Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Estándares inalámbricos corporativos: Las bases

¿Cuál es la diferencia entre una red inalámbrica corporativa y una doméstica? ¿Qué estándares definen la tecnología inalámbrica? Aprenda lo básico en este artículo.

El crecimiento de los dispositivos inalámbricos ha puesto cada vez más exigencias sobre las redes diseñadas inicialmente para un limitado acceso de invitados. E incluso a medida que el motor de bombo para 4G/LTE asciende, la realidad es que en la mayoría de los países incluso se carece de cobertura 3G fiable. Como resultado, muchas empresas se ven obligadas a confeccionar redes inalámbricas que envuelven un variopinto grupo de dispositivos personales.

Aumentar la capacidad y funcionalidad de su red corporativa no es necesariamente una venta fácil. Una vez que las solicitudes de propuestas (RFP) regresan de su proveedor de servicios, usualmente se escucha en los pasillos de la mayoría de salas de juntas uno o más de las siguientes frases: “¿Cuánto?”. Luego un ruido sordo como si un cuerpo se cayera de la silla. “¡Mi red inalámbrica doméstica cuesta solo cien dólares!”.

Ahora, no puedo ayudar a abordar las dos primeras respuestas, pero puedo explicar la diferencia de precios entre las soluciones empresariales y ese pequeño enrutador que vino gratis con su paquete de banda ancha en casa.

Seguridad, escalabilidad y rendimiento son críticos

La tecnología inalámbrica integrada en la electrónica de consumo no es una sola pieza de software o hardware, sino más bien un gran número de protocolos, restricciones regulatorias locales y personalizaciones propietarias. En un punto de acceso (AP) típico de casa, capaz de soportar unos cuantos usuarios inalámbricos, se esconde una gran complejidad. Esto es posible debido a que los requisitos para un usuario doméstico son muy estrechos y directos. La seguridad, la escalabilidad y el rendimiento no son especialmente críticos, por lo que se hacen suposiciones para producir una solución “lo suficientemente buena” para los usuarios domésticos.

En un entorno corporativo, muchos de estos supuestos simplemente no van a escalar. Para que una red inalámbrica trabaje sobre cualquier gran zona, se debe implementar múltiples puntos de acceso. Para que los usuarios sean capaces de moverse, los APs deben trabajar en conjunto para garantizar que se mantiene la conectividad mientras (por ejemplo) un usuario se mueve alrededor de un edificio. Por otra parte, la confidencialidad y la seguridad son preocupaciones mucho mayores en un entorno empresarial. El mayor problema es la disponibilidad. Podría ser inconveniente si su vecino de al lado está usando la misma frecuencia inalámbrica que usted, lo que obligaría a su navegación por internet a ir más despacio. En un ambiente de misión crítica corporativo, cualquier desaceleración es inaceptable.

Los estándares inalámbricos

Sin entrar en detalles técnicos importantes, la tecnología inalámbrica moderna se describe en el conjunto de protocolos 802.11 del Instituto de Electrónica e Ingenieros Electrónicos. Estos estándares, y hay docenas de ellos, interactúan para habilitar el servicio inalámbrico. Éstos son algunos de los fundamentos clave.

Toda la comunicación inalámbrica requiere el acceso a un espectro inalámbrico finito. Por ejemplo, los teléfonos celulares de Sistema Global para Comunicaciones Móviles (GSM) utilizan las bandas de 900 MHz y 1800 MHz, mientras que en los Estados Unidos, la policía y los radares meteorológicos utilizan 8.5 GHz a 10.55 GHz. El acceso a prácticamente todas las frecuencias es regulada y controlada; se necesita adquirir licencias antes de que un dispositivo pueda operar en cualquier banda dada. Ciertas frecuencias están disponibles para uso general por dispositivos de baja potencia.

