Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

El valor del gobierno de la información corporativa como activo de negocios

En este Q&A se analiza cómo las empresas deben abordar y adaptarse a la importancia cada vez mayor del gobierno de la información corporativa.

A medida que la información continúa su transformación hacia un producto básico, las empresas deben repensar cómo administran y protegen ese activo. Jeffrey Ritter, un abogado experto en leyes y tecnología, dice que lo primero que las compañías necesitan hacer es darse cuenta de que la información una propiedad, y desarrollar la estrategia correcta de gobierno de la información corporativa para proteger esa propiedad.

En esta entrevista con Scot Petersen, director editorial de nuestra publicación hermana SearchCompliance, Ritter analiza cómo las empresas deben abordar y adaptarse a la importancia cada vez mayor del gobierno de la información corporativa.

Scot Petersen: Entonces, ¿qué significa el gobierno de la información corporativa, y quién debe estar involucrado?

Ritter: Por cerca de 20 años, hemos estado viendo el surgimiento de algo que todos damos por sentado, y eso es que la información digital es una propiedad. La creamos. La compramos. La vendemos. Y, por desgracia, a menudo se la roban. Se está reconociendo que la información se está convirtiendo en la moneda del siglo 21, algo que realmente puede ser objeto de comercio o trueque por otros bienes de valor.

Como resultado, las compañías finalmente están empezando a apreciar que, sí, tienen los directores financieros y, sí, tienen los ejecutivos responsables de administrar los activos físicos. Pero ya es hora de comenzar a manejar la información digital, no como un subproducto de los negocios cotidianos, sino como un activo central que se va a tener en cuenta en la medición de la riqueza y el valor general de la empresa.

Ahora aquí es donde se pone realmente dinámico y un poco volátil para todos nosotros. Entendemos las reglas cuando estamos construyendo una casa. Todas esas reglas están ahí para asegurar una estructura segura, sólida y con suerte duradera en la que podamos vivir. Pero cuando estamos construyendo nuestros sistemas, hay tantas reglas que reciben las empresas, y que vienen de tantas direcciones diferentes, que no se están ejecutando. Eso significa que la información no está siendo gobernada.

Así que, en muchos aspectos, de lo que estamos hablando cuando nos enfocamos en el gobierno de la información es realmente cómo construimos una estructura de gestión a través de la cual: Primero, podamos identificar las reglas que debemos ejecutar; segundo, identifiquemos los recursos que vamos a utilizar para lograr el cumplimiento de esas reglas; y tercero, tengamos los recursos instalados para medir el desempeño, hacer cumplir el desempeño, y tal vez incluso recompensar el rendimiento, de manera que estemos constantemente aumentando y mejorando la utilidad, la funcionalidad y el valor de la información. Creo que eso es lo que significa gobernar la información. Significa tratarla como una propiedad y, como tal, parte de lo que hacemos es poner reglas. Necesitamos ejecutar esas reglas.

Habla de la información como un activo. ¿Cómo una empresa valora su información?

Se está reconociendo que la información se está convirtiendo en la moneda del siglo 21, algo que realmente puede ser objeto de comercio o trueque por otros bienes de valor.

Cuando vemos las formas indirectas en las que, por ejemplo, los inversionistas valoran las empresas, una de las cosas que estamos viendo cada vez más es una demanda de transparencia. Es una medida indirecta, pero si está haciendo una inversión en una empresa basado en la integridad de sus registros comerciales –sus reportes financieros, su actividad de rendimiento– sin duda debe tener confianza en eso. Debe tener la seguridad de que es segura, está protegida y tiene integridad, y que la información tiene disponibilidad.

Cualquiera en seguridad de la información reconoce lo que acabo de decir como las tres anclas: la confidencialidad, la integridad y la disponibilidad. Ahora hay una conexión en cuanto a la forma en que se están realizando las inversiones en las empresas, y cómo están siendo valoradas. Las empresas que no puedan proporcionar controles de alta calidad, no puedan demostrar esos controles o no puedan responder a la pregunta “¿podemos confiar en esta información al hacer nuestras inversiones?”, no van a ser tan valoradas en el mercado.

¿Quién debería participar en la creación de políticas en una empresa, y sería un tipo política de arriba hacia abajo? ¿Es esto algo que todos los empleados deben revisar? ¿Cómo va a funcionar eso?

Creo que, si asumimos que la información digital tiene el mismo valor que el dinero, [entonces vemos que] es igual de importante para el éxito de la empresa. Es vital para la continuidad operativa del negocio. Es bastante claro que se trata de una decisión de arriba hacia abajo que necesitamos lograr la gobernabilidad de estos activos digitales dentro de nuestra empresa.

Algunos CIO se refieren a sí mismos como “jinetes de las cajas”, básicamente porque solo están adquiriendo e implementando la maquinaria de la infraestructura. Y nunca hemos visto al director de información tomar verdadera responsabilidad de la propia información. Creo que eso está cambiando, y entre el CIO, el director general, el director financiero, e incluso el director de asuntos legales, todos ellos están empezando a entender que el éxito o el fracaso [de] la eficiencia operativa de la empresa está en función delo bien que gobiernan su información digital.

Por lo tanto, la arquitectura del gobierno comienza desde arriba. Pero lo que hay que hacer, desde ese punto hacia adelante, a través de la red de la organización, es reconocer que realmente todo el mundo necesita estar involucrado en la refinación y la validación de las reglas que se aplicarán. En muchas situaciones, de hecho, las estadísticas son bastante convincentes. En más de la mitad de las inversiones hechas en proyectos de TI, las inversiones o bien fallan, o los proyectos sobrepasan el presupuesto por una razón: la falta de identificación y gestión de todas las reglas. Así que el consenso, la colaboración y la transparencia son todos valores críticos. El problema de poseer la información digital y gobernarla realmente está impulsando el nivel de colaboración dentro de las organizaciones, donde todo el mundo la está tocando. El problema es hacer eso a través de toda la complejidad, para que todos puedan ver realmente la imagen completa, y trabajar en la misma página.

Investigue más sobre Las aplicaciones de negocios

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close