Anatoliy Babiy/Fotolia

Lo básico Póngase al día con nuestro contenido introductorio.

ITIL y DevOps ¿pueden coexistir?

Los marcos y metodologías deben seguir el ritmo de la tecnología. ITIL se retrasó demasiado entre el lanzamiento de ITIL 3 e ITIL 4, pero podría haber un término medio.

La larga espera entre el lanzamiento de ITIL 3 e ITIL 4, junto con el aumento de DevOps y las prácticas de gestión de la nube, ha amenazado la relevancia de ITIL.

Y aunque ITIL todavía tiene un hogar en muchas empresas, otras han restado importancia al marco ITSM de larga data en favor de DevOps o prácticas propias.

ITIL y DevOps: cómo se quedó atrás el primero

ITIL cayó en una grieta burocrática durante el lapso de ocho años entre la versión revisada de ITIL 3, también conocida como ITIL 2011, e ITIL 4, que se lanzó en 2019. Una explicación del retraso fue el cambio de propiedad de ITIL. Inicialmente, la Agencia Central de Informática y Telecomunicaciones (CCTA) del Reino Unido, una agencia gubernamental que brindaba soporte de TI y telecomunicaciones, era propietaria de ITIL. CCTA luego se fusionó con la Oficina de Comercio Gubernamental. En 2013, AXELOS, una compañía conjunta entre Capita (empresa de servicios profesionales) y la oficina del gabinete del Reino Unido, tomó posesión de ITIL.

Pero sin DevOps o un mensaje en la nube de ITIL durante esos años, las organizaciones buscaron otros marcos. La opción era adoptar DevOps o desarrollar otros procesos internamente, especialmente cuando las empresas se enfrentaban a la presión de cumplir las expectativas de los clientes en torno a la entrega rápida de nuevas aplicaciones y funciones. Ciertamente, el limbo de ITIL provocó algunos choques culturales en el camino, ya que los incondicionales de ITIL intentaron aferrarse a la metodología, pero las operaciones de TI y las pilas de tecnología cambiaron rápidamente a su alrededor.

Durante el tiempo de espera entre ITIL 3 y 4, las organizaciones también comenzaron a desarrollar estrategias de migración a la nube. Los modelos de gestión de la nube comenzarían como ad hoc, pero madurarían gradualmente hacia enfoques de gestión de servicios más formales. Los primeros en adoptar la nube tuvieron la oportunidad de iterar y aprovechar las lecciones aprendidas sin las restricciones arbitrarias de una metodología de la industria. Si bien algunas prácticas de administración de la nube tienen sus raíces en ITIL, fueron moldeadas en gran medida por los primeros adoptantes, los proveedores de servicios en la nube, los integradores de sistemas y los startups de plataformas de administración de la nube (CMP).

ITIL 4, incluso con algo de soporte en la nube y DevOps, entró en un mercado en el que las organizaciones ya estaban en la nube. Sin embargo, todavía es insuficiente para algunas empresas. Por ejemplo, las prácticas de ITIL 4 aún impulsan el comando y el control de arriba hacia abajo en lugar de que DevOps sea un equipo empoderado. Además, las organizaciones estaban al menos probando estrategias de integración continua/desarrollo continuo (CI/CD), mientras que otras ya estaban en la mitad de sus iniciativas de nube y DevOps, algunas de las cuales incluyen tecnologías como contenedores, microservicios y computación sin servidor. Todo esto se suma a que es menos probable que una organización reescriba los procesos de gobierno y administración para ITIL 4, particularmente cuando ya han gastado dinero y tiempo en la elaboración de sus propios procesos.

De acuerdo con los editores de nuestra publicación hermana, SearchITOperations, a pesar de la falta de sinergia entre ciertas prácticas de ITIL y DevOps, algunos creen que los dos marcos pueden y deben coexistir.

Además, ITIL 4 (las 34 prácticas y las cuatro funciones principales) aún fomenta los silos operativos y de datos, lo que mantiene separados a los equipos de desarrollo y operaciones. Esta es una gran diferencia entre ITIL y DevOps, ya que este último tiene como objetivo romper los silos para mejorar la colaboración, la resolución de problemas y los informes durante todo el ciclo de vida de la entrega del producto.

Gestión de la nube como término medio

Los CMP se han convertido en la única plataforma importante de gestión de servicios que necesitan muchas organizaciones que priorizan la nube, e incluso su propia clase de gestión de servicios dentro de algunas empresas. Un CMP elimina la complejidad de las tareas de operaciones en la nube y admite una variedad de opciones de informes personalizables. La implementación de un CMP también permite a los equipos utilizar datos operativos para la seguridad procesable y la inteligencia operativa.

Algunas empresas abandonan ITIL por un CMP y un proceso creado internamente. Por ejemplo, las organizaciones escriben sus propios procesos y marcos de gestión de la nube que pueden incluir ITSM. Los CMP administran los activos y recursos de TI en entornos de múltiples nubes. Las funciones de administración de costos de CMP también ayudan a las organizaciones a optimizar el gasto en la nube y eliminar el desperdicio de recursos. Además, estas herramientas garantizan el cumplimiento de la configuración unificada y el monitoreo de la actividad, y automatizan las tareas clave de administración y operaciones de la nube para mejorar la productividad y la eficiencia de las iniciativas de la nube.

Investigue más sobre Estrategias y tips de gestión

Close