Funtap - stock.adobe.com

Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

La pandemia acelera la adopción de tokens en Argentina

Organizaciones tradicionales están corriendo una carrera contrarreloj para estar presentes en los nuevos canales, explican desde Evolution Invest.

La pandemia generalizó o masificó el envío de datos y documentación -en muchas casos sensible y valiosa- usando medios online, una tendencia que llegó para quedarse más allá de la crisis sanitaria.

“La pandemia aumenta la necesidad de tener más canales digitales, y que estén correctamente protegidos. Utilizar tokens es una forma invisible y sin fricción para el ciudadano de garantizar la transmisión y almacenamiento de información sensible relacionadas a transacciones”, señala Nicolás Arias, Special Projects Director de VU Security.

“Por otro lado, de repente se atomizó la oferta de servicios online con la necesidad de no perderse la oportunidad de ser parte de este tsunami de uso de medios digitales. Y han aparecido una importante cantidad de proveedores de comercios y servicios online que consumen y trafican los datos de los usuarios”, señala Laura Iglesias, CEO de Evolution Invest.

En este contexto, la tokenización es una tecnología en crecimiento. “Tokenizar” algo significa que -mediante un software- un documento es traducido o convertido a un token, un conjunto de códigos cifrados, que puede ser desencriptado únicamente dentro del mismo sistema y a través de contraseñas privadas, garantizando su confidencialidad.

“El término ‘tokenización’ se usa para hablar de la transformación de un bien o un valor de su versión física a la digital. Convierte un conjunto de datos en caracteres cifrados que ocultan la información sensible para protegerla durante su trasmisión de un punto a otro. En la actualidad, es un concepto fuertemente asociado al mundo financiero, pero, en realidad, este método de digitalización se puede usar para almacenar y proteger cualquier tipo de documento que sea de valor, evitando su deterioro, pérdida o fraude”, explica Iglesias.

Laura Iglesias

Esta tecnología crece en demanda debido a que la ciberseguridad no ha estado en los primeros lugares de la agenda de quienes se lanzaron al mercado para ser parte del comercio digital durante la pandemia. “Entonces los token también brotaron, en cantidad, como solución a la seguridad en la transmisión de datos y para poder proteger la privacidad de los contenidos”, agrega Iglesias.

Los tokens se han convertido en la nueva forma de representar algo del mundo real en el espacio digital para facilitar su manejo. “Su creación es un proceso simple y aplica para casi todo documento que represente la identidad o la propiedad de algo: una escritura, una partida de nacimiento, un contrato o un bono. De esta forma, su propietario accede a la posibilidad de realizar trámites de forma completamente remota, pero extremadamente segura”, apunta la ejecutiva.

Un tokenizador puede aplicarse a un montón de elementos, no solamente a tarjetas de crédito o débito. Nicolás Arias de VU Security explica que puede ser aplicado en múltiples industrias y para todo tipo de empresas, pequeñas, medianas y grandes. “Por ejemplo, enviar dinero o documentos confidenciales. Prácticamente cualquier cosa que se envíe a través de medios digitales que contenga información sensible puede ser reemplazado por un número aleatorio que, por sí mismo, no tiene valor ni utilidad en caso de ser interceptado por delincuentes”.

El ejecutivo agrega que establecer un proceso de tokenización de información no es una tarea sumamente compleja dentro de un proceso de transformación digital. “Cualquier organización que esté transitando la migración a canales digitales o que ya esté operando en ellos, debería poder implementar un sistema de tokenización eficiente”.

Desde Evolution Invest explican aspectos técnicos clave del funcionamiento de los tokens. “Luego de la traducción a un código cifrado, el token puede guardarse en un dispositivo físico de almacenamiento o bien, como es recomendado, su custodia puede encargarse a empresas especializadas que funcionan como bóvedas y que funcionan en plataformas específicas, lo que permite realizar intercambios de una manera descentralizada, sin intermediarios e instantáneas”, dice Iglesias, y agrega que aún hoy no logramos imaginar las posibilidades de un sistema como este. “Tiene infinitas y grandes ventajas entre las que podemos mencionar su capacidad de inclusión y descentralización, velocidad, trazabalidad y seguridad en las operaciones; disminución de intermediarios y costos, además de que no conoce de límites geográficos”.

En Argentina la tendencia empezó a pisar fuerte, pero al momento hay pocas iniciativas.

“Como todos sabemos, nuestro país, como el resto del mundo, está pasando por una etapa de digitalización forzada. Organizaciones tradicionales están corriendo una carrera contrarreloj para estar presentes en los nuevos canales. Dicho esto, entendemos que, si bien existen muchas organizaciones que utilizan tecnologías de tokenización, hay muchas otras que podrían verse beneficiadas”, aclara Arias.

“Falta que las personas empiecen a sentirse cómodas con esta forma de hacer negocios, pero una vez que se adopte la tokenización para realizar operaciones comerciales será cuestión de tiempo para que gran parte de la economía se convierta a digital por la simplicidad, la rapidez y los bajos costos que brindan las transacciones por medio de tokens”, concluye Iglesias.

Investigue más sobre Gestión de la seguridad de la información

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

Close