AlienCat - stock.adobe.com

Resolver Problemas Consiga ayuda para problemas específicos con sus proyectos, procesos y tecnologías.

La inteligencia artificial transformará los procesos judiciales de Brasil

Los avances en la IA afectarán la seguridad nacional de todos los países al impulsar el cambio en tres áreas: superioridad militar, superioridad de la información y superioridad económica. Brasil ya está probando un sistema que apoyará al sistema judicial.

El creciente uso de la Inteligencia Artificial (IA) nos obliga a prestar atención a los resultados que su implementación generará en el modo de vida que tenemos actualmente.

Hoy, los sistemas de IA sólo ejecutan una parte relativamente pequeña de las tareas que los seres humanos son capaces de hacer. Sin embargo, incluso esta pequeña parte tiene impactos significativos en la forma que las personas actúan.

Por ejemplo, en el área médica, donde poco a poco las tareas repetitivas hechas por humanos pasan a ser ejecutadas por algoritmos, se comienza a gestar un futuro donde los sistemas de IA excederán el desempeño de los seres humanos más talentosos, relegándolos a estos últimos a tareas muy específicas.

Todas las nuevas tecnologías nos ayudan a resolver los problemas existentes, pero también generan nuevos desafíos. La inteligencia artificial crea espacios para riesgos de seguridad que no eran posibles antes. Los sistemas de IA pueden imitar las voces de las personas de forma realista (véanse los más recientes avances de asistente de Google), creando archivos de audio que se asemejan a grabaciones de discursos humanos. Así, sería muy difícil para un humano conseguir identificar si lo que él está oyendo vino de alguna persona o fue generado artificialmente por sistemas de IA. Las consecuencias pueden ser bastante dramáticas.

Los avances en la inteligencia artificial afectarán la seguridad nacional de todos los países al impulsar el cambio en tres áreas: superioridad militar, superioridad de la información y superioridad económica.

La evolución de las tecnologías digitales y de la IA es exponencial y los avances radicales se deberán sentir en poco tiempo. Los ejemplos de pensamiento exponencial son los propios sistemas de IA que se utilizan para crear futuros sistemas de inteligencia.

En el 2016, el Foro Económico Mundial publicó un informe instigador, titulado "The Future of Jobs: Employment, Skills and Workforce Strategy for the Fourth Industrial Revolution", analizando los impactos de la evolución tecnológica, donde la IA tiene un papel fundamental en el escenario futuro. El informe recuerda que probablemente el 65% de los niños que están en las escuelas primarias hoy estarán trabajando en funciones completamente nuevas, que simplemente aún no existen.

En Brasil, el informe apunta algunas barreras desafiantes, como la gran incomprensión de las disrupciones que ya están surgiendo (55% de los entrevistados), la falta de alineamiento de la estrategia de la fuerza de trabajo de las empresas y, por supuesto, de los organismos públicos con las innovaciones (48%), y debido a la crisis económica, a la presión de los accionistas por la rentabilidad a corto plazo (48%).

¿Los algoritmos y las máquinas reemplazarán a los humanos?

En muchas funciones sí, al grado que algunas profesiones existentes hoy desaparecerán. La profesión de conductor, por ejemplo, no será una que sobreviva mucho más que una o dos décadas. Comúnmente se dice que la IA destruirá empleos, pero la realidad es que creará otros. Lamentablemente los empleos generados no serán necesariamente ocupados por las personas que perdieron sus trabajos.

Las limitaciones actuales de la inteligencia artificial nos llevan a creer que el juicio humano no será automatizado tan pronto. Sin embargo, los algoritmos pueden mejorarlo, buscando y reuniendo fragmentos de información que están dispersos por innumerables fuentes, agregándolos de forma que sean útiles. En el área jurídica, por ejemplo, donde existen muchas informaciones sobre casos similares y jurisprudencias, leyes y reglamentos diversos, que demandan exhaustivas y casi siempre incompletas búsquedas por decenas de abogados, pueden ser agregadas en pocos minutos por algoritmos de IA.

En este sentido, el Supremo Tribunal Federal Brasileño (STF), instaló una herramienta de inteligencia artificial, bautizada de Victor, que leerá todos los recursos extraordinarios que se suban al sistema del STF e identificará cuáles están vinculados a determinados temas de repercusión general. De acuerdo con el Supremo, esta acción representa sólo una parte de la fase inicial del procesamiento de los recursos en el Tribunal e implica un alto nivel de complejidad en el aprendizaje de máquina.

