1STunningART - stock.adobe.com

Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

¡Hay vida después de Wi-Fi! Pero sigue siendo el rey

Un estudio de Gartner señala las 10 tendencias que marcarán el futuro de la industria inalámbrica, pero muchas siguen estando por debajo de Wi-Fi debido a latencias, intermitencias o problemas en el alcance de la señal.

Los controles remotos –o mandos a distancia, dependiendo de la geografía en la que se utilicen– fueron la primera señal contundente de que las tecnologías inalámbricas llegarían para cambiar el mundo. Eso de poder encender el televisor, subir el volumen o cambiar el canal desde la comodidad de la cama fue una muestra pequeña, pero contundente, de lo que vendría en el futuro.

Hoy, para algunos es difícil imaginarse (y para otros, recordar) que hubo una época en la que era necesario levantarse y caminar hasta el aparato para realizar estas acciones. En cambio, para todos, lo más normal es entrar a una oficina y conectarse a internet o a la red corporativa de la empresa sin necesidad de usar cables.

Es posible que “¿cuál es la contraseña del Wi-Fi?” sea una de las frases que más se escuchan en la actualidad en los ambientes corporativos, precisamente porque en el mundo de las comunicaciones inalámbricas, Wireless Fidelity (el término del que sale el conocido acrónimo Wi-Fi) es el estándar más reconocido.

Esto se debe –explica Ismael Arévalo, líder de Desarrollo de Negocios de la firma colombiana Controles Empresariales– a que Wi-Fi cumple con varios de los requisitos necesarios para que una tecnología sea exitosa: es costo eficiente, los fabricantes están interesados en crear equipos que la utilicen y satisface las necesidades de los usuarios, entre otras cosas. En el caso específico del mundo inalámbrico, el desarrollo de Wi-Fi ha hecho que cada vez sea menos susceptible a las interferencias o a los obstáculos que interrumpen la señal.

Y aunque todavía se puede decir que para sacarle el mejor provecho a una conexión lo mejor es usar cables, Arévalo señala que un tendido cableado tiene asociados costos, tiempos y acciones (como la obra civil que implica su instalación) que hacen mucho más sensato pensar en una red inalámbrica para desplegar las comunicaciones de una empresa.

Tecnologías inalámbricas para todos los gustos

Pero que Wi-Fi sea la tecnología más empleada no quiere decir que no haya espacio para otras alternativas interesantes. Un estudio publicado por Gartner en abril de 2020 señala las 10 tendencias que marcarán el futuro de esta industria.

Wi-Fi sigue estando a la cabeza, pero en el listado también aparecen nombres como 5G, que este mismo año –a pesar de la pandemia– comenzó su camino hacia la cima de los sistemas de comunicaciones masivos. Si bien muchas personas todavía asocian su nombre solamente con llamadas celulares, 5G es transversal al desarrollo de otras tecnologías, como internet de las cosas (IoT), telemedicina o conducción autónoma.

Cabe aclarar que dichas tecnologías también funcionan sobre redes 4G, pero las velocidades en ellas son mucho menores y la latencia (el tiempo de respuesta) puede ser de unos cuantos eternos milisegundos para tareas que requieren reacción inmediata.

Las 10 tecnologías inalámbricas mencionadas en el estudio de Gartner son:

  • Wi-Fi
  • Enhanced Wireless Location Tracking: un algoritmo de baja complejidad para minimizar las diferencias de señal cuando los puntos están en movimiento.
  • 5G Celular
  • LPWA: por la sigla en inglés de área amplia de baja potencia, una red de muy amplia cobertura, aunque transmite pocos datos por canal.
  • Millimeter Wave Wireless: una tecnología de bajo costo y fácil de desplegar, que funciona en frecuencias extremadamente altas.
  • Backscatter Networking: puede enviar datos con un consumo de energía muy bajo a pequeños dispositivos en red en ambientes muy saturados.
  • Wireless Sensing: mejora el rendimiento en ambientes saturados, pero permite llegar a dispositivos más avanzados, como drones o los que se usan para diagnósticos médicos.
  • Long-Range Wireless Power: orientada a la conexión de dispositivos en espacios muy pequeños (como una sala de juntas, por ejemplo).
  • V2X Wireless: será la tecnología que les permita a los vehículos autónomos conectarse entre ellos.
  • Software-Defined Radio: aunque todavía es una tecnología costosa, permite que un dispositivo utilice diferentes protocolos, incluso actualizados por software.

