michelangelus - Fotolia

Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

McKinsey: No puede hacer IA empresarial sin transformación digital

Michael Chui de McKinsey dio una mirada al estado de la IA empresarial durante su presentación en la reciente Conferencia Strata Data.

NUEVA YORK - Casi no pasa un día sin una predicción acerca de cómo la inteligencia artificial cambiará radicalmente nuestras vidas: conducir nuestros autos, hacer recados, absorber trabajos. ¿Pero, cuál es el estado de la IA empresarial?

En una encuesta de McKinsey & Co. de 3.000 ejecutivos realizada a principios de este año sobre la inteligencia artificial empresarial, solo un pequeño porcentaje informó que está utilizando la IA, ya sea en su actividad principal o a escala. La gran mayoría de los encuestados, el 80%, está pensando en IA o experimentando con ella. En ambos escenarios, las empresas todavía están descubriendo casos de uso y qué tipo de talento y tecnología es necesaria para obtener valor de sus inversiones en IA.

Michael Chui, socio e investigador principal del McKinsey Global Institute, usó la frase "rasguñar la superficie" para caracterizar la participación de los CXO en proyectos de IA. El compromiso sincero es lo que necesitará para que IA empresarial tenga éxito.

"Creemos que eso realmente será necesario para mover la aguja desde el punto de vista corporativo", dijo Chui durante su presentación en la Conferencia Strata Data.

Rol de CIO en arrancar la IA empresarial

Aun así, los CIO no deben permanecer inactivos. Chui dijo que pueden sentar las bases para la inteligencia artificial empresarial mediante la comprensión de dónde está el potencial y dónde las empresas quieren priorizar "en función tanto del tamaño del premio como de la facilidad para capturar ese premio". Eso puede parecer un consejo obvio, pero "la mayoría de las personas no lo hacen", dijo. "Muchas personas simplemente compran lo que hay en la bolsa de la persona de ventas cuando aparecen".

Y los CIO pueden continuar avanzando en los esfuerzos de digitalización de la compañía. "Si observamos los activos técnicos desplegados, lo que encontramos fue que las empresas que más se han movido en su historia de digitalización también son las que pueden aprovechar al máximo la IA", dijo Chui. "Entonces, no hay atajos aquí, es otra forma de expresarlo. Si va a realizar un viaje de IA, al mismo tiempo tiene que avanzar en el viaje de digitalización".

Comprender el ecosistema de datos, digitalizar la infraestructura, acumular datos de entrenamiento y hacer que los datos se puedan acceder fácilmente son la base de la IA empresarial.

Los primeros usuarios han ido más allá de la experimentación, dijo, para integrar la IA en los procesos centrales y encontrar formas de escalar la tecnología en toda la empresa. La investigación de McKinsey muestra que, al igual que con las tecnologías de vanguardia que han venido antes de eso, los CIO deben esperar que el talento y la cultura –y no la tecnología– sean el obstáculo más grande de la IA empresarial.

"Si tiene ideas fabulosas, si tiene un pronóstico mejor, y no cambia la forma en que opera su empresa... no moverá la aguja. Así que necesitará estos atletas de dos manos", dijo, refiriéndose a los empleados que son capaces de resolver los problemas técnicos y hacer avanzar la organización.

Comportamiento del mercado de IA

Si bien el consejo de Chui puede sonar como un territorio familiar, no todo sobre la adopción de la tecnología de IA sigue los patrones habituales.

Una diferencia sorprendente es cómo se está perfilando actualmente el mercado de IA. Las compañías de capital de riesgo, que generalmente toman la delantera en la tecnología emergente invirtiendo fuertemente en nuevas empresas, están siendo superadas por las inversiones que las grandes compañías están haciendo en su capacidad interna de inteligencia artificial. De hecho, las empresas parecen gastar de tres a cuatro veces más en su investigación y desarrollo interno de inteligencia artificial que la cantidad actualmente invertida en nuevas empresas por las empresas de capital de riesgo, según la investigación de McKinsey.

"Eso no es necesariamente lo que pensamos que ocurre desde el principio en el desarrollo de la tecnología", dijo Chui. "A menudo pensamos que los capitales de riesgo invierten en las pequeñas empresas, se convierten en grandes compañías, y las grandes empresas son lentas en llegar a ello".

Sin embargo, para los capitales de riesgo, el mercado de IA es "una de las áreas que tiene la mayor tasa de crecimiento en términos de dónde van los dólares", dijo Chui. Y, al menos en 2016, los capitales de riesgo están colocando "una pequeña mayoría" de sus apuestas en las tecnologías de aprendizaje automático.

Chui advirtió a la audiencia de Strata que tomara los datos que presentaba con un grano de sal. Lo que constituye una inversión externa en IA puede ser difícil de categorizar y las inversiones internas pueden ser difíciles de rastrear porque no se informan con precisión.

"Pero es interesante que incluso en esta etapa inicial, los gigantes están haciendo una gran inversión, y se está realizando en I+D interna", dijo.

Próximos pasos

Más sobre inteligencia artificial:

Con AI se puede quitar a los humanos de la ecuación de sustentabilidad

Desarrollar apps de AI libres de sesgo es crucial para evitar errores analíticos

El Foro Económico Mundial advierte sobre el riesgo de negocios de la AI

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close