Guía Esencial

Navegue en las secciones

BACKGROUND IMAGE: iSTOCK/GETTY IMAGES

Este contenido es parte de Guía Esencial: Guía esencial: Efectos del coronavirus en los negocios actuales
Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

La crisis del COVID-19 revela la necesidad de mejores análisis para el sector salud

La necesidad de mejores análisis en la industria de la salud se demuestra durante la crisis del COVID-19. Los usuarios de analítica de SAS discutieron el problema en la conferencia virtual del proveedor.

La relativa falta de análisis en la industria del cuidado de la salud desempeñó un papel en la falta de preparación para la pandemia del COVID-19 y la continua dificultad para coordinar una forma de tratar la enfermedad causada por el nuevo coronavirus.

Ese fue el argumento de Ryan McGarry, M.D., médico de la sala de emergencias del Centro Médico del Condado de Los Ángeles + USC en Los Ángeles y cocreador y productor ejecutivo de la docuserie sobre la pandemia en Netflix. McGarry habló el martes en la conferencia anual de usuarios de SAS, que se realizó virtualmente este año. Más sesiones virtuales están programadas para el 16 de junio.

En una conversación con la gerente global de productos de SAS, Alyssa Farrell, McGarry detalló cómo la necesidad de transformación digital, en particular la adopción de análisis, se aplica a la industria de la salud y por qué la escasez de tecnología ayuda a explicar la escasez apremiante de ventiladores y equipos de protección personal, como las máscaras médicas.

Mucho antes de los primeros casos del COVID-19, McGarry dijo que él y sus colegas debieron recibir correos electrónicos de los administradores del hospital sobre la falta de suministros médicos básicos, por ejemplo, solución salina, con instrucciones para ajustar los tratamientos, como consecuencia.

"Realmente, verdaderamente, no estamos listos [para una pandemia]", dijo McGarry menos de cinco horas después de terminar su turno en la sala de emergencias, que se suponía que debía haber terminado más de 10 horas antes. "Los problemas de la cadena de suministro y la logística son claramente algo que puede salvar vidas, y ahora estamos viendo el colapso de esto. Todos hemos sido atrapados con los pantalones abajo, y esto es algo que no podría enfatizar mejor la forma en que avanzamos como sociedad".

Un problema de la cadena de suministro, que se manifestó después de que el COVID-19 comenzara a golpear fuertemente en los EE.UU., fue la falta de los bastoncillos de algodón específicos necesarios para realizar pruebas para el coronavirus.

"Nos sentimos tan aliviados cuando finalmente nos hicimos las pruebas, y ¿quién podría haber predicho que lo único que no tendríamos eran estos hisopos estériles con punta de algodón específicos que necesitábamos para activar las pruebas?", dijo McGarry. "¿Saben dónde está la única fábrica que los fabrica? En el norte de Italia, donde el COVID-19 atacaba con más furia y más duramente que en cualquier otro lugar del mundo. Estamos viviendo una verdadera película de terror".

Mientras tanto, es difícil acceder y compartir datos de atención médica, a menudo profundamente aislados y sin estructura para el análisis.

Se conocen números crudos de pacientes, como el número de personas que dieron positivo para COVID-19, que fueron hospitalizados y murieron. Pero los datos sobre los síntomas, qué tratamientos pueden ser prometedores y cuáles no, y otra información que no viaja fácilmente más allá de las paredes de un hospital determinado, no se comparte tan fácilmente.

No hay una solución fácil para los problemas que enfrenta la industria de la salud, muchos de los cuales se reducen a datos desorganizados y la escasez de análisis, dijo McGarry.

"Si alguien puede mejorar mi vida y la de mis colegas, y mejorar la vida de los pacientes, son todos ustedes, en lo que respecta realmente al manejo del conjunto completo de tecnología en medicina", dijo McGarry. "Estamos en un punto en el que mucho de lo que hacemos puede simplificarse y mejorarse. Me preocupa que aquí, en 2020, muchos de nosotros sentimos que ... las compañías de mensajería global saben más sobre la ubicación de un paquete que lo que nosotros sabemos sobre el flujo e información actualizada de un paciente."

Los sistemas que utilizan la mayoría de los hospitales, continuó, están diseñados para los departamentos de facturación en lugar de considerar la atención al paciente.

"Cuando hemos desarrollado nuevas técnicas entre nosotros, la forma en que se han compartido es a través de Facebook y otras redes sociales", dijo McGarry. "Me resulta vergonzoso que mis colegas en Nueva York descubrieran una maniobra que podría salvar vidas y que la compartiéramos a través de vías no reguladas. Si hubiera pasado por el New England Journal of Medicine, todavía estaríamos esperando que eso se publicara.”

El software de inteligencia empresarial, las plataformas de análisis que brindan a las organizaciones una visión general de sus propias operaciones y permiten que los datos se compartan y difundan rápida y fácilmente para que puedan ser digeridos y analizados, tienen el potencial de ayudar a los proveedores de atención médica a determinar más rápidamente los mejores tratamientos para el COVID-19, y tal vez incluso acelerar el desarrollo de una vacuna.

Un tablero simple de SAS muestra cómo una organización utiliza los productos del vendedor para analizar datos científicos.

"En lugar de hacer clic en las cosas para nuestros emisores de facturas, podríamos capturar datos de una manera significativa y luego proporcionarlos a una fuente que realmente pueda pensar qué hacer con ellos", dijo McGarry.

Mientras tanto, SAS, entre muchos otros proveedores, está trabajando no solo con organizaciones de atención médica sino también con gobiernos federales, estatales y locales para comprender la pandemia y prepararse para sus consecuencias.

SAS, por ejemplo, ha estado trabajando estrechamente con Cleveland Clinic, entre otras organizaciones en la primera línea de la lucha contra el COVID-19.

"En este momento, los equipos están ocupados implementando el uso de la tecnología en apoyo del rastreo de contactos, luchando contra la propagación de la enfermedad", dijo Oliver Schabenberger, director de operaciones de SAS y director de tecnología, que también habló en la conferencia virtual.

Sin embargo, los análisis aún no han penetrado lo suficiente en la industria de la salud, según McGarry. Y, aun así, la tecnología se necesita desesperadamente.

"Espero que podamos salir de este evento médico con algunas mejoras en la sociedad que mejoren nuestras vidas con un enfoque de menos es más", dijo McGarry. "Pero lo más debe ser la tecnología que realmente puede ayudarnos".

Investigue más sobre Análisis de negocios e inteligencia de negocios

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

Close