Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

¿Empleos en peligro por la crisis sanitaria y la automatización?

La crisis ocasionada por la pandemia puede llegar a sumar más de 24,7 millones de empleos perdidos. ¿Cómo puede ayudar la tecnología a habilitar esquemas de teletrabajo que permitan mantener empleos?

La crisis del Covid-19 en el mundo está impactando de sobremanera; una crisis sanitaria que ha obligado a gran parte de las naciones a seguir protocolos de seguridad epidemiológica que incluyen el ponerse en cuarentena y hacer home office, y es en esta coyuntura que la tecnología está jugando un papel primordial ya sea como apoyo para la prevención y cura de esta enfermedad o para ayudar a mantener la continuidad de las operaciones empresariales.

En el primer caso, algunos fabricantes de tecnología están dando a conocer soluciones enfocadas en la detección, prevención y tratamiento del coronavirus Covid-19, algunas basadas en la nube e inteligencia artificial (IA), como es el caso de la china Huawei, pero también hay nuevas tecnologías como los chatbots que pueden ayudar a compartir información general sobre el virus, como es el caso de las plataformas de Landbot.

Más allá de las muertes por las complicaciones ocasionadas por el Covid-19, una de los temas más dramáticos de esta pandemia es la parte económica y de pérdida de empleos.

De acuerdo con estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la crisis del Covid-19 puede acarrear un aumento del desempleo mundial de entre 5,3 millones de personas (de acuerdo con las hipótesis más “amables”) y 24,7 millones (en los cálculos más pesimistas), a esto se suma una cifra de entre 8,8 y 35 millones de personas más estarán en situación de pobreza laboral en todo el mundo, frente a la estimación original para 2020, que en realidad preveía una disminución de 14 millones de pobres en todo el mundo.

Las empresas que no cierren operaciones, lo harán gracias a que cuentan con procesos automatizados o a que sus empleados pueden realizar teletrabajo; estos empleados tienen cierta capacitación y ciertos niveles de estudio que les permiten realizar estos trabajos de forma remota, pero ¿qué ocurre con las personas cuyos empleos son repetitivos? Al terminar esta pandemia, ¿volverán y encontrarán sus empleos disponibles?

El negocio ¿está listo para el teletrabajo?

De acuerdo con, Rodrigo Pérez Delgado, CEO y Fundador de Trabajo en Digital, empresa incrustada en el área de Recursos Humanos, las empresas sí están preparadas para realizar trabajo remoto, en especial las más grandes, pues tienen clientes “que son jugadores importantes de la industria digital; agencias como KTBO, VML&YR o empresas como KIO o Scotiabank, con las cuales tenemos una comunicación constante, y varias de ellas nos han hablado de cómo han adecuado sus procesos actuales a una modalidad de trabajo remoto.”

Estos cambios generan áreas de oportunidad a las empresas, pues muchas se están viendo conflictuadas. “Nunca habíamos establecido un cambio con esta magnitud, como la que nos está requiriendo la coyuntura actual; las empresas que no están preparadas lo están pasando mal, por ejemplo, hay algunas que tienen filas interminables para que al personal le sea configurado una VPN,” nos comenta Sebastián Sanhueza, Country Manager Mexico en InvGate, empresa especializada en administración de servicios de TI.

Y este escenario sucede en algunas grandes empresas, pero quienes están sufriendo una realidad dolorosa son las pequeñas y medianas empresas (PyMEs), esas que generan más del 80% de los empleos en la región. Aunque algunas PyMEs ya tienen implementadas soluciones colaborativas como GSuite u Office 365, sistemas de gestión y CRMs en la nube, otras ven con recelo el trabajar con herramientas en la nube y prefieren el software instalado on-premises.

“Para estas últimas, una crisis como la del coronavirus les está generando graves problemas para continuar operando, ya que todos sus sistemas están en servidores locales y es muy complicado operarlos de forma remota”, de acuerdo con Mercedes Morera, directora para PyMEs en Snoop Consulting. En cambio, prosigue la ejecutiva, “para las empresas con una cultura de trabajo distribuido (es decir, labores en oficina y con acceso remoto) y con herramientas que facilitan ese trabajo, una crisis como la actual no afecta en absoluto su operación habitual.”

Por ello, la contingencia obligará a cambiar de paradigmas, el problema se presenta en toda la región de América Latina, sin excepciones; el home office ha tomado por sorpresa a la mayoría de las empresas, principalmente a las PyMEs.

De acuerdo con Helmuth Cepeda, vicepresidente de expansión internacional de RD Station, empresas especializada en desarrollo de software como servicio (SaaS), el verdadero reto estará en poder aprovechar la agilidad para ajustar sus procesos internos y la manera de dar servicio bajo el contexto actual, “la diferencia estará en la capacidad de reaccionar de manera rápida y efectiva para adoptar las TICs claves para implementar su trabajo no presencial, servicios de venta online, posicionar a su empresa en el mundo digital de manera efectiva”, dijo Cepeda.

