fotogestoeber - Fotolia

Noticias Manténgase informado sobre las más recientes actualizaciones de productos y noticias de tecnología empresarial.

La inteligencia gesta mejores negocios en las empresas brasileñas

Las compañías brasileñas están aprovechando las ventajas de combinar la inteligencia artificial con la inteligencia de negocios para mejorar su toma de decisiones y ser más competitivas.

Cuando ponemos en duda cómo las empresas pueden beneficiarse de las nuevas tecnologías, se descubren propensiones que señalan que solo estamos dando un pequeño paso hacia cosas mucho más grandes. En este espacio, con anterioridad, hemos indicado cómo la inteligencia de negocios (BI), big data (BD) y la inteligencia artificial (AI) ayudan a las empresas brasileñas a obtener beneficios y a mejorar su gestión de negocios, evolucionando de un análisis reactivo al proactivo. Pero, ¿cuál es la tendencia?

Adelantarse al futuro

Predecir el futuro siempre ha sido uno de los sueños de la humanidad, al punto que, en la antigüedad, se recurría a los astros o al oráculo para ello. Hoy, dentro de las empresas brasileñas, en lugar de pitonisas se emplean modelos de AI que son aplicados a la inteligencia de negocios con la finalidad de ayudar a los directores corporativos a tomar decisiones más rápidas y potenciar su negocio, transformando los datos en información inteligente, y consecuentemente, en beneficios.

Además de reducir errores y acortar plazos, la AI facilita tomar decisiones a partir de un volumen de datos que un profesional humano difícilmente podría manejar.

Una encuesta realizada por Sage, empresa del área de gestión empresarial y contabilidad, muestra que el 64% de los empresarios brasileños ven en la inteligencia artificial la principal tendencia tecnológica de la actualidad, por encima de otros hombres de negocios a nivel mundial (58%).

También, de acuerdo con la encuesta, la mayoría de los brasileños (66%) considera los beneficios del uso de la AI y los robots en la organización de la vida profesional y empresarial. En el mundo, este promedio se reduce a 47%, lo que parece indicar un mayor temor de los empresarios cuando se trata de incluir nuevas tecnologías en el trabajo.

Los llamados chatbots han incrementado su presencia en las actividades de negocios. A través de estos robots de comunicación, se puede realizar ciertas funciones sin necesidad de descargar o instalar una aplicación. Esto se debe a que los robots trabajan como asistentes para cada situación específica, traduciendo la conversación al lenguaje natural entre un usuario y una aplicación.

Hablando con los bots, los empresarios pueden, por ejemplo, emitir una factura rápida y fácilmente. A través de un chat, el usuario introduce los datos solicitados y el asistente virtual es capaz de interpretar la información y luego generar la nota.

Sinergias

En los últimos años, BI ha evolucionado y se ha unido a big data, logrando grandes avances en la generación de scoreboard, tableros, consultas avanzadas y alertas. Si a lo anterior le agregamos las redes sociales, nos encontramos ante un extenso mar de datos que difícilmente pueden ser analizados en bloques pequeños. Para superar este reto, las organizaciones usan el análisis continuo, y toman decisiones basadas en múltiples combinaciones de ese gran volumen de datos, sustituyendo el análisis simple por el análisis predictivo, lo que les permite obtener datos del pasado y construir un modelo estadístico para hacer suposiciones, y ayudar a anticipar el futuro.

Con el uso de la AI en conjunto con otras tecnologías, es posible usar algoritmos de nueva generación que permiten a las máquinas y a los sistemas ser autodidactas, creando simulaciones que emulan la capacidad de los seres humanos y ofrecen soluciones de forma automática y proactiva.

La principal diferencia entre BI y AI es que BI proporciona información importante acerca de un negocio, pero requiere de la intervención humana para crear y definir acciones –como montar gráficos, establecer normas, indicar sectores de actuación, etcétera–; es decir, se limita a proporcionar los datos para el análisis, pero no toma decisiones.

Por su parte, la AI proporciona información más exacta y precisa, mostrando la realidad de los negocios de forma casi científica, y permitiendo la toma de ciertas decisiones en momentos críticos. ¿Cómo lo logra? El responsable por gestionarla la AI proporciona los datos iniciales, basándose en las reglas de negocio para adiestrarla. A partir de ahí, el sistema aprenderá de forma proactiva, con base en el historial de información ya procesada.

Beneficios para la empresa

Aplicar estos nuevos modelos dentro de las organizaciones otorga interesantes beneficios, entre los que se encuentran la reducción de costos. En los sistemas de BI, por ejemplo, cada vez que se requiere dar mantenimiento a la cartera de clientes o construir un nuevo análisis, se genera un nuevo gasto para el departamento de TI. Al aplicar la inteligencia artificial se emplea un algoritmo inteligente, que aprende por cuenta propia de las experiencias pasadas, y construye una ecuación sin necesidad de intervención humana, reduciendo el tiempo y las expensas del proceso tradicional.

Otra de las ventajas de aplicar la AI en BI es su rápida adaptación a los cambios mínimos, o la capacidad de generar modelos adaptativos. Por ejemplo, en el sector financiero, particularmente si se desea otorgar un crédito a un cliente, debe realizarse un análisis que incluye investigar varias características de su comportamiento, factores como si es un buen o un mal pagador, si ya ha defraudado, si entró en bancarrota, si tiene sus pagos al corriente etc. Con estos datos se construye una ecuación sobre la puntuación de riesgo del cliente, que servirá para liberar o no el crédito solicitado.

Esta inteligencia es estática, fue montada para ese único uso. Pero ahora existen otros datos que la AI considera en forma dinámica, los cuales permiten crear ecuaciones autoactualizables, que pueden ser la base para un historial del cliente más exacto –como puede ser su comportamiento en redes sociales. Esto permite generar modelos de predicción de acuerdo a su actos, relaciones, influencias y referencias.

Más datos, mejores resultados. Con la llegada de big data y la internet de las cosas (IoT), las organizaciones tienden a reemplazar el análisis reactivo, transformándolo en proactivo; es decir, ningún punto es controlado esporádicamente, sino que se contempla todos los escenarios posibles, así como las tendencias y los problemas que enfrenta.

Los empresarios son conscientes de que, a partir de ahora y en adelante, para ser más competitivos necesitan predecir el futuro y anticipar resultados, más en épocas de crisis como las que actualmente vive Brasil, por lo que no es de extrañar que cada vez sea más frecuente usar la mezcla de herramientas de inteligencia para mantener a flote los negocios. .

Próximos pasos

Quizás le interese también:

El Foro Económico Mundial advierte sobre el riesgo de negocios de la AI

Las pérdidas de empleo por el software de IA parecen improbables

Qué necesitan saber las empresas sobre los sistemas de cómputo cognitivo

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close