Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

En la mega fusión de IBM y Red Hat, ¿quién se beneficiará más?

IBM se encuentra en medio de un reposicionamiento de varios años ya que busca compensar la desaceleración de la demanda empresarial por sus ofertas tradicionales en las instalaciones, al persuadir a los compradores empresariales de la nube, lo que le permite realizar su mayor apuesta hasta ahora en el código abierto.

La compra por parte de IBM del gigante de software de código abierto empresarial Red Hat, por $34.000 millones...

de dólares, ciertamente se ha abierto la lengua en el mundo de la tecnología desde la confirmación oficial de la noticia el domingo 28 de octubre.

Al igual que con cualquier adquisición de este tamaño y naturaleza, gran parte de los comentarios de la industria se han centrado en lo que cada una de las partes puede ganar con la vinculación tecnológica, pero también, en el caso de Red Hat, lo que potencialmente puede perder.

IBM ya ha declarado que cuando se cierre el acuerdo, probablemente en la segunda mitad de 2019, Red Hat se incorporará a su unidad de negocios de nube híbrida, pero mantendrá su independencia y continuará operando como una entidad independiente, con su propia marca y espacio de oficinas.

Durante una llamada de conferencia con los medios de comunicación el día después de que se anunció el acuerdo, Paul Cormier, vicepresidente ejecutivo de productos y tecnologías de Red Hat, para tranquilizar a los clientes y partes interesadas de la firma dijo que, bajo la responsabilidad de IBM, el plan de trabajo, la cultura y la propiedad de las operaciones diarias de la empresa se llevarán a cabo normalmente.

"Después de cerrar [el trato], no tengo la intención de hacer nada diferente", dijo. "Para nosotros, es un negocio como de costumbre".

Y lo mismo se aplica a las antiguas asociaciones de Red Hat con los principales competidores de IBM en el mercado de infraestructura como servicio (IaaS), que incluye Amazon Web Services (AWS), Google y Microsoft.

En todos estos casos, la tecnología de Red Hat forma parte integral de la propuesta de gestión de contenedores de estas empresas para las empresas y, a su vez, sus estrategias de nube híbrida.

Por ejemplo, su asociación con AWS permite a los clientes del gigante de la nube ejecutar sus bases de datos Oracle locales, implementaciones de SAP y otras aplicaciones empresariales personalizadas en su nube pública, con la ayuda del sistema operativo Red Hat Enterprise Linux (RHEL).

Postura "Suiza"

Según Cormier, estas asociaciones no se verán afectadas por la propiedad de IBM porque Red Hat tiene la intención de mantener su neutralidad y la postura de "Suiza" con respecto a cómo funciona con los socios en la industria de la tecnología.

"Vamos a continuar dando prioridad a lo que hacemos por nuestros socios en base a un caso de negocios, y haremos lo correcto para nuestros clientes", dijo.

Son estas mismas capacidades de nube híbrida que IBM, en su anuncio de adquisición, citó como un factor importante en su decisión de adquirir Red Hat, alegando que la medida significa que se convertirá en el proveedor de nube híbrida número uno del mundo una vez que se cierre el acuerdo.

El consenso general dentro de la industria de tecnología es que los compradores de TI empresariales favorecen cada vez más el uso del modelo de consumo de nube híbrido, ya que les permite combinar sus activos locales existentes con recursos de la nube pública.

Para muchas empresas, habrá aplicaciones y cargas de trabajo –por razones de regulación, facilidad de uso y personalización– que tendrán que permanecer en las instalaciones durante un largo tiempo, mientras que otras partes de su estado de TI se pueden mover a la nube pública con relativa facilidad.

Es un mercado en el que todos los principales proveedores de la nube pública compiten por el dominio, y muchos de ellos se apoyan en Red Hat para obtener apoyo para llegar allí. Es por eso que hay un cierto escepticismo entre los observadores del mercado de TI sobre cuánta libertad realmente le dará IBM una vez que se cierre el trato.

"Red Hat es muy neutral, pero no puedo ver que IBM se retire [completamente] porque no es su cultura", dijo Philip Dawson, vicepresidente de investigación de Gartner. "Querrán que su pila de tecnología azul sea dominante y Red Hat ahora es parte de esa pila".