Como evidencia de que el flujo de trabajo en línea ha crecido a raíz de la contingencia global, Verónica Peña, líder de la unidad de Trabajo Moderno de Microsoft México, nos compartió que han visto un aumento muy considerable en los usuarios de su plataforma Microsoft Teams: “hoy contamos con más de 44 millones de usuarios diarios; y esos usuarios han pasado más de 900 millones de minutos en reuniones y llamadas en equipos cada día desde el 23 de marzo”.

De acuerdo con la ejecutiva de Microsoft México, aunque no estemos preparados para el cambio de paradigma, ya tenemos las herramientas para enfrentarlo y el trabajo remoto es una tendencia que sólo se está adaptando más rápidamente. “Estuvimos viendo una curva de adopción constante pero muy amplia y hoy, frente a esta crisis de salud mundial, vemos que esta curva está en plena aceleración”, nos compartió.

La voz de la industria es que la región está preparada a nivel empresarial para afrontar esta crisis, pues se cuenta con infraestructura y con parte de los recursos humanos listos para trabajar de manera remota, pero ¿qué ocurre con los que son más operativos? ¿Sus tareas repetitivas pueden hacer robots y quitarles el empleo?

¿Los empleos operativos están en riesgo por el Covid-19?

Del lado humano del teletrabajo, encontramos a los empleados operativos que podrían ver afectados sus empleos si la automatización funciona bien y los puede sustituir, o, en el caso contrario, si no se implementa tecnología y se cierran de manera permanente sus fuentes de ingresos, es decir, donde no hay posibilidades de operar vía teletrabajo. En este sentido, de acuerdo con Gabriel Chipoco, director de Data de la empresa Willis Towers Watson, ya se están empezando a ver algunos cierres de operaciones.”

Los profesionales que trabajan actualmente de manera remota lo hacen para empresas de servicios profesionales (TI, publicidad, marketing, contadores), empresas del rubro financiero (aseguradoras, bancos y fintech), empresas de comercio electrónico y empresas del sector de la salud. “Todos estos rubros tienen parte de sus sistemas de atención al cliente, ventas y consultas (salud) con cierto grado de aprendizaje automático (machine learning) y automatización ya incorporados”, explica Federico Sardi, gerente de Desarrollo de Negocios en Snoop Consulting. “Los procesos automatizados (chatbots/ voicebots) favorecen la resolución de consultas frecuentes y permiten reducir el volumen de llamadas a los centros de contacto de cada cliente, esto quiere decir que bajan el tiempo de respuesta para las llamadas telefónicas”, agregó Sardi.

Chicopo, por su parte, considera que los empleos en riesgo dependerán de “que tan afectada se vea la operación y/o tipo de empresa derivado de la crisis, cuanto dure la crisis, qué tanto las empresas puedan absorber las pérdidas que se generen sin afectar los empleados. Sin duda vendrán tiempos de recuperación económica y tendremos empresas haciendo frente a la recuperación de distintas maneras.”

Un ejemplo de estas empresas podría ser las que usan robots para ayudar a mantener la operación. De acuerdo con estudios realizados por Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), se espera que el empleo en diversas industrias sufra una gran transformación e incluso algunos roles lleguen a desaparecer. Sin embargo, la misma OCDE menciona que únicamente el 14% de los empleos en los países que componen a la organización, siendo México uno de ellos, podrían perderse a causa de la integración de robots en los espacios de trabajo.

Estas cifras reducen los temores de las personas e industrias y también sirven para recordarnos que los robots pueden ayudar a los trabajadores a ser más productivos, llevar una vida laboral más satisfactoria y preservar los empleos existentes, así como generar nuevas opciones de empleo.

De hecho, los llamados robots colaborativos, o "cobots", prometen ser una panacea para muchos de los problemas más importantes que afectan al mundo desarrollado en la actualidad, incluido el pésimo crecimiento de la productividad, el envejecimiento de la población y la escasez de mano de obra.

Automatización como alternativa

El término “cobot” fue introducido por la empresa Universal Robots para referirse a robots colaborativos que pueden considerarse sistemas móviles que son capaces de compartir un espacio de trabajo, colaborar y cooperar (a través de algún contacto físico) con los humanos.

Estas unidades ya trabajan en diversos procesos y actividades como la recolección y colocación (pick & place), carga de línea, manejo de materiales y mantenimiento de máquinas.

Las aplicaciones más adecuadas para estos cobots son actividades que involucran el movimiento repetitivo de partes livianas que tienen lugar cerca de los humanos. Se espera que la demanda de este tipo de robots colaborativos aumente un 80% durante 2020, con el mercado expandiéndose diez veces a $1 mil millones de dólares durante este mismo año, lo que se puede ver incrementado por la crisis actual.

Esto suena alentador ante los números que ofreció la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), la cual mostró que la presencia del coronavirus Covid-19 en China ha provocado una contracción del 2% en la producción manufacturera del país durante el mes de febrero y ha causado ya una pérdida estimada en $50 mil millones de dólares a la economía mundial.

Al igual que las líneas de producción se pueden ver beneficiadas con estas tecnologías, otros servicios como los financieros no pueden parar y es de los sectores que, con o sin crisis sanitaria, debe mantenerse operativo, por ello han hecho uso del software de automatización.