Wi-Fi 6 en pocas palabras

La versión 6 del estándar Wi-Fi (en la actualidad todavía se usa mayoritariamente la versión 5), también conocida como 802.11ax, ofrece una mejor experiencia inalámbrica en los ambientes empresariales y personales, debido a que soporta una mayor cantidad de conexiones, tiene menos latencia y brinda mejor desempeño para aplicaciones como video 4K y 8K, y herramientas colaborativas, entre otras. 

Aunque se puede usar la misma infraestructura que emplean las redes actuales, se necesitan puntos de acceso que soporten el nuevo estándar, así como dispositivos capaces de comunicarse con esta tecnología para sacarle todo el provecho posible.

En el mercado, poco a poco, se encuentran cada vez más dispositivos compatibles con Wi-Fi 6, de fabricantes como Cisco, Apple, Intel, Microsoft y Samsung. Pero esta tecnología es compatible con el estándar anterior (802.11ac), de manera que quienes todavía no tengan dispositivos Wi-Fi 6, no se quedarán ‘desconectados’. Puede encontrar más información en este video.

En un escenario más actual, Ismael Arévalo destaca el uso de la tecnología LTE Empresarial (eLTE), heredada del mundo de las comunicaciones celulares, pero llevada a los ambientes corporativos.

Ismael Arévalo

“Normalmente, eLTE transmite usando tecnologías 4.5G [seguramente para el primer trimestre de 2021 ya estará disponible para 5G]. Pero transmitir en 4.5G es espectacular. Ya tenemos varias experiencias con clientes en diferentes lugares con este tipo de tecnología aplicada y funciona muy bien. Además, tiene solucionado uno de los problemas más complejos en tecnología inalámbrica, y es que normalmente está blindado de interferencia electromagnética; adicional a eso, cubre distancias importantes y la movilidad está garantizada [no hay desconexión, aunque el emisor y el receptor se estén desplazando, porque el salto entre las celdas es imperceptible]”, destaca Arévalo.

En este punto cabe señalar que eLTE utiliza las mismas tecnologías, pero no las mismas bandas, que los operadores de telefonía celular. Algunas de dichas bandas son de uso libre y otras son operadas por empresas diferentes a las de comunicaciones móviles masivas, lo que hace posible su uso en los ambientes corporativos. Las normas para su utilización, sin embargo, dependen de la legislación de cada país.

En el camino han quedado tecnologías que prometían, pero que no han cumplido, como WiMax, que fue “espectacular como concepto y se llegaron a vender muchos dispositivos, pero tenía el problema de que, si bien daba una mayor cobertura, se veía muy permeada por las interferencias electromagnéticas normales, como una planta o un transformador en un poste de energía eléctrica, o una emisora local de un barrio”, apunta el líder de Desarrollo de Negocios de Controles Empresariales.

Aunque todavía se sigue hablando de WiMax, no resulta tan prometedora como LiFi (Light Fidelity), que utiliza la luz de los bombillos o focos LED para transmitir los datos. Esto permitirá alcanzar tasas de transmisión 1.000 veces superiores a las que se logran con Wi-Fi y, lo mejor de todo, utiliza un fragmento del espectro electromagnético diferente al de las ondas de radiofrecuencia, cada vez más saturado por otros sistemas de comunicaciones.

En este enlace puede descargar el libro ‘Todo lo que usted necesita saber sobre LiFi’, lo que incluye las desventajas de esta tecnología. Entre estas se destacan el alcance limitado (la luz simplemente no puede atravesar las paredes, lo que implica una infraestructura para su distribución que puede ser más compleja) y la sensibilidad a la interferencia de otras fuentes (bombillos diferentes a los LED o incluso la luz del sol). 

