Ivelin Radkov - Fotolia

Noticias Manténgase informado sobre las más recientes actualizaciones de productos y noticias de tecnología empresarial.

La prohibición de Huawei acelerará su retirada de los proveedores de EE.UU.

La prohibición de Huawei generará una retirada más rápida de los proveedores de EE.UU., ya que la empresa china de tecnología invierte más en sus plantas de fabricación y agrega socios que no pertenecen a EE.UU., dijeron analistas.

Es probable que Huawei acelere el desarrollo de sus operaciones de fabricación de chips para que los proveedores estadounidenses se retiren y evite ser un peón en las disputas comerciales entre Estados Unidos y China, dijeron analistas.

La reciente decisión del gobierno de Trump de colocar al gigante tecnológico chino en una lista negra comercial ha puesto de relieve la dependencia de Huawei de los proveedores de chips avanzados de EE.UU. El año pasado, casi el 15% de los $70 mil millones de dólares que Huawei gastó en componentes para productos que van desde teléfonos inteligentes hasta estaciones base de radio 5G, se destinó a proveedores de EE.UU.

Para hacer frente a la inminente crisis de suministro, Huawei se apoyará más en proveedores no estadounidenses, como TSMC, el mayor fabricante de chips por contrato del mundo. TSMC (Taiwan Semiconductor Manufacturing Company Ltd.) dijo que su negocio no se vio afectado por la prohibición de Huawei, informó la agencia de noticias Reuters.

Huawei también acelerará los esfuerzos para fabricar componentes, dijeron analistas. Huawei es propietaria de HiSilicon, la compañía china de semiconductores fabless, que otorga licencias de diseños de microprocesadores a Arm Holdings, con sede en el Reino Unido. Los chips diseñados por Arm alimentan la mayoría de los dispositivos móviles en todo el mundo.

"[Huawei] podría sufrir una disminución significativa de los ingresos en los próximos años a medida que se desarrolle esta transición de mercado", dijo Chris Antlitz, analista de Technology Business Research Inc. "Pero van a estar bien. Trabajarán en esto y se convertirán en una compañía independiente, totalmente funcional e integrada verticalmente al final de esta situación", dijo.

Arm detiene negocios con Huawei

Hasta entonces, los obstáculos que enfrentará Huawei parecen cambiar a diario. El jueves pasado, la BBC informó que Arm dijo a los empleados que suspendieran sus negocios con Huawei. Según el informe, los diseños de Arm utilizan tecnología de EE.UU. que podría caer bajo la prohibición contra Huawei de la administración Trump.

La tecnología de los Estados Unidos también se encuentra en productos que Huawei vende a proveedores de servicios de comunicación que no pertenecen a los Estados Unidos, que representan el 65% del mercado de equipos de telecomunicaciones. Huawei captura alrededor de la mitad de ese gasto, según IDC.

"Una de cada dos empresas de telecomunicaciones fuera de los EE.UU. utiliza enrutadores de Huawei", dijo Rajesh Ghai, analista de IDC. "Realmente está poniendo en peligro las redes de medio mundo".

Huawei como peón

La administración de Trump prohibió a los proveedores estadounidenses que vendan componentes a Huawei después del 19 de agosto. La administración también le ha prohibido a Huawei hacer negocios en los Estados Unidos, diciendo que los estrechos vínculos de la compañía con el gobierno chino lo convierten en una amenaza para la seguridad nacional.

Si la definición de seguridad nacional es demasiado amplia, entonces las restricciones comerciales contra Huawei y otras compañías podrían costar a las empresas estadounidenses entre $14 mil millones y $56 mil millones de dólares en ventas de exportación durante cinco años, y también amenazan de 18,000 a 74,000 empleos, según un estudio realizado por la Fundación de Tecnología de Información e Innovación, un instituto de investigación no partidista.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, dijo que planea reunirse con el presidente chino Xi Jinping en la cumbre del G20 en Osaka, Japón, el próximo mes. Los analistas especulan que Trump está utilizando a Huawei como una forma de presionar a China para que logre un acuerdo comercial más favorable para Estados Unidos.

"El momento te dice que es una estrategia de negociación", dijo Ghai. "Creo que esta es una manera de jugar duro con China".

Tal vez sea así, pero el impacto en la forma en que las empresas tecnológicas de Estados Unidos y China hacen negocios será significativo.

"La [disputa] comercial se resolverá porque tiene que hacerse", dijo Antlitz. "Pero la confianza probablemente no se resolverá, y realmente no hay nada que alguien pueda hacer al respecto".

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close