Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Las soluciones de cómputo perimetral continúan su evolución en Latinoamérica

Entre los diversos casos de uso para esta tecnología se destacan las industrias de retail, manufactura, salud y telecomunicaciones.

La computación de borde existe desde que están las arquitecturas híbridas de nube. Está presente en aquellos escenarios donde se requiere procesar altos volúmenes de datos con una alta velocidad que podría verse afectada al transmitirse hasta la nube.

Así lo explica David Uribe, director de tecnología (CTO) de Oracle Colombia, quien agrega que el objetivo de la computación perimetral es acercar los servicios de red, almacenamiento y computación a las localizaciones y usuarios finales para mejorar el rendimiento general de las aplicaciones.

Para él, siempre que una empresa decide procesar o almacenar datos en el borde o periferia de una red local antes de enviarlos a la nube, para evitar interrupciones o que se haga más lento el proceso, está haciendo computación de borde.

«Al principio, la computación de borde se veía más como un principio de arquitectura en donde los datos se procesan localmente, los orquestadores de las aplicaciones están en la misma red de las aplicaciones, etcétera. No importaba el dispositivo que hiciera el cómputo: un sensor, un lector de huella, una caja registradora, maquinaria habilitada para internet, un PC, un servidor o un bus de integración, lo que importa es tener una arquitectura que lleve a cabo el mejor desempeño de las aplicaciones», precisa Uribe.

Aunque las velocidades de conexión aumentan con el tiempo, y esto influye en las necesidades de computación de borde, el experto considera que el volumen de datos que van a ser procesados aumenta mucho más rápido.

Al mismo tiempo, afirma que cada vez más las organizaciones incorporan internet de las cosas (IoT) en su operación y, en algunos casos, es tanto el volumen y tan imperante su procesamiento en tiempo real, que la operación no da espera para que se lleven todos los datos hasta la nube para ser procesados.

«Este tipo de escenarios se da en Latinoamérica, especialmente en gobierno, logística, retail y manufactura; sin embargo, el gran reto está en la complejidad de la administración de estas arquitecturas híbridas, que hace difícil su rápida evolución y mantenimiento. En esta región se están empezando a incorporar dispositivos especializados (appliance) en computación de borde, que simplifican y unifican la administración de las cargas en la nube, independientemente de su ubicación (nube privada, computación de borde o nube pública)», señala el CTO de Oracle Colombia.

La importancia de descentralizar el procesamiento de las cargas de trabajo

Al respecto, Ezequiel Lanza, ingeniero técnico de aplicaciones en internet de las cosas e inteligencia artificial para el territorio de las Américas en Intel, sostiene que entramos a una era revolucionaria de inteligencia distribuida y que existe una inflexión tecnológica clave que permitirá a las empresas mantenerse al día con este ritmo de cambio sin precedentes: la computación perimetral (edge computing). En Latinoamérica, dice, hemos sido testigos de la apuesta del sector empresarial por incorporar soluciones que procesan en el borde, gracias a distintos beneficios como la optimización, menor latencia, menores costos de red y congestión, sin dejar a un lado los temas de regulación y privacidad.

Según este experto, acercar la computación a las fuentes de datos en el borde, es decir, todos los puntos finales de datos que existen fuera del centro de datos –desde teléfonos inteligentes y PC, hasta dispositivos y sensores de IoT– es la única manera de gestionar el volumen de datos que se genera actualmente. Por ejemplo, se encuentran aplicaciones en salud con soluciones perimetrales que diagnostican con una mayor agilidad, y en manufactura se ve la implementación de tecnologías que permiten predicción preventiva de fallas.

«Así mismo, desde el lado empresarial, evidenciamos una tendencia de descentralizar las cargas de trabajo para realizarlas de manera más eficiente. El auge del cloud causó, hace unos años, que muchas empresas centralicen sus cargas de trabajo allí, y hoy en día se está observando una tendencia hacia una descentralización de las mismas. La industria de telecomunicaciones es una de ellas, donde utilizan servicios distribuidos para brindar respuesta desde sus nodos más cercanos a donde se generan las peticiones. Un sitio web del exterior podría tener copias del mismo en varias ubicaciones, y se presentará al cliente la copia que este más cercana a él, evitando así congestiones», puntualiza Lanza.