Un caso es específico es el banco ecuatoriano Guayaquil, que tomó la decisión de ayudar a sus clientes, otorgando dos meses de tregua a los pagos, ayudando así a que no caigan en morosidad y mantener limpio su historial crediticio. El reto está en actualizar al nuevo esquema de pagos los registros de 6 millones de clientes. “Se están cambiando las fechas de pago, para que aseguren que no arroje morosidad, pero actualizar manualmente cada registro tomar 3 minutos, lo que significa 18 millones de minutos hora hombre, pero con un robot se hace todo en 2 días”, explicó Edmundo Costa, vicepresidente regional para America Latina y gerente general de Automation Anywhere, empresa desarrolladora de software de automatización de procesos robóticos.

Tras ver estos ejemplos, nos preguntamos si la crisis no solamente tendrá efectos perniciosos sobre la salud y también afectará a los empleados cuando esto acabe. “Difícilmente”, nos dice el CEO de Trabajo en Digital, Rodrigo Pérez Delgado. “Lo que hemos visto en la industria es que realmente no hay un trabajo que no se beneficie de la automatización. Por ejemplo, la programación puede ayudar a automatizar tareas de marketing, pero los especialistas no se quedarán sin trabajo, sino que podrán aprovechar ese tiempo para impulsar la innovación en su área. Así sucede con prácticamente todos los roles. Lo importante para los profesionistas es que se mantengan actualizados y que aprovechen las herramientas que surgen día a día para agregar valor a sus roles.”

Si en algo concuerdan nuestros entrevistados es que no hay riesgo de perder un empleo por la implementación del trabajo remoto. Tal como nos dice Verónica Peña, de Microsoft México, “se trata de un proceso de reskilling, o de ajustar nuevas habilidades a la tecnología y sus tendencias; sin duda esto traerá modificaciones para la fuerza laboral, ya que la tecnología está creando al mismo tiempo oportunidades que nos facilitan el camino para aprovechar nuevas formas de trabajo –como el trabajo remoto en este momento de contingencia mundial–, manteniéndonos productivos e, inclusive, logrando atender respuestas de emergencia más rápidas, con mayor eficiencia y de una forma colaborativa entre las diferentes industrias con las que nos involucramos.”

Para ello hay que generar una concientización que vaya enfocada a la promoción y profesionalización del personal, para que así la automatización solamente tenga que ver con tareas repetitivas, mientras que los humanos pueden seguir desempeñando “labores que impliquen análisis, algún tipo de acción que ni siquiera la inteligencia artificial pueda realizar por ahora, por ejemplo, las que requieren del sentido común o la interpretación correcta de los servicios que estamos dando, sobre todo en Latinoamérica, en donde la calidez en la comunicación tiene mucho que ver”, opina Sebastián Sanhueza, de InvGate.

¿Y los freelancers, que tan afectados serán? En palabras de Pérez Delgado, este segmento puede salir fortalecido de esta emergencia sanitaria. “Si ya tienen algunos clientes, ellos deben notar que el proceso de trabajo se mantiene prácticamente sin interrupciones, lo que a la larga aumentará el valor de su relación con estos mismos clientes”. Las dinámicas de trabajo están cambiando y muchas empresas voltean a ver a los freelancers y trabajadores remotos como una opción viable que les ayude a desarrollar sus proyectos. “Como experiencia personal, les puedo decir que con los colaboradores freelance de Trabajo en Digital hemos mantenido el mismo flujo de trabajo durante estos días y lo mantendremos una vez terminada la emergencia.”

Finalmente, el CEO de Trabajo en Digital deja algunos consejos para los colaboradores independientes:

  • Aprovechar el tiempo para revisar sus procesos: tanto de desarrollo de proyectos corrientes como de obtención de nuevos clientes.
  • Crear un blog: si no les interesa el formato, pueden ser de otro tipo como podcasts, canales de YouTube, montar newsletters. etc. “El objetivo debería ser dar a conocer su 'expertise' en los temas que mejor dominan.

Cambio de paradigma, la respuesta ante la crisis

Si algo queda claro es que la forma en que trabajamos ya no será igual al concluir la emergencia sanitaria, nos tendremos que apoyar en los asistentes digitales cada vez más, deberemos romper los esquemas con los que hemos trabajado a en las últimas décadas. Como finaliza Edmundo Costa de Automation Anywhere, “somos esclavos de las costumbres y, cuando viene algo nuevo, siempre tenemos dudas y cierto escepticismo y quizá un poco de miedo natural, es parte de quiénes somos como seres humanos, y esta crisis va a romper esas barreras, va a forzar el cambio para bien”.

En algo que concuerda la industria es que deberemos ajustarnos a la nueva forma de trabajo, reforzar la inclusión y aconsejar a nuestros compañeros de equipo para ayudarles a descubrir mejores prácticas para el trabajo remoto. Cada persona enfrentará desafíos únicos en este momento y cada uno hará frente a esta situación de manera diferente, pero las empresas deben tratar de entender y reaccionar a las necesidades individuales tanto como sea posible.

Investigue más sobre Tendencias de cómputo empresarial

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

Close