BACKGROUND IMAGE: iSTOCK/GETTY IMAGES

Este contenido es parte de Guía Esencial: Virtualización, camino para optimizar recursos
Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Lo que la infraestructura convergente le brinda a la nube privada

Las herramientas de hardware y gestión de la CI brindan una manera de terminar, por segunda vez, con las malas prácticas de white boxing.

La TI una vez más se ha encontrado a sí misma participando en la práctica milenaria de "white boxing" (Arme su propia computadora). Esta vez, sin embargo, no estamos juntando nuestros servidores; la virtualización en lugar de ello nos ha llevado a armar toda nuestra propia infraestructura de centro de datos.

A menudo, el resultado final de los servidores de white boxing terminó siendo un centro de datos lleno de inconsistencias, con gastos administrativos adicionales y una mayor probabilidad de fracaso después de cada cambio en la configuración. Por esta razón la infraestructura convergente se ha convertido en tema más candente de nuestra industria, ya que las white boxes ahora están siendo montadas para crear entornos virtuales.

Hace unos años descubrimos toda la maravilla y la emoción asociada con la virtualización. A su vez, la virtualización se implementó tan pronto como fue posible en cualquier hardware disponible. Pero la adición por trozos de más equipos y redes SAN, junto con cada nueva serie de servidores, creó interconexiones cada vez más colosales.

En poco tiempo, la complicada red de hardware virtual tipo “hazlo tú mismo” dejó de ser maravillosa y empezó a ser problemática. El hacerlo uno mismo, hemos ahora redescubierto, no se da a escala.

Resolver este problema y vencer a la segunda generación de white boxing en nuestra industria es lo que la infraestructura convergente pretende lograr. Eso es por lo cual, en lugar de "infraestructura convergente", yo prefiero el término "hardware que está diseñado con virtualización y la nube en mente".

Infraestructura convergente en pocas palabras

Al final del día, su infraestructura virtual o nube privada se abastece del monitoreo de datos. Esos datos explican cuánta capacidad está a la mano, dividido en las categorías principales: cálculo, memoria, red y almacenamiento. Llámele a esto el suministro de sus recursos.

También puede conocer cuántos de esos recursos requieren sus máquinas virtuales (VMs). Este segundo número representa la demanda. Con la oferta y la demanda ahora abstraída en un conjunto de valores numéricos, se ha generado entendimiento de la "economía de recursos" que representa el estado de su centro de datos.

En una infraestructura convergente, esto proporciona una advertencia reconocible como para cuando se necesitan más recursos. Las tendencias del uso de recursos implican saber que más redes, almacenamiento o potencia de su computadora será necesaria en un momento específico. Los recursos suministrados y consumidos son ahora cuantificados y usados, en lugar de tener  organizaciones basándose en las mejores conjeturas. Las tendencias también facilitan substancialmente la planeación y el presupuesto de las compras.

Para alcanzar sus metas, el hardware de infraestructura convergente es totalmente modular, como una pila de juguetes Lego. Cada módulo se conecta con el mínimo esfuerzo en el conjunto mayor que es su centro de datos, como un disco duro adicional encaja hoy en un servidor o SAN. Los módulos también contribuyen a una cantidad conocida de los recursos, aumentando su oferta económica. Usted puede agregar a su almacenamiento total, memoria o potencia de computación de la misma manera.

Lo más importante, cada módulo es algo que usted podrá comprar acudiendo al sitio web del fabricante y haciendo clic en "comprar". Lo ha hecho durante años con los servidores; ¿por qué no lo puede hacer con su centro de datos entero? Lo que llegará son componentes listos-para-insertar con un mínimo de cableado e instalación trivial. La envoltura alrededor de todo este sistema es un conjunto de herramientas de gestión que reconoce hardware nuevo y se agrega a su fuente de recursos.

Y esto no es todo en el futuro. Para algunos fabricantes, el hardware ya está aquí. Para otros, está en el mapa. Algunos de los componentes -blades, almacenamiento modular, redes densas y más- están siendo anunciadas por los principales fabricantes, aunque todavía no explican cómo funciona este nuevo enfoque. Y los conjuntos de herramientas de gestión también están en camino.

Con nombres como BladeSystem Matrix y Administrador de la Infraestructura Avanzada (AIM), estos entornos de computación virtuales pre-empaquetados manifiestan la economía de los recursos en la capa de hardware mientras que las herramientas de administración de hipervisor lidian con las acciones individuales del Correo de Voz. La combinación de estas dos piezas es la fuente de lo que ahora consideramos la computación de nube privada. La infraestructura convergente es solo el activador.

¿La infraestructura convergente es una tecnología real o solo un nombre con cierto cache? En cierto modo, es un poco de ambas cosas: no está para eliminar la gestión hipervisor, sino para aumentarla. Las herramientas de hardware y gestión de la infraestructura convergente proporcionan una manera de terminar, por segunda vez, nuestra mala práctica de white boxing.

Este artículo se actualizó por última vez en marzo 2014

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close