BACKGROUND IMAGE: iSTOCK/GETTY IMAGES

Este contenido es parte de Guía Esencial: Evolucionar su negocio requiere actualizar su infraestructura de TI
Noticias Manténgase informado sobre las más recientes actualizaciones de productos y noticias de tecnología empresarial.

Gerentes de centros de datos evitan los riesgos de migrar a la nube

Muchos usuarios corporativos de TI están yendo hacia la nube, pero la mayoría, sorprendentemente, sigue siendo reacia a migrar sus cargas de trabajo de misión crítica a una nube pública.

En la era de la nube, un número significativo de empresas aún tienen dudas sobre mover aplicaciones y servicios de misión crítica a la nube pública, prefiriendo evitar los riesgos de migración de la nube al mantener las aplicaciones instaladas dentro de sus propios centros de datos.

De acuerdo con quienes respondieron la Encuesta Anual Global de Centro de Datos 2019 del Uptime Institute, lo que encabeza la lista de reservas que tienen los departamentos de TI corporativos es la falta de visibilidad, transparencia y responsabilidad de los servicios de nube pública.

Alrededor del 52% de los casi 1.100 encuestados, que incluye a gerentes de TI, propietarios y operadores de centros de datos, proveedores, diseñadores y consultores, dijeron que no colocan sus cargas de trabajo de misión crítica en las nubes públicas ni tienen planes para hacerlo, mientras que el 14% dijeron que han colocado dichas cargas de trabajo en la nube pública y están bastante satisfechos con sus respectivos servicios en la nube.

Del 34% restante, el 12% ha colocado sus servicios en la nube pública, pero se quejan de la falta de visibilidad. El 22% restante dijo que mantendrá sus cargas de trabajo más importantes en las instalaciones, pero considerará moverse a la nube si tienen la visibilidad adecuada.

Los riesgos de migrar a la nube inclinan la balanza

Chris Brown, director de tecnología del Uptime Institute, dijo que estaba un poco sorprendido de que el 52% de los encuestados se mostrara reacio a aventurarse en la nube pública, pero una mirada más cercana a algunas de las razones de esa reticencia trajo una mejor comprensión.

«Entre ese 52% (de los encuestados), hay cargas de trabajo que simplemente no están hechas a la medida o que se ajustan bien a la nube», dijo Brown. «Además, hay un buen número de aplicaciones antiguas que tienen problemas técnicos para adaptarse a la nube y hay mucho rediseño asociado con ello, o no tienen el presupuesto para ello», dijo.

De acuerdo con Brown, para el 34% que ha acudido a la nube pública o lo está considerando se trata de una cuestión de confianza. En su mayor parte, los encuestados en este grupo se dan cuenta de los beneficios que puede traer la nube, pero tienen dificultades para reunir suficiente fe en que los proveedores de servicios cumplirán con el tiempo de actividad prometido en sus acuerdos de nivel de servicio (SLA).

Estas preocupaciones sobre los riesgos de migración a la nube parecen justificadas. La cantidad de interrupciones en el centro de datos este año coincidió con la del año pasado para el mismo período de tiempo; aunque, este año, más gerentes informaron que las interrupciones se produjeron en múltiples centros de datos. Un poco más de un tercio de los encuestados informó que las interrupciones, que generalmente se debían a un problema de infraestructura, tenían un impacto medible en su negocio. Alrededor del 10% dijo que sus cortes más recientes resultaron en más de $1 millón de dólares en costos directos e indirectos.

Brown agregó que parte del problema es que muchos usuarios no entienden lo suficiente sobre cómo está estructurada la nube o cómo están diseñadas sus zonas de disponibilidad en la nube.

«Si los usuarios ven la nube como una simple caja negra en el cielo, solo pueden confiar en su proveedor para que les brinde lo que necesitan cuando lo necesitan», dijo Brown. «Y si tienen interrupciones, tienen que esperar que sus acuerdos de nivel de servicio los recuperen».

Si bien hay una gran cantidad de datos disponibles que muestran cuán confiables son la mayoría de los proveedores de servicios en la nube, los usuarios leen acerca de las interrupciones altamente publicitadas que han ocurrido en los últimos años de proveedores como AWS, Google y Microsoft. Lo que agrava ese problema es la naturaleza conservadora básica de los administradores de centros de datos.

«Desde mi experiencia, la industria de los centros de datos siempre se aventura en algo de forma muy cautelosa», dijo Brown.

Otra razón que frena a algunos usuarios es el temor al bloqueo de la nube y su gasto asociado cuando desean cambiar de proveedor de servicios.

«Todo el mundo trata con una gran cantidad de datos porque el almacenamiento es muy barato y todas las estrategias de TI parecen basarse en los datos», dijo Brown. «Pero cuando llega el momento de sacar sus datos de la nube, puede costarle una fortuna».

Proveedores de nube se encuentran a medio camino con usuarios indecisos

Algunos analistas y consultores no están sorprendidos por la cantidad de usuarios corporativos que todavía están preocupados por los riesgos de migración a la nube. Un analista apunta a movimientos de «nube abajo» de empresas como AWS, Microsoft y Google durante el último año o dos, que ofrecen a los usuarios la opción de ejecutar sus aplicaciones en la nube o en las instalaciones.

«AWS anunció Outposts el año pasado porque quieren involucrarse más en empresas más grandes», dijo Judith Hurwitz, presidente de Hurwitz and Associates, una firma de analistas en Needham, Massachusetts. «Estas cuentas dicen a AWS: ‹Nos gustan sus ofertas, pero realmente quiero mantenerlos detrás del firewall›. Así es como surgieron productos como Outposts, [Google] Anthos y [Microsoft] AzureStack », dijo.

Los encuestados de Uptime Institute están justificadamente preocupados por los riesgos de la migración a la nube. Un informe de Enterprise Strategy Group muestra que el 41% de las empresas han tenido que mover una carga de trabajo fuera de la nube, incurriendo en tiempo de inactividad y costos.

Si bien otros analistas entienden la reticencia de muchos centros de datos a trasladarse a la nube, también creen que tiene sentido que sean más audaces y aprovechen los beneficios que la nube ofrece ahora en lugar de esperar.

«Hay algunas cargas de trabajo que no deberían ir a la nube», dijo Dana Gardner, analista principal de Interarbor Solutions LLC en Gilford, NH. «Pero tener estas plataformas heredadas y las RDB (bases de datos relacionales) asociadas cruzadas de brazos y acumulando polvo solo para soportar un puñado de aplicaciones antiguas no parece funcionar».

La demanda de capacidad en la empresa sigue creciendo, según la encuesta, junto con los centros de datos de nube y de ubicación conjunta, con cargas de trabajo que se ejecutan en una gama de plataformas. Mientras la capacidad del centro de datos está creciendo, está disminuyendo como un porcentaje de la capacidad total necesaria.

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close