BACKGROUND IMAGE: iSTOCK/GETTY IMAGES

Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

Los retos para los CIOs brasileños van más allá de la gobernanza y las buenas prácticas

Los CIOs de Brasil saben que sin lineamientos bien definidos las probabilidades de lograr los objetivos establecidos por la Gobernanza de TI son muy bajas.

En un mundo donde el cambio es una constante, la adopción de nuevas tecnologías y las políticas de gobernanza sobre ella pueden ser un reto significativo para todos los directores de TI.

Este cuestionamiento obliga a pensar en los momentos de negocio, sociales y políticos que debe afrontar una organización, sin dejar pasar las oportunidades, costos y beneficios que una implementación podría generar.

Con esto en mente pueden surgir muchas soluciones, desde plantear un área de TI multimodal, hasta una completa reestructuración departamental y de procedimientos, lo que implica la ejecución de diversas dinámicas de acuerdo a los requerimientos del negocio.

Hasta aquí este pensamiento puede ser obvio para los CIOs, pero nada de esto podría ejecutarse si no se emplea una correcta gobernanza, que consiste en aplicar los modelos actuales para regular, controlar, y direccionar las mejores prácticas y lograr con ello una mejora continua.

¿Gestión o Gobernanza de TI?

A pesar de que se ha escrito mucho sobre este tema, aún hay muchos CIOs que llegan a confundir los términos de Gestión de TI y Gobierno (o Gobernanza) de TI, al punto de definir a la Gobernanza de TI como una forma de Gestión de TI. Por eso es importante establecer que el área de TI es una parte integral de la empresa y el Gobierno de TI es una parte integral de la gestión empresarial.

Las diferencias entre los términos involucran el modelado de la Gobernanza de TI. La Gestión considera la eficiencia y la eficacia de la prestación de servicios y productos de TI dentro de la organización, así como la administración de las operaciones de TI.

De aquí tenemos que la Gobernanza de TI es algo más amplio y se centra en la viabilidad y la transformación de las TI para satisfacer las necesidades actuales y futuras de los negocios (enfoque interno) y los clientes (enfoque externo).

Cabe aclarar que los procesos (o sus dependencias) de la Gestión de TI, así como sus productos y servicios pueden ser subcontratados, mientras que la Gobernanza de TI es específica para cada organización y no pueden ser delegados.

Fuente: Diferenças entre Gestão de TI e Governança de TI – Uma Breve Comparação

Para Emerson Dorow del portal governancadeti.com, lo modelos de TI en Brasil generalmente siguen lo establecido por el COBIT, que en su definición establece que: "La Gobernanza de TI es la responsabilidad de los ejecutivos y de la alta dirección, y consiste en aspectos de liderazgo, estructura organizacional y los procesos para asegurar que el área de TI otorgue el soporte y priorice los objetivos y estrategias de la organización".

Por lo tanto, para que la Gobernanza de TI realmente exista, la empresa tiene que participar en la planificación de procesos y estructura organizacional de TI, así como en las medidas de control, además de compartir las decisiones, esto permitirá la alineación del área de TI a los objetivos del negocio.

¿Qué debe incluir un modelo de Gobernanza de TI?

Se sugiere lo siguiente:

  • Los objetivos de negocio vs. los objetivos de TI (tabla COBIT)
  • Los indicadores de actividad (que muestren el valor para el accionista, no métricas de máquinas)
  • Estructura organizacional
  • Criterios de control de la información
  • Madurez de procesos
  • Leyes y reglamentos soportados
  • Indicadores de TI
  • Matriz de riesgo
  • Oficina de gestión de proyectos PMO
  • Procesos vs áreas de foco de gobernanza

La flexibilidad y la adaptación son factores clave, en razón de que los modelos de Gobernanza demasiado estrictos impiden el uso de plataformas que permiten a los usuarios externos crear sus propias soluciones para los sistemas internos de la empresa.

Los departamentos de TI deben crear una plataforma que permite la creación de aplicaciones de terceros a través del uso de las APIs. Por supuesto, se necesitan la seguridad y el control, pero el cambio de los sistemas actuales para esta plataforma es a menudo limitada por los modelos de Gobernanza que se implementan, una razón más para que los CIOs y responsables no se limiten a un único modelo o estilo de Gobernanza y apuesten por la innovación con base en las necesidades actuales y futuras de la organización.

Muchas veces esto significa reinventar los procesos, pues son iniciativas que van a innovar la forma en que los productos y servicios son creados, valorizados y distribuidos. La selección de estos procesos pueden aplicarse en conjunto con transformaciones incrustadas, como la nube, el big data, la analítica y la movilidad, e incluso el Internet de las Cosas (IoT) con el fin de crear nuevas empresas, todo bajo la visión y objetivos establecidos por los Gestores de TI, en conjunto con los lineamientos definidos por el modelo de Gobierno de TI.

Mejores prácticas = mejor desempeño para las empresas brasileñas

Una realidad es irrefutable, los CIOs de Brasil (al igual que en todo el mundo) saben que sin lineamientos bien definidos las probabilidades de lograr los objetivos establecidos por la Gobernanza de TI, y en consecuencia por la Gestión de TI, son muy bajas.

Es aquí donde entran las mejores prácticas, que en términos generales se pueden definir como: todos aquellos procesos o actividades que han sido probados y autorizados por un gran número de empresas y organizaciones.

En el caso de las empresas brasileñas, como ya fue mencionado, han optado por seguir los patrones internacionales como ITIL o COBIT, pero ello no es una barrera para que estos estándares tengan ciertas adecuaciones correspondientes a la realidad económica y tecnológica del gigante sudamericano.

La no implementación de las mejores prácticas en la gestión de servicios de TI tiene consecuencias graves que se ven reflejadas en pérdida de recursos, tiempo y dinero. Por esta razón, el 58% de las empresas en Brasil han adoptado, en algún nivel, recomendaciones ITIL, según una encuesta realizada a 160 ejecutivos por parte del ItSMF Brasil –capítulo brasileño del foro internacional que desarrolla y promueve las mejores prácticas de TI. Al aplicar las mejores prácticas es posible canalizar los esfuerzos en acciones que realmente funcionan, para reducir los costos y minimizar los riesgos.

Cabe aclarar que esto es en el entorno ideal, pero en la práctica no siempre es así. Muchas organizaciones están realmente sorprendidas por los amplios beneficios que otorgan las mejores prácticas, pero al intentar implantarlas no se molestan en planificar el despliegue de forma en que los procesos realmente lleguen a la meta final, que es el control y la medición de las acciones a ejecutar en las áreas de TI.

Si a esto le agregamos todas aquellas organizaciones que optan por implementar varios procesos a la vez, cuando no se está lo suficientemente maduro para mantener esta cantidad de procesos, o las que iniciaron correctamente los procesos, pero a raíz de situación económica y política que se vive en Brasil, deciden suspenderlos o incluso cancelarlos, los retos que enfrentan los CIOs en este país, particularmente en la empresas medianas y pequeñas, son muy grandes, e implican un buena planeación, búsqueda de profesionales especializados y capacitados, o la contratación de empresas tercerizadas que ayuden a cumplir los objetivos marcados.

En definitiva la vida de un CIO en Brasil es complicada, pero, ¿conocen alguna profesional del área cuya vida no sea así?

Investigue más sobre Cumplimiento y control

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close