"Se trata del mayor y más complejo proyecto de IA del Poder Judicial y, tal vez, de toda la Administración Pública brasileña", subrayó la presidenta del STF, ministra Cármen Lúcia.

Victor está en la fase de construcción de sus redes neuronales para aprender a partir de miles de decisiones ya pronunciadas en el STF. El objetivo, en este momento, es que sea capaz de alcanzar niveles altos de exactitud –que es la medida de efectividad de la máquina–, para que pueda auxiliar a los servidores en sus análisis. La expectativa es que los primeros resultados sean mostrados en agosto de 2018. El proyecto está siendo desarrollado en asociación con la Universidad de Brasilia – UnB.

Victor no se limitará a su objetivo inicial, que deberá aumentar la velocidad de tramitación de los procesos para auxiliar el trabajo del Supremo. La máquina no decide, no juzga, eso es actividad humana. Está siendo entrenada para actuar en las diversas capas de organización de los procesos para aumentar la eficiencia y velocidad de evaluación judicial. La idea es que en breve todos los tribunales de Brasil usen a Victor para pre-procesar los recursos extraordinarios poco después de su interposición, lo que pretende anticipar el juicio de admisibilidad en cuanto a la vinculación a temas con repercusión general.

En busca de la eficiencia

De acuerdo con el abogado Victor Scholze, de la oficina Jacoby Fernandes & Reolon Advogados Associados, la Administración Pública necesita buscar las herramientas más adecuadas para hacer efectiva la prestación de los servicios públicos.

"Y esa búsqueda pasa necesariamente por la utilización de las herramientas electrónicas, o sea, por la gestión de la Tecnología de la Información", afirma.

De acuerdo con el experto, el ministro Aroldo Cedraz, en la Sentencia nº 2.308 / 2010, conceptuó la Gobernanza de TI como el conjunto estructurado de políticas, normas, métodos y procedimientos destinados a permitir a la alta administración ya los ejecutivos la planificación, la dirección y el control de la utilización actual y futura de tecnología de la información, para asegurar, a un nivel aceptable de riesgo, eficiente uso de recursos, apoyo a los procesos de la organización y alineamiento estratégico con objetivos de la misma.

"Su objetivo, pues, es garantizar que el uso de la TI agregue valor al negocio de la organización. Y esta nueva herramienta debe alcanzar todos los requisitos dispuestos en la sentencia", observa Victor Sholze.

La IA llegó para quedarse

Aunque los sistemas de IA pueden automatizar muchas tareas rutinarias, es improbable que el juicio humano sea, al menos en los próximos diez a quince años, tercerizado para algoritmos. Pero cuando se habla de un horizonte más grande, como 2050, el escenario puede ser muy diferente.

Un estudio realizado con investigadores de IA, apunta que una máquina superinteligente –Human Level Machine Intelligence (HLMI – tiene un 10% de probabilidad de aparecer alrededor de 2020 y un 50% en torno a 2050. Para 2100, la probabilidad es del 90%.

Sin embargo, en el corto plazo, será más realista usar de forma colaborativa la IA para eliminar pre-conceptos incrustados en las intuiciones y mejorar los juicios humanos. Cuando los datos son abundantes y los aspectos relevantes del mundo no están cambiando rápidamente, es adecuado apoyarnos en métodos estadísticos. Pero, cuando existen pocos o prácticamente ningún dato, la inteligencia colectiva puede ser usada para sacar el máximo provecho del juicio de quien emplea la IA.

Por ejemplo, Google, una típica empresa de IA, utiliza en conjunto la "sabiduría de la multitud" de humanos y métodos estadísticos basados en inteligencia artificial para mejorar las decisiones de contratación, donde la filosofía es "complementar a los tomadores de decisión humanos y no sustituirlos".

Este artículo se actualizó por última vez en junio 2018

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Enviando esta solicitud usted acepta recibir correos electrónicos de TechTarget y sus socios. Si usted reside afuera de Estados Unidos, esta dando autorización para que transfiramos y procesemos su información personal en Estados Unidos.Privacidad

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close