Principales casos de uso

De acuerdo con Uribe, esta tecnología es de gran utilidad para el almacenamiento y procesamiento de grandes volúmenes de imágenes, video, audio y datos de sensores de IoT, generados en entornos donde la conexión a internet es intermitente o no está disponible. Puede pre-procesar, filtrar, comprimir y proteger los datos de forma local, y luego transferirlos a la nube, donde se pueden seguir procesando.

Igualmente, en aplicaciones con un uso intensivo de lectura y escritura de datos almacenados y recursos informáticos, donde la baja latencia es primordial, como el reconocimiento militar o las comunicaciones 5G; el aprendizaje automático, donde los modelos entrenados en la nube se ejecutan en ubicaciones desconectadas para mejorar la eficiencia, la inteligencia y la productividad; y en computación remota, que requiere una seguridad elevada y una contención hermética de los datos.

De la misma manera, es útil en cargas de trabajo de bases de datos y analítica de baja latencia, haciendo que las aplicaciones estén más optimizadas, y en la recopilación y migración de grandes conjuntos de datos y sistemas de bases de datos a la nube, a mayores velocidades y menores costos que las transferencias por internet.

A lo anterior, Lanza, de Intel, añade que hay distintos casos de uso, entre los que se destacan las industrias de retail, manufactura, salud y telecomunicaciones.

Para destacar algunos casos en específico –anota– tenemos el sector minorista, en donde el borde, con su capacidad para ofrecer ventajas competitivas, tales como una mayor eficiencia y mejores experiencias del cliente, es fundamental para ayudar a los minoristas a prosperar en el futuro del retail de la siguiente manera: la información generada en el borde corrige grandes volúmenes de distorsión de inventario y, al mismo tiempo, permite que las cadenas de suministro y el desarrollo de productos sean increíblemente eficientes.

En segundo lugar, el borde proporciona un análisis del comportamiento del consumidor en tiempo real, lo que les permite a los minoristas ofrecer mayor comodidad y experiencias más atractivas y personalizadas. «Las tecnologías edge también impulsan la cuarta revolución industrial, ya que reúnen las tecnologías digitales y físicas (IA e IoT, robótica de fabricación aditiva y computación en la nube) para crear empresas más flexibles, receptivas e interconectadas que toman rápidamente mejores decisiones», subraya el experto de Intel.

Evolución en Colombia

Con respecto a cómo avanza esta solución en Colombia, Carlos Jiménez, líder del equipo de ingenieros de aplicaciones para LATAM en Vertiv, asegura que no siempre es sencillo definir la estrategia correcta hacia el borde para cada compañía u organización. Para él, se debe considerar una amplia gama de requisitos comerciales y técnicos para seleccionar los mejores enfoques de cara a satisfacer las necesidades únicas de la industria.

«Si bien es cierto que Colombia ha entendido este desafío, también lo es que es muy recomendable lograr una mayor inversión tanto en el sector público, como privado que nos permita consolidarnos como un referente en nuestra región. Esto, sumado a beneficios y políticas que incentiven no solo la adopción tecnológica, sino además el desarrollo de ésta en el país, traería aún más grandes ventajas en temas como edge computing o 5G”, enfatiza Jiménez.

Por su parte, Lanza cree que Colombia es uno de los países de América Latina en donde las empresas y gobiernos están muy centrados en el camino hacia la digitalización. «Desde nuestra visión, durante el último año hemos visto un avance en la implementación de nuevas tecnologías en el país, entre ellas la computación edge, que genera un impulso en la eficiencia y en el sustento para el crecimiento futuro de los negocios».

Sin embargo, a pesar de que Colombia ha sido un país líder en el tema de acceso a nuevas tecnologías, sostiene que aún falta un largo proceso para lograrlo en su totalidad. «Por esto, nuestro principal rol es continuar apoyando a nuestros clientes en la implementación de soluciones que les permitan acercarse más al borde y tener un mayor control de sus datos», concluye el ingeniero de Intel.

Investigue más sobre Tendencias de cómputo empresarial

Close