Fotolia

Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Las demandas de IoT y de la industria promueven un modelo de nube distribuida

A medida que las cargas de trabajo de IoT proliferan en la empresa, más organizaciones procesarán los datos más cerca del borde de la red. Pero eso no significa que la computación en la nube esté cerca de su final.

Para dar soporte a una gran cantidad de nuevos datos y aplicaciones activados por la internet de las cosas, más organizaciones empujarán la potencia de cómputo hacia el borde de la red. Y mientras que algunos profesionales de TI ven este modelo descentralizado de computación como una amenaza para el mercado de la nube pública, otros simplemente dicen que lo remodelará.

"Hay personas que dicen que el borde es la muerte de la nube", dijo Richard Villars, vicepresidente de centro de datos y nube en la firma de analistas IDC. "Yo digo lo contrario. Diría que esto solo funciona si descubrimos cómo llevar la nube hacia el borde".

Tanto la internet de las cosas (IoT) como la computación en la nube –en particular el surgimiento de lo que IDC llama "Nube 2.0"– fueron temas importantes en el evento IDC Directions 2017.

Para el año 2019, las organizaciones procesarán el 43% de sus cargas de trabajo de IoT en hardware que se encuentra al borde de una red corporativa, en lugar de en una ubicación única o centralizada como un centro de datos, pronosticó la firma. El atractivo de la computación de borde es que las organizaciones pueden procesar los datos lo más cerca posible de su origen, lo que reduce la latencia y aumenta el tiempo de respuesta.

Pero incluso si eso significa que los adoptantes de la IoT enviarán menos cargas de trabajo a los centros de datos masivos –incluyendo aquellos operados por proveedores de nube pública como Amazon Web Services (AWS)–, no señala el día del juicio final para el mercado global de nube, dijo Villars.

En su lugar, la computación en la nube adquirirá una sensación más distribuida para proporcionar una entrega de recursos ágil y otros beneficios a esas ubicaciones de borde. A la combinación de computación de borde y nube a veces se le conoce como computación de niebla.

"Va a ver la nube no solo estar en centros de datos gigantes, sino en todas partes", dijo Villars.

IDC llama a estas nubes distribuidas para entornos de IoT "nubes locales". En lugar de actuar como un enorme centro de datos de nube que sirve a miles de usuarios, estas nubes locales soportan una aplicación en la nube y todos sus recursos necesarios en una ubicación específica, para servir a un grupo específico de usuarios locales o máquinas locales, dijo.

AWS Snowball Edge es un ejemplo de un dispositivo que se adapta a este modelo. Los usuarios pueden implementar código Lambda en el dispositivo Snowball Edge para capturar y procesar datos localmente, de acuerdo con AWS. También pueden enviarlo de vuelta a un centro de datos AWS, donde el proveedor de nube agrega los datos a un repositorio central para su posterior análisis.

"[Las nubes locales] tratan de extender la nube, [y] no devolverla al centro de datos de la empresa", dijo Villars.

IoT no es el único controlador para los modelos de nube distribuida

Las empresas podrían optar por seguir un despliegue de nube más distribuido por razones más allá de IoT. La multinube –el uso de múltiples proveedores de nube– es otro ejemplo de cómo las cargas de trabajo en la nube se han descentralizado desde un solo centro de datos.

Y esa tendencia solo va a continuar. Para 2018, IDC prevé que el 85% de las empresas emplearán una estrategia multinube. Además de los beneficios relacionados con la redundancia y la recuperación de desastres, el uso de múltiples proveedores de nube permite a las empresas aprovechar una gama más amplia de servicios de infraestructura y plataforma de lo que podrían obtener de un solo proveedor.

"Va a haber un conjunto mucho más distribuido de socios de recursos que [las empresas] quieren aprovechar", dijo Villars.

Sabre, un proveedor de sistemas de distribución global para la industria de viajes con sede en Southlake, Texas, es un ejemplo de una empresa multinube. La empresa gestiona sus sistemas SAP internos en Virtustream, un proveedor de nube que se especializa en la gestión, supervisión y soporte de cargas de trabajo de SAP, mientras utiliza AWS para alojar sus aplicaciones orientadas al cliente, así como para el desarrollo de aplicaciones y la garantía de calidad.

"Estoy tratando de mantener... nuestro software comercial, que está externamente frente a nuestros clientes, separado de nuestros sistemas internos", dijo Steve Strout, vicepresidente senior de estrategia y operaciones de Sabre.

Otra tendencia que apoya el modelo distribuido de nube son las nubes de industria, las plataformas de nube construidas para un mercado vertical específico, a menudo por una organización dentro de ese mercado particular. Un hospital, por ejemplo, podría construir una plataforma en la nube que ofrezca servicios que cumplan con la Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro de Salud para otras organizaciones en el espacio de la atención médica.

La nube Predix de General Electric, que ofrece la plataforma como servicio adaptada específicamente hacia IoT, es un ejemplo común de este modelo. El Centro Nacional de Tecnología de la Información del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos también puso en marcha una plataforma en la nube centrada en el gobierno, que Scott Lundstrom, vicepresidente del grupo y gerente general de software, salud y gobierno de IDC, describió como esencialmente "FedRAMP como servicio".

Para el año 2018, IDC espera que más de 450 nubes de industria surjan en todo el mundo, triplique el número que se está ejecutando ahora.

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close