Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

Integración de sistemas: talento argentino detrás de un producto de impacto global

Desde el principio los profesionales en sistemas argentinos fueron pieza vital en el desarrollo del producto de MuleSoft.

Con sede en San Francisco (California) y con foco en el desarrollo de software para la integración de aplicaciones, datos y dispositivos para grandes compañías, MuleSoft es una empresa unicornio que cotiza en Bolsa con más de 1200 clientes, oficinas en 12 países y más de 1000 empleados alrededor del mundo. Sin embargo, su filial de Buenos Aires es de alguna manera el “corazón” de la compañía.

Al principio, por 2006, la empresa comenzó siendo un emprendimiento open source que trabajaba con unos 15 desarrollares de todo el mundo que se focalizaban en mejorar las versiones.

Ross Mason

En 2008, una vez que la compañía consiguió los fondos para establecerse en Silicon Valley y hacer crecer el producto, el talento argentino IT empezó a llamar la atención de su fundador, Ross Mason. “Cuando quisimos contratar a los desarrolladores que trabajaban para nosotros hasta ese momento nos dimos cuenta que dos de ellos eran de la ciudad argentina de La Plata. Eran muy talentosos y entonces nos dimos cuenta que el nivel en general de los desarrolladores y de las universidades era muy bueno. Tenían una manera muy creativa de resolver los problemas, las mejores ideas suelen venir de  esa oficina”, destaca.

Así las cosas, luego llegó el turno de un cambio en el producto. El modelo de negocios evolucionó: de una plataforma de código abierto a un modelo de licencias corporativo. “El modelo open source tiende a desaparecer y nosotros queríamos un modelo comercial escalable”, explica Mason.

Greg Schott

“La oportunidad la encontramos en torno a las API y el segmento móvil y decidimos ir hacia allí”, agrega Greg Schott, CEO y chairman de la compañía.

Un problema actual y global

Desde la firma explican que uno de los problemas más grandes de la industria de TI es la integración entre distintos sistemas.

Dentro de las empresas coexisten diferentes sistemas con distintos grados de evolución tecnológica, de manera que para que puedan relacionarse entre sí es necesario hacerlos compatibles. En el diseño de los sistemas se avanza cada más rápido en la forma en que se guarda la información, se aceleran los tiempos de procesamiento, se suman nuevas métricas y se incorporan nuevas tecnologías. Para que los sistemas más nuevos puedan intercambiar información de manera fluida con otros más antiguos o con versiones distintas hay que hacerlos compatibles entre sí, es como si hablaran diferentes idiomas”, explica Mariano Capurro, VP de Engineering de MuleSoft en Argentina.

Mule, el producto central de la compañía apunta justamente a resolver las integraciones entre sistemas incompatibles entre sí para un intercambio ágil de información.

Mariano Capurro

El desafío técnico que exige el desarrollo de un producto de este estilo implica contar con profesionales a la altura. “El talento TI es una pieza fundamental de la compañía. Somos desarrolladores que a la vez trabajamos para otros desarrolladores, eso es un plus pero a la vez eleva la vara en lo que refiere a conocimientos y know how técnico”  puntualiza Capurro.

Mason subraya en sintonía que la clave para el éxito del negocio depende de la excelencia del talento. “Necesitamos que los profesionales más calificados se unan a nuestro equipo para poder lograr el mejor producto”.

Con esta marco en 2010 la compañía estableció su laboratorio de ingeniería en Buenos Aires, desde donde más de 130 ingenieros y profesionales de sistemas argentinos desarrollan el producto central de esta compañía para más de 175.000 desarrolladores de diversas industrias en aproximadamente 60 países para clientes como Spotify, Coca-Cola, Mastercard, McDonald’s, Salesforce, BBVA, Citrix y Unilever, entre muchos otros. El objetivo es simplificar y facilitar la integración de aplicaciones, datos y dispositivos de las empresas clientes.

Según Mason, desde el principio los profesionales en sistemas argentinos fueron pieza vital en el desarrollo del producto. “Buenos Aires es centro de desarrollo e innovación, son parte de nuestra cultura. El talento está al nivel de Silicon Valley, tienen buenas universidades y además gran autonomía y creatividad para dar respuestas”.

De acuerdo con Schott los motivos de la apuesta por Buenos Aires poco tienen que ver con costos: “Un huso horario similar a San Francisco que nos permite trabajar casi en simultáneo, buen nivel de inglés y talento a tono con los desafíos técnicos”.

Volviendo a los aspectos técnicos, aún existiendo la plataforma de integración, los expertos de la empresa señalan que esos sistemas siguen hablando “distintos idiomas”.

Evangelina Martínez

En ese punto entra a tallar Dataweave, un lenguaje de programación diseñado en MuleSoft íntegramente por profesionales argentinos. Es puramente un lenguaje de transformación, traduce la salida de un sistema en la entrada a otro para que los datos puedan fluir. No existía hasta el momento un lenguaje o desarrollo similar en el mercado. Tampoco es usual que en la industria el trabajo cotidiano sea desarrollar un lenguaje de programación –subraya por último Evangelina Martínez, Engineering Manager–. Ese es el desafío diario de nuestros equipos, su trabajo tanto como sus ideas y sugerencias impactan directamente en un producto que a su vez tiene impacto a nivel global”.

Investigue más sobre Estrategias y tips de gestión

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close