Pero que entre las empresas que trabajan en el desarrollo de LiFi se encuentren nombres como los de General Electric y Panasonic, entre otros, hace pensar en que se pueden esperar buenos resultados en el mediano plazo.

Wi-Fi 6 y 5G, la tendencia más fuerte

A pesar de las múltiples alternativas que existen, la versión 6 de Wi-Fi y la llegada de 5G –al menos en un plazo medio para la generalidad de los países de América Latina, donde solo hay redes desplegadas en Uruguay y Brasil– se perfilan como los estándares dominantes en el mercado de las tecnologías inalámbricas.

Un estudio de IDC titulado ‘5G and Wi-Fi 6: Wireless Friends or Foes?’ (‘5G y Wi-Fi 6: ¿amigos o enemigos inalámbricos?’, de junio de 2019) destaca las virtudes de una y otra: "Wi-Fi ha crecido hasta convertirse en el método dominante de conectividad inalámbrica en interiores debido a su confiabilidad y capacidad de administración. Las mejoras logradas gracias a Wi-Fi 6 solo aumentarán la importancia de Wi-Fi en las empresas", mientras que “la capacidad de 5G para abordar tanto a los consumidores como a las verticales de la industria implicará mucho más que solo un mejor rendimiento, ya que deberá lograr una mejor economía unitaria para alcanzar una adopción masiva, particularmente en ambientes interiores”.

La consultora opina que, antes que librar una batalla de la que surja un ganador claro, 5G y Wi-Fi 6 podrían coexistir e incluso apoyarse en el futuro.

En la misma dirección apunta un análisis de Deloitte titulado ‘Enterprises bulding their future with 5G and Wi-Fi 6 (‘Empresas construyendo su futuro con 5G y Wi-Fi 6’, de 2020), que destaca entre sus principales hallazgos: “Los ejecutivos de redes ven a las tecnologías inalámbricas avanzadas como 5G y Wi-Fi 6 como un multiplicador de fuerza de otras tecnologías innovadoras, lo que incluye IoT, la nube y la computación en el borde (edge computing)”. El informe asegura que 86 % de los ejecutivos encuestados para la realización del estudio cree que las tecnologías inalámbricas avanzadas transformarán sus organizaciones dentro de los próximos 3 años.

Las áreas en que dichas mejoras se verán reflejadas de manera más notoria serán la eficiencia (50 %), la seguridad (43 %), el aprovechamiento de nuevas tecnologías (38 %), la oferta de mejores productos y servicios (30 %) y la toma de decisiones (29 %).

De cualquier manera, aunque Wi-Fi 6 y 5G tengan el trono reservado, no sobra darles una mirada más profunda a las tecnologías que Gartner señala como importantes en el panorama futuro, pues no necesariamente son competidoras entre ellas, sino que permiten resolver problemas específicos en ambientes particulares.

Al final, seguramente los cables no desaparecerán del todo, pero si los ejecutivos confían en las tecnologías inalámbricas como elementos fundamentales en la transformación de sus empresas, ¿cómo podemos decir lo contrario los simples mortales a los que el control remoto del televisor nos cambió la vida?

Más allá de las oficinas

Cabe anotar que los ambientes empresariales no solo se restringen a las paredes de los edificios en los que se encuentran las oficinas corporativas, sino que se extienden a los lugares donde se lleva a cabo la operación, en los que en ocasiones el cableado no solamente es costoso y difícil de instalar, sino virtualmente imposible de desplegar.

Ismael Arévalo, líder de Desarrollo de Negocios de Controles Empresariales, señala industrias como la minera, la petrolera o las que realizan exploraciones en alta mar. En estos escenarios, las comunicaciones por microondas siguen siendo efectivas –señala el ejecutivo– siempre y cuando no haya obstáculos entre los puntos que se conectan y en la medida en que no haya interferencias electromagnéticas. Una opción son las comunicaciones satelitales, aunque siguen teniendo fama de costosas y lentas, un concepto de los operadores se empeñan en cambiar.

Investigue más sobre Red inalámbrica LAN

Close