Desde una perspectiva "entrometida", también hay otras áreas tecnológicas en las que IBM y Red Hat compiten entre sí, ya que existe un cierto grado de superposición entre las propuestas de almacenamiento definidas por el software de las dos empresas y sus ofertas de software de gestión de la nube híbrida también.

En estas situaciones, IBM tendrá que decidir si es feliz compitiendo consigo mismo, o si preferiría priorizar su propia oferta sobre lo que tiene Red Hat, dijo Dawson.

Fortaleza en la independencia

Y estas no son aguas inexploradas para la industria de tecnología empresarial, dijo Dawson; el gigante de la virtualización VMware se encuentra en una situación similar con su empresa matriz, Dell-EMC, que ha mantenido un punto fuerte en su independencia desde que ambas partes se fusionaron en 2015.

"VMware ha mantenido su autonomía muy bien, pero en ocasiones tiende a ser un poco más cercana e incómoda [desde un punto de vista competitivo], y creo que veremos eso con IBM, con el gigante azul inclinándose más hacia Red Hat de lo que Dell hace con VMware”, dijo Dawson.

“Mantener a Red Hat separado será un verdadero desafío cuando [IBM] esté tratando de progresar en su negocio de la nube. Realmente lo será."

En términos de quién se beneficiará más de la adquisición, la respuesta del mercado de valores parece sugerir que será Red Hat, ya que el precio de sus acciones aumentó un 45% a $169.63 dólares, mientras que la de IBM cayó un poco más del 4% a $119.64 dólares, luego de la noticia de la adquisición.

Como el CEO de Red Hat, Jim Whitehurst, lo incluyó en la declaración de adquisición de IBM, con el dinero de IBM detrás de él, Red Hat se beneficia de más recursos que deberían permitirle operar una escala aún mayor de lo que lo hace ahora, mientras aumenta el mercado accesible para su tecnologías

Para IBM, las apuestas del acuerdo son notablemente más altas, ya que la caída en el precio de las acciones del lunes le pisa los talones a otra caída en el precio de sus acciones, provocada por sus resultados financieros más recientes, que vieron una caída de los ingresos del 2.1% a $18,8 mil millones de dólares para el tercer trimestre.

Aunque los ingresos de la nube de IBM para el trimestre aumentaron un 10% y alcanzaron los $4.500 millones de dólares, esta tasa de crecimiento se redujo notablemente en el trimestre anterior, cuando la compañía reportó un aumento del 20% en las ventas de la nube. En respuesta a los resultados, el precio de las acciones de IBM sufrió la mayor caída en cuatro años.

Como se demuestra, los ingresos de la nube son una medida clave de rendimiento para IBM, y lo han sido desde que la firma se hizo pública con su impulso de "imperativos estratégicos" en enero de 2017. Ese trabajo ha impulsado varias áreas tecnológicas que considera fuentes potenciales de nuevos recursos para el crecimiento de la empresa a medida que trabaja para compensar la desaceleración de la demanda empresarial por sus tecnologías heredadas en las instalaciones.

La clave para esto es ampliar su estrategia de nube híbrida aprovechando las capacidades de Red Hat para ayudar a acelerar el cambio de la nube dentro de las empresas, con IBM afirmando que, en la actualidad, la mayoría de las empresas solo llevan aproximadamente el 20% de su migración a la nube.

"El siguiente 80% se trata de desbloquear el valor comercial real y de impulsar el crecimiento", dijo el CEO, presidente de la junta directiva y presidente ejecutivo de IBM, Ginni Rometty, en un comunicado a la prensa sobre la adquisición. “Este es el próximo capítulo de la nube. Requiere cambiar las aplicaciones comerciales a la nube híbrida, extraer más datos y optimizar cada parte del negocio, desde las cadenas de suministro hasta las ventas".

En este momento, IBM dice que esto está resultando difícil para las empresas debido a los desafíos que enfrentan al tratar de migrar aplicaciones entre proveedores que conforman el mercado de la nube "propietario".

Pero IBM no es el único proveedor de servicios en la nube que observa el 80%, ni es el único que reconoce el importante papel que jugarán las tecnologías de código abierto para ayudar a las empresas a mover más de sus cargas de trabajo y aplicaciones locales a la nube.

