Guía Esencial

Navegue en las secciones

BACKGROUND IMAGE: iSTOCK/GETTY IMAGES

Este contenido es parte de Guía Esencial: Tendencias tecnológicas para seguir en 2015
Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

¿Hacia dónde va el futuro de la arquitectura de TI en Argentina?

Santiago Urrizola, director de Flux IT, explica los principales ejes que señalan el presente de la arquitectura de TI en Argentina.

El marco del encuentro "Arquitectura IT: Innovación & Tendencias" fue el escenario ideal para debatir –entre otras cuestiones– el contexto en el que hoy se trabaja en arquitectura de software en Argentina además de repasar las principales tendencias, tanto técnicas como metodológicas, que contribuyen a la evolución de la disciplina que hoy se encuentra en un punto crucial: trabajar desde la arquitectura pero con la visión en el negocio.

Santiago Urrizola, director de Flux IT, compañía organizadora del encuentro, explica los principales ejes que señalan el presente de la arquitectura de TI argentina.

¿Cómo ha evolucionado el rol del arquitecto de tecnología a través del tiempo?

SU: Estamos en punto donde no tenemos claro algunas cuestiones. En algún momento se determinó que la arquitectura de software define cómo se construye software y hasta qué software se debe construir. Tomamos conceptos dogmáticos de la arquitectura que no tienen que ver con lo intangible del tipo de actividad que tenemos, llegamos a un punto en el que hoy no tenemos claro cuál es el motivo por el que la arquitectura de software es importante en las empresas. Es decir, ¿es un área que define y estandariza o hace otras cosas?

En la presentación comentas que siempre hay un proyecto que “arde” o en un estado crítico, ¿a qué te refieres?

SU: A la hora de ejecutar un proyecto, siempre aparece el  “no se puede hacer porque no es compatible con tal o cual arquitectura corporativa”; aparece la visión de que los arquitectos de software decimos que lo que hacen está mal y se separa a la arquitectura del negocio. Acá hay una gran oportunidad de cambio.

¿Qué es lo que puedes reseñar cómo tendencia para el escenario actual?

SU: Por un lado, que el negocio –cualquiera que sea– cambia radicalmente y todo el tiempo. Los cambios actuales son extremos por lo que los arquitectos no podemos tener una estructura dogmática, rígida, que no se puede cambiar, que no mute de acuerdo a lo que el negocio demande. Antes quizás nos podíamos dar el lujo de esperar nueve o 10 meses a tener un sistema en producción, hoy ya eso no se puede, el negocio nos exige plazos muy cortos y quizás, también, en breve tengamos que reemplazarlo por otra cosa.

¿Qué pasa con la tensión entre las áreas de negocios y tecnología?

SU: La percepción es que están en un tira y afloje permanente. Pero si hay una necesidad urgente y personas que necesitan soluciones, sobrevienen usuarios que implementan sus propias soluciones, lo que el área de TI no da, el usuario consigue por otro lado, es lo que hoy se habla de consumerization o shadow solutions. Otro aspecto importante es que la cantidad de gente disponible para trabajar en TI en Argentina es muy poca para la demanda que existe. Se estima que existen cerca de 75 mil informáticos y se espera una demanda de 15 mil informáticos más cuando en realidad el país no genera esa cantidad de informáticos, o sea que tenemos que idear soluciones con este contexto presente. Lo que nos están demandando ahora los negocios es poder escalar no solamente en cantidad de usuarios o transacciones, sino poder escalar en funcionalidad de manera ágil y dinámica, pero por sobre todo, barata y con bajo riesgo. Si no llegamos rápido con la solución, el usuario buscará la solución por su cuenta.

¿Cómo se puede buscar un escenario más favorable ante esta coyuntura?

SU: Aparece una idea que tiene que ver con transformar al área de TI desde un idea de soporte al negocio a que sea un área que tenga más una impronta de generar ideas para el negocio, basada en la tecnología, dejar de ser un área solo de soporte. Una tendencia en este sentido es Devops, que es transformar una línea de producción de desarrollo de software en algo mucho más ágil y menos burocrático donde arquitectura y desarrollo trabajen juntas, que no haya un bloqueo, largos períodos de tiempos sin actividad. La usabilidad es otra parte central que guía los procesos. También la idea de no pensar mega aplicaciones sino soluciones cada vez más chicas, más atómicas, porque tienen menos riesgo y puedo corregirlas sin arriesgar presupuestos.

¿Cómo es posible administrar estas aplicaciones?

SU: Aparece el concepto de Cloud y Xaas (everything as a service) y en particular uno que es interesante para el segmento corporativo: nubes privadas y back end as a service, algo que nos permite construir aplicaciones cada vez más chicas, más dinámicas, más ágiles. Se empieza a poner foco en el desarrollo de aplicaciones tipo cliente, asumiendo que las compañías empiezan a tener este back end as a service, un backend general para toda la compañía, más granular, más chico, donde uno pueda montar una aplicación sin tener que usar una base de datos por ejemplo.

¿Qué ves para el futuro del arquitecto de software? ¿Qué otros desafíos hay por delante?

SU: Estamos entrando en un mundo donde hay cada vez más cantidad de datos, más heterogéneos. Big data y el internet de las cosas (IoT) son fenómenos que empiezan a cambiar el escenario, el mundo físico empieza a generar información que tenemos que poder administrar. También aparece el Social Enterprise y la Gamification, cuestiones lúdicas que entran dentro de la realidad cotidiana de una empresa. Se vienen aplicaciones que se vinculan más a la idea de redes sociales que a emitir facturas, esto se está empezando a mezclar y lo tenemos que tener en cuenta.

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close