Jason Stitt - Fotolia

Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

El gasto en infraestructura de TI cambia por el Covid-19

A medida que continúa la pandemia, las empresas de investigación afirman que las organizaciones deben realinear los presupuestos de TI para respaldar proyectos que mantienen las operaciones y suspender iniciativas no esenciales.

La pandemia de COVID-19 interrumpió el gasto y los proyectos de infraestructura de TI de 2020 en todo tipo de industrias. Después de meses de este abrupto cambio económico y laboral, y sin un final a la vista, las organizaciones deben realizar inversiones decididas y con aversión al riesgo.

El gasto en sistemas de centros de datos se reducirá en dos dígitos en 2020, y la mayoría de los departamentos de TI deben suspender proyectos o reevaluar planes, según informes de investigación de la industria. Pero las empresas también reconocen la necesidad de cambios y mejoras de TI para adaptarse al trabajo remoto, las demandas de los clientes y la incertidumbre económica prolongada.

Los directores de TI y los equipos de liderazgo deben comprender todas las opciones disponibles para agregar capacidad y entender cuáles se adaptan a sus necesidades.

El efecto de la pandemia en el gasto en TI

En 2020, las industrias generalmente se dividen en tres categorías:

  • Aquellas diezmadas por la pandemia, como aerolíneas, entretenimiento presencial y servicios hospitalarios (turismo).
  • Empresas que se han adaptado y mantenido el negocio. Estas empresas deben desarrollar planes a medida que los factores económicos continúan actuando.
  • Organizaciones que ofrecen productos y servicios valiosos durante la pandemia, que ahora experimentan un auge de nuevos negocios.

Esta última categoría abarca desde herramientas de colaboración de software como servicio (SaaS) hasta proveedores de infraestructura de escritorio virtual (VDI) y tiene un mantra de gasto diferente al de la mayoría. Para las empresas golpeadas por el crecimiento, la velocidad es fundamental.

"[Estas empresas] pasaron de 50 millones de usuarios a 500 millones de usuarios en un mes", dijo Juan Orlandini, arquitecto jefe del área de soluciones de nube y centro de datos de Insight Enterprises, un integrador de TI global.

Los proveedores de servicios en línea deben gastar de cualquier manera que aumente rápidamente su huella de infraestructura, ya sea en la nube o en el centro de datos.

"No pueden agregar talento o recursos lo suficientemente rápido", dijo Orlandini.

En el otro extremo, las empresas de las verticales más afectadas están invirtiendo dólares en TI para evitar el colapso. La seguridad de los datos y la infraestructura de TI más crítica están en la lista. Una empresa podría invertir mucho en seguridad, incluso con pocos ingresos, dijo Orlandini, porque una infracción significa el fin de esa marca.

Para la mayoría de las empresas, el gasto en la nube y el centro de datos debe ser más estratégico y menos ambicioso que lo que está en la carpeta de planificación de 2020. En general, el gasto en TI caerá un 7,3% este año, de $3,81 billones de dólares en 2019 a $3,53 billones de dólares, según Gartner. La firma de investigación espera que los sistemas de centros de datos contraten más áreas como el software empresarial y los servicios de TI.

Muchas empresas no han dejado de gastar, dijo Orlandini, pero lo están haciendo de manera diferente. Inicialmente, las organizaciones invirtieron en la informática del usuario final para permitir el trabajo remoto. A medida que avanza la pandemia, los departamentos de TI ahora se centran en proyectos para navegar y sobrevivir a la interrupción económica.

Los departamentos de TI deben realizar actualizaciones del centro de datos para admitir el trabajo remoto a largo plazo y la entrega de productos, como la capacidad de la infraestructura, los aceleradores de unidades de procesamiento de gráficos y de borde. Otros proyectos, para mejorar los ingresos, abrir nuevos mercados o fidelizar a los clientes, podrían desarrollarse de forma provisional.

En una encuesta a más de 300 profesionales de operaciones de TI empresariales, Evaluator Group descubrió que casi la mitad de los encuestados están reevaluando los proyectos de TI actuales y restableciendo las prioridades a futuro. Otros han suspendido todos los proyectos nuevos.

Aproximadamente la mitad de los encuestados esperan una disminución general del presupuesto, aunque alrededor del 25% dijo que el gasto disminuirá en algunas áreas y aumentará en otras, como la seguridad y las licencias de VDI. Tanto Gartner como Evaluator Group señalan que las tendencias generales de gasto en TI desmienten un panorama de TI turbulento y multisegmentado en muchas industrias.

Inversiones en infraestructura de TI flexible

Las tres opciones principales para agregar capacidad de TI son: como servicio, alquiler y compra. La capacidad de TI está disponible como servicio si los equipos de TI pueden detener el pago en cualquier momento. Si las organizaciones deciden dejar de usar un servicio, pero aún deben pagar, eso es un alquiler. Estas dos opciones permiten a las organizaciones ejecutar programas y proyectos con más flexibilidad que las compras de infraestructura.

La industria del almacenamiento de datos es el sector de infraestructura más maduro para el gasto flexible local, dijo Orlandini. Los gerentes de TI deben esperar pagar por una cantidad mínima de almacenamiento (100 TB, por ejemplo) con flexibilidad más allá de ese punto para aumentar y disminuