WavebreakMediaMicro - Fotolia

Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

¿El mayor uso de nube aumenta la agilidad de negocios?

Si bien la nube ha demostrado ser una herramienta útil para las organizaciones en la era digital, ¿cuál es su posición en términos de agilidad? ¿Pueden las tecnologías en la nube, de hecho, aumentar la agilidad empresarial?

Dado el aumento constante del uso de tecnologías de nube en la empresa, es lógico esperar que se desarrollen formas adicionales de aprovechar estos recursos. Y teniendo en cuenta la necesidad de agilidad de los líderes de TI para abordar nuevas y desafiantes oportunidades, surge la pregunta: ¿puede la tecnología de computación en la nube aumentar la agilidad empresarial?

Aquí, examinamos cómo las tecnologías de computación en la nube, particularmente las diferentes ofertas «como servicio» como SaaS, PaaS e IaaS, pueden utilizarse para aumentar la productividad y mejorar el acceso a los recursos del negocio y, al hacerlo, aumentar la agilidad empresarial Esto es especialmente importante al desarrollar nuevos productos y servicios, aumentar la innovación, mejorar el servicio al cliente y mantener el cumplimiento.

La agilidad toma muchas formas en el mundo empresarial actual. Las organizaciones en industrias altamente competitivas y de rápido movimiento constantemente necesitan innovar e identificar formas de aumentar la productividad, llevar rápidamente nuevos productos al mercado y mejorar su capacidad para mantener la viabilidad y el éxito a largo plazo. En varias de estas industrias, los métodos antiguos ya no son la norma, lo que en última instancia podría causar daños a la organización a corto y largo plazo.

La tecnología de computación en la nube crece constantemente en aceptación y despliegue por muchos mercados verticales y continúa demostrando ser beneficiosa para la empresa, pero, ¿puede el mayor uso de estas tecnologías aumentar la agilidad empresarial? Vamos a ver.

La Figura 1 muestra una configuración de tecnología más o menos típica en la que los sistemas de almacenamiento local llevan la carga del soporte de aplicaciones, con solo un servicio basado en la nube en uso.

¿Esta configuración tiene recursos suficientes para crear un entorno ágil? A primera vista, la cantidad de almacenamiento de datos sugiere que hay suficiente almacenamiento disponible para soportar múltiples aplicaciones que podrían generar agilidad de manera colectiva. Como no tenemos las especificaciones técnicas de los distintos dispositivos, solo podemos adivinar lo que es posible. El uso de un servicio en la nube sugiere que la organización emplea algún tipo de servicio administrado para una aplicación especializada, como una suite financiera o un sistema CRM.

Eso por sí solo no significa necesariamente que se haya alcanzado un estado de agilidad. Además, debe considerarse el método para la copia de seguridad y recuperación de datos: ¿se implementa únicamente en el almacenamiento local o es una combinación de almacenamiento local y en la nube?

Por el contrario, examinemos un entorno algo más centrado en la nube, donde una organización utiliza recursos de múltiples recursos basados ​​en la nube. La figura 2 muestra una configuración con algo menos de almacenamiento local y un mayor uso de recursos basados ​​en la nube.

Si bien este tipo de configuración no se considera la norma hoy en día, sin duda es una tendencia notable. Podemos ver una mayor dependencia de los recursos basados ​​en la nube, incluidos los recursos «como servicio», así como las aplicaciones de misión crítica basadas en la nube.

Como tal, la disponibilidad de ancho de banda de red suficiente para admitir el rendimiento de datos para todas las transacciones de datos se convierte en una de las principales preocupaciones de la configuración. Y si la tecnología en la nube también brinda respaldo y recuperación para aplicaciones, máquinas virtuales y bases de datos de misión crítica y datos de clientes, la necesidad de ancho de banda es crítica. La seguridad también se convierte en una preocupación mayor ya que los recursos ya no ocupan los confines seguros de un centro de datos.

¿Cómo se logra la agilidad?

En cada una de las dos configuraciones de infraestructura, se puede disponer de suficiente potencia de procesamiento y ancho de banda de red para proporcionar agilidad, suponiendo que conozcamos los requisitos de la organización. ¿Cómo medimos y determinamos si el mayor uso de la tecnología de computación en la nube puede, de hecho, aumentar la agilidad empresarial?

Primero, TI debe determinar los requisitos de cada departamento de usuarios para acceder a los recursos, sus expectativas para los tiempos de respuesta a las consultas de los usuarios y la velocidad de procesamiento de los recursos. A continuación, se deben realizar pruebas de rendimiento de la aplicación para determinar la velocidad general y la disponibilidad de recursos críticos.

Pero eso no es todo: el elefante en la habitación es cómo determinar si la infraestructura actual de la Figura 1 se puede mejorar con la infraestructura de la Figura 2. ¿Qué organización va a hacer una inversión en la Figura 2 para determinar si las aplicaciones se reinician y responden más rápidamente? Tal inversión no se realizará sin una planificación e investigación sustanciales.

Lo que puede hacer es monitorear regularmente el rendimiento de los servidores, las aplicaciones y el ancho de banda de la red y realizar ajustes incrementales para lograr el mejor rendimiento general posible. Estos «ajustes» pueden incluir servidores más potentes, mayor memoria y mayor ancho de banda de red de área local y amplia. Algunos ejemplos son actualizar de 10/100 MB Ethernet a Gigabit Ethernet, aumentar las velocidades de acceso a internet de 500 MBps a 10 GBps e investigar la disponibilidad de versiones actualizadas (es decir, más rápidas) de aplicaciones críticas.

Ser proactivo es vital

Las actividades anteriores deben realizarse regularmente, independientemente de la configuración de infraestructura actual de una organización. Esto asegurará que los usuarios puedan acceder a recursos críticos a un nivel óptimo de rendimiento.

Tener múltiples recursos en la nube no es una garantía sólida de una mayor velocidad de acceso, pero la gestión proactiva de las operaciones de TI combinada con el conocimiento de los requisitos y expectativas del usuario tiene más sentido para aumentar la agilidad empresarial.

Investigue más sobre Cloud computing (Computación en la nube)

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

Close