaron los cables del cabrestante a la superficie y se pasó el control operacional de las Islas del Norte a la estación costera.

Todo lo aprendido a partir de la implementación –y las operaciones durante el próximo año y la recuperación final– permitirá a los investigadores medir sus expectativas frente a la realidad de operar centros de datos subacuáticos en el mundo real. Esto es parte de la investigación sobre si es posible utilizar la cadena de suministro logística existente para enviar y desplegar rápidamente centros de datos modulares en cualquier parte del mundo, incluso en los lugares más difíciles del mar.

"Sabemos que si podemos poner algo aquí y sobrevive, funcionará para casi cualquier lugar al que queramos ir", dijo Cutler.

Un cable de la red de la Isla Orkney envía electricidad del Centro Europeo de Energía Marina al centro de datos, que requiere poco menos de un cuarto de megavatio de potencia cuando funciona a plena capacidad. La colocación con energía renovable marina es un paso hacia la realización de la visión de Microsoft de los centros de datos con su propio suministro de energía sostenible, explicó Christian Belady, gerente general de estrategia y arquitectura de infraestructura en la nube en la división de nube y empresas de Microsoft.

Los centros de datos autosuficientes de energía, señaló, podrían implementarse en cualquier lugar al alcance de una tubería de datos, llevando servicios en la nube Azure, por ejemplo, a regiones del mundo con electricidad poco confiable y eliminando la necesidad de costosos generadores de respaldo en caso de red eléctrica fallas.

"Nuestra visión es poder implementar computación rápidamente en cualquier lugar del planeta según lo necesiten nuestros clientes", dijo Belady, quien ha defendido investigaciones que exploran el matrimonio de los centros de datos y la generación de energía para simplificar y acelerar la construcción de la infraestructura de computación en la nube.

El concepto de centro de datos subacuáticos se presentó originalmente en un libro blanco preparado para un evento de Microsoft llamado ThinkWeek, que alienta a los empleados a compartir ideas listas para usar. El grupo de Lee estaba intrigado. Doce meses después de lanzar Project Natick, en julio de 2014, el equipo desplegó un prototipo de prueba de concepto construido en laboratorio en aguas tranquilas y poco profundas frente a California.

El buque de prueba de concepto operó durante 105 días. Alentados por los resultados y el posible impacto de la industria, el equipo de Project Natick siguió adelante con el diseño, la fabricación y la prueba del módulo de escala completa desplegado en Escocia. Cutler dijo que la última versión está diseñada para permanecer en funcionamiento, sin mantenimiento, por hasta cinco años.

Investigación aplicada

El equipo de Project Natick pasará los siguientes 12 meses monitoreando y registrando el desempeño del centro de datos, controlando todo, desde el consumo de energía y los niveles de humedad interna, hasta los niveles de sonido y temperatura.

Los océanos del mundo en profundidad son consistentemente fríos y ofrecen un acceso rápido y gratuito a la refrigeración, que es uno de los mayores costos para los centros de datos terrestres. Los centros de datos subacuáticos también podrían servir como arrendatarios ancla para la energía renovable marina, como parques eólicos marinos o bancos de turbinas mareomotrices, lo que permite que las dos industrias evolucionen al unísono.

Por ahora, Project Natick es un proyecto de investigación aplicada, enfocado en determinar la viabilidad económica de operar centros de datos en contenedores offshore, cerca de los principales centros de población para proporcionar computación en la nube.

"Cuando haces un disparo hacia la luna, es posible que nunca llegues a la luna", dijo Lee. "Es genial si lo haces, pero, sin importar, aprendes mucho y hay consecuencias imprevistas en el camino. (…) Estamos aprendiendo sobre las fallas del disco, sobre el diseño del rack, sobre la ingeniería mecánica de los sistemas de refrigeración y esas cosas serán retroalimentadas en nuestros centros de datos normales".

Sobre el autor: John Roach es periodista y escribe sobre investigación e innovación en Microsoft. Encuéntrelo en Twitter.

Nota del editor: Este artículo es parte de un texto mayor, y ha sido editado por espacio y claridad. Puede leer el texto original aquí.

Este artículo se actualizó por última vez en junio 2018

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close