Gorodenkoff - stock.adobe.com

Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Los centros de datos en un mundo en pandemia

La pandemia ha impulsado con gran fuerza los procesos de transformación digital en empresas de distinto tamaño, y en este nuevo escenario se ha disparado la demanda por servicios de centro de datos y la nube.

De acuerdo con datos de Accenture, actualmente hay más de 2.000 centros de datos en los cinco continentes y los hiperescaladores –Amazon, Microsoft y Google– son dueños del 50 % de ellos. Además, estas tres compañías continúan invirtiendo miles de millones todos los años para expandir sus datos a nivel global y responder a la alta demanda de servicios de nube. En los primeros meses de 2020, la inversión en centros de datos alcanzó un récord histórico de US$ 37 mil millones a nivel mundial, liderada por Amazon, Google y Microsoft.

Para conocer las novedades que hay en el negocio de los centros de datos en Chile y en América Latina, conversamos con un selecto grupo de expertos de la industria.

Los centros de datos se modernizan

Diego González, Defontana.

Sobre la infraestructura de los centros de datos, Diego González, gerente general de Defontana, sostiene que hoy se buscan capacidades de trabajo remoto más seguras, confiables y eficientes. «La infraestructura de los centros de datos requiere de una mejor visibilidad de sus redes híbridas cada vez más distribuidas. Asimismo, la criticidad del borde de la red necesita arquitecturas más complejas con el fin de garantizar su disponibilidad, además de capacidades que impliquen un mayor uso de la inteligencia del sistema para un mejor control y un mayor enfoque en el gerenciamiento térmico para mejorar la eficiencia energética», dice.

Por otra parte, las arquitecturas de nube distribuida (edge cloud) aún están, en gran medida, en la fase de planificación y prueba, pero 2021 será un año clave para este modelo emergente y fundamental de nube. Este tipo de arquitectura vienen impulsadas por el rápido crecimiento del 5G y los dispositivos conectados, la internet de las cosas, el fuerte aumento de las fuentes de datos creados en la nube distribuida y por el hecho de que kubernetes se están convirtiendo en el estándar para la orquestación de aplicaciones de microservicios.

Rodrigo Acevedo, Entersoft.

«Con la llegada del 2021, los centros de datos siguen creciendo y adaptándose a las adversidades que ha supuesto la pandemia a nivel global. El despliegue de 5G, la aceleración y migración hacia entornos de nube, el aumento de la automatización, la seguridad o la IA han puesto de manifiesto la necesidad de que el mercado de almacenamiento siga adecuándose a un marco tecnológico cada vez más generalizado para las compañías. Las empresas siguen trabajando en los planes que durante el pasado año fueron trazando, con la vista todavía puesta en el coronavirus, pero con la lección más que aprendida para superar la dificultad», explica Rodrigo Acevedo, gerente general de Entersoft.

Administrar centros de datos

Según un estudio de Mordor Intelligence, el mercado de la automatización de los centros de datos podría aumentar de 7.340 millones de dólares en 2019 a 19.650 millones de dólares en 2025. Esto, principalmente por sus importantes beneficios de reducción de costos y mayor eficacia para operar a largo plazo. «La aceleración de la automatización de los diversos procesos que se producen dentro de un centro de datos, así como la administración remota, son tendencias al alza. Aunque algunas operaciones todavía pueden ejecutarse únicamente de manera manual, el número de esas tareas tiende a reducirse al mínimo», sostiene González, de Defontana.

Los expertos señalan que la administración de un centro de datos es una de las áreas de mayor complejidad en la actualidad y las razones se basan en la elevada criticidad de la información almacenada; la constante evolución tecnológica; y la necesidad de contar con personal entrenado y habilitado en los diversos subsistemas.

Andrés Begue, Furukawa Electric Latam.