Las dos bandas del espectro de acceso público para uso común son 2.4 GHz y 5 GHz. Estas dos bandas son utilizadas por las redes compatibles con Wi-Fi. Hay otras bandas del espectro disponibles, pero estas son muy estrechas y tienen casos de uso muy específicos (como teléfonos digitales inalámbricos mejorados en 1880 MHz-1900 MHz). Algunos estándares 802.11 clave describen el uso de las bandas 2.4 GHz y 5 GHz en el contexto de las redes inalámbricas. Ellos son:

  • 802.11a: Describe el uso de la banda de 5 GHz; esta banda ofrece un máximo de 54 Mbps de rendimiento en 20 o más canales que no se superponen, hasta una distancia máxima superior a 15 metros. (Un canal que no se solapa puede ser considerado un canal de 20 MHz de ancho sobre el cual un dispositivo puede transmitir sin que la señal se escape a un canal adyacente. Piense en los canales que no se superponen como similares a los puertos de conmutación Ethernet; la banda de 2.4 GHz tiene tres “puertos" en los Estados Unidos, la banda de 5 GHz tiene 20 puertos, con un máximo de 23 en algunos países).

  •  802.11b: Es el estándar heredado (pero todavía relativamente común) que describe el uso de la banda de 2.4 GHz para ofrecer hasta 11 Mbps de ancho de banda, en más de 45 metros.

  • 802.11g: También cubre también los dispositivos que operan en la banda de 2.4 GHz para ofrecer hasta 54 Mbps de ancho de banda, hasta más de 45 metros, con tres canales que no se superponen. Debido a que 802.11 y 802.11g comparten el mismo espectro, cualquier dispositivo "b" que opera en la misma área reducirá el ancho de banda disponible para los dispositivos "g" en el mismo canal, desperdiciando espectro existente.

  • 802.11n: Describe las recientes modificaciones del protocolo 802.11, que permite el “multiplexing" de los canales disponibles en cualquiera de las bandas 2.4 GHz o 5 GHz para producir rendimiento significativamente mejorado de hasta 600 Mbps en distancias más largas. Esto se logra mediante el uso de hasta cuatro radios inalámbricas y antenas en los puntos de acceso, y clientes en una configuración "MiMo" (múltiples entradas y salidas).

  • 802.11ac: Proporciona velocidades de gigabit en la banda de 5 GHz. Solo un puñado de proveedores están actualmente vendiendo dispositivos capaces de ac. Esta tecnología incipiente aún no está muy extendida y, por ahora, una red 802.11n estable será un enfoque más pragmático que un super novedoso y arriesgado marco 802.11ac.

Por lo menos, vale la pena recordar estos seis puntos:

  • El espectro inalámbrico disponible es finito y limitado por la regulación.

  • Las redes inalámbricas no pueden igualar el rendimiento o la capacidad de las redes cableadas. Como Mathew S. Gast escribió en “Redes inalámbricas 802.11: La Guía Definitiva”, 2 ª edición, en 2005: "Para el beneficio de la movilidad, las redes inalámbricas imponen un costo. Simplemente, el rendimiento está muy lejos de lo que se puede esperar de una LAN cableada bien diseñada".

  • La presencia de los dispositivos heredados 802.11b conectándose a la red reducirá drásticamente el ancho de banda disponible para los dispositivos 802.11g y 802.11n.

  • La banda de 5 GHz tiene más ancho de banda disponible que la banda de 2.4 GHz, pero es eficaz en una distancia más corta.

  • Muchos dispositivos “preferirán” la banda más congestionada de 2.4 GHz, incluso si son capaces de conectarse a un punto de acceso en la banda de 5 GHz.

  • El rendimiento continuo máximo disponible depende de muchos factores, incluyendo la distancia y la interferencia, y no tiene en cuenta la sobrecarga de protocolo, que puede ser tanto como 45%.

Al igual que las redes de conmutación Ethernet, hay muchas cosas sucediendo detrás de escena en las redes inalámbricas, con el fin de hacer que funcionen bien. Tal vez esta cartilla le dará la información que necesita para disminuir el impacto del precio de su próxima RFQ de red inalámbrica.

Glen Kemp es un arquitecto de soluciones empresariales para un proveedor de servicios gestionados del Reino Unido. Diseña e implementa redes y de seguridad de aplicaciones, incluyendo tecnologías de control de acceso, acceso remoto, firewalls y otras que “mantienen fuera a los chicos malos”. Es un experimentado consultor de servicios profesionales; entrega elefantes y no caza unicornios. También es un blogger invitado en el podcast Packet Pushers, y un embajador de Juniper. Síguelo en Twitter: @ssl_boy.

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close