Microsoft, por ejemplo, se ha convertido en un vocero de la comunidad de código abierto en los últimos años, con el lanzamiento debut de una versión compatible con Linux de su software SQL Server, su adquisición de GitHub y su respaldo financiero a la Iniciativa de Código Abierto (OSI).

"Una nube para todos"

Google, con su declaración de misión de "construir una nube para todos", es un colaborador activo y partidario de la comunidad de código abierto y creó la tecnología de contenedor Kubernetes ampliamente utilizada antes de entregarla a la Cloud Native Computing Foundation para su mantenimiento.

El CTO de Google Cloud y el ex empleado de Red Hat, Brian Stevens, dijeron recientemente a nuestro portal hermano Computer Weekly que una nube abierta es mejor para los usuarios. "Les da flexibilidad y opciones y les facilita la salida", dijo.

En este contexto, la adquisición de Red Hat tiene sentido y coloca a IBM en una mejor posición para aprovechar una serie de sub-tendencias que se desarrollan en el mercado más amplio de computación en la nube, según William Fellows, fundador y vicepresidente de investigación de la firma de análisis 451 Research.

"No está claro si IBM ha asegurado un futuro con esta adquisición o si puede seguir siendo relevante de manera más general", dijo. "Todavía se ve detrás de la curva. Sin embargo, hizo una compra en dirección a las tendencias potenciales: microservicios Kubernertes (dado que OpenSoft de Red Hat es una distribución de Kubernetes muy creíble para la empresa), servicios nativos de la nube y también una nube híbrida".

Y aunque IBM está en lo correcto en su decisión de redoblar sus esfuerzos para cortejar a las empresas con sus ofertas híbridas y de múltiples nubes, Fellows no está seguro de la recepción que recibirá por parte de los CIOs y directores de TI.

"El mensaje de una nube múltiple o híbrida para TI es fuerte, aunque aún queda por ver qué tan creíble se percibe a IBM", dijo. "Si bien IBM Cloud sigue siendo el número tres de jugadores de IaaS en la nube [detrás de Microsoft y AWS] por tamaño, no ha sido exactamente el éxito que IBM había esperado. Las acciones de IBM generalmente habrían resultado en la interrupción de los competidores. Eso fue en el pasado. Ahora los competidores no estarán preocupados y es probable que puedan aprovechar el miedo, la incertidumbre y la duda [generados por esta adquisición]", acotó Fellows.

La cuota de mercado de IBM

Este es un punto de vista compartido en gran medida por el observador del mercado, John Dinsdale, analista jefe de Synergy Research Group, cuyo último rastreador mundial del mercado de la nube notó una disminución en los últimos trimestres en términos de cuán grande es la cuota de mercado que IBM está acumulando, en comparación con sus competidores.

"La adquisición no tendrá un impacto inmediato en la participación de mercado de IBM en IaaS, PaaS o servicios de nube privada hospedada", dijo Dinsdale. "Lo que hará la adquisición es darle a IBM una gran ayuda en la forma en que aborda los complejos requisitos empresariales para la implementación y gestión de la nube híbrida".

Agregar a Red Hat a su mezcla de productos también debería darle a IBM una ventaja en la generación de ingresos de los servicios profesionales, ya que es predominantemente donde Red Hat también gana la mayor parte de su dinero.

"En términos de ingresos y participación de mercado, la recompensa para IBM se dará principalmente en software y servicios profesionales", agregó Dinsdale. "Sin embargo, habrá algunos beneficios adicionales ya que esto ayudará a IBM a mejorar su juego en la infraestructura de nube privada y en los servicios alojados de nube privada".

Aún queda un largo camino por recorrer y falta conseguir la aprobación del regulador antes de que se complete el acuerdo de IBM-Red Hat; ambas partes consideran que el acuerdo no se cerrará hasta la segunda mitad de 2019.

Con AWS y Microsoft, en particular, estableciendo actualmente el ritmo de crecimiento para el resto del mercado de la nube, cuando el acuerdo se cierre IBM podría tener aún más terreno para compensar si pretende usurpar a cualquiera de sus rivales y hacer realidad sus ambiciones de nube híbrida.

Este artículo se actualizó por última vez en noviembre 2018

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close