«Los consejos para administrar un centro de datos de forma óptima comienzan en la etapa de diseño, identificando los requisitos actuales y futuros, definiendo las topologías y arquitecturas que se aplicarán, y seleccionando los componentes necesarios. Es importante garantizar que el diseño se lleve a cabo según los estándares internacionales de cableado, que la implementación sea correctamente ejecutada y que la infraestructura se encuentre certificada en lo que se refiere a su desempeño», destaca Andrés Ernesto Begue, gerente de cuentas clave de centros de datos para el Cono Sur de Furukawa Electric Latam.

Los datos en la nube

Los centros de datos forman parte de la transformación digital de las compañías, y existe consenso respecto de que el presente y futuro de los centros de datos está en la nube. Hoy, a través de una nube híbrida que refuerce tanto la infraestructura de nube privada, como los servicios de nube pública global se puede administrar, con gran eficiencia y ahorro de costos, sistemas operativos y middleware, además de alojar y operar las aplicaciones de TI.

Fernando Montenegro, Orange Business Services.

«La tendencia de centralizar los datos en cada vez menos mega centros de datos parece estar cambiando a medida que las empresas buscan una forma más distribuida de computación en la nube, donde los datos se almacenan más cerca del borde. A su vez, a medida que las empresas se trasladan del ecosistema de centro de datos hacia arquitecturas de nube, la red debe ser más ágil para maximizar el rendimiento, adoptar cambios continuos y soportar formas nuevas de crear y ofrecer valor al usuario final», explica Fernando Montenegro, director de ventas Spanish Latam de Orange Business Services.

El COVID-19 ha contribuido a acelerar el paso a las capacidades basadas en la nube, especialmente en lo que respecta a la colaboración y las rutas digitales al mercado. El salto al trabajo desde la casa en respuesta a la crisis puso de manifiesto tanto la flexibilidad de las aplicaciones en la nube, sobre todo a través de herramientas de colaboración, como las limitaciones de los centros de datos tradicionales.

Fernando Sinagra, Accenture.

Entonces, la nube viene a llevarse una parte importante de lo que hoy ocurre en esos centros de datos y el desafío es redefinir su espacio de negocio, sabiendo que seguirán existiendo cosas que se irán a la nube en el mediano a largo plazo. Fernando Sinagra, director ejecutivo líder de nube para Accenture Hispanoamérica, explica que esto se debe a que la nube ofrece un mayor valor. «Hemos visto que los clientes adoptan uno de los dos enfoques para sus sistemas informáticos empresariales: primero, acelerar hacia la nube; o, segundo, centrarse en sus centros de datos. Las empresas que han optado por la nube y han elegido la primera opción han visto mucha más agilidad y flexibilidad que las que han elegido la segunda. Las empresas que prefieren la nube y que se trasladaron a ella con antelación encontraron mucho más fácil, al principio de la crisis, cambiar las cargas de trabajo y escalar los recursos para responder a las fluctuaciones sin precedentes de la demanda. También les resultó más fácil gestionar los costos», detalla.

El ejecutivo agrega que, cuando la gente pasó a trabajar desde su casa, ocurrieron dos cosas. En primer lugar, los sistemas utilizados para las operaciones presenciales funcionaron con un menor uso, mientras que, al mismo tiempo, se aceleró el compromiso a través de los canales digitales. Las empresas que operaban estos canales digitales en la nube fueron capaces de gestionar este crecimiento, aprovechando la capacidad de «reventar» el tráfico entre nubes privadas y públicas.

«La flexibilidad y la escalabilidad están integradas en el ADN de la nube y es lo que la hace tan adecuada para los tiempos volátiles. El COVID-19 y la agenda empresarial sostenible han convertido el centro de datos, y la infraestructura informática de las empresas en general, en asuntos de primer orden en la sala de los directorios. No solo se consulta cada vez más a los CIO y a los CTO sobre las decisiones empresariales estratégicas, sino que los directores generales y otros líderes empresariales están asumiendo la responsabilidad de aprender más sobre la nube para tomar mejores decisiones sobre su futuro modelo operativo. Lo que antes era una rareza ­–tener una conversación detallada sobre la migración de la carga de trabajo del centro de datos con los directores generales de las empresas de primer orden– es ahora algo habitual», concluye Sinagra.

Investigue más sobre Gestión del centro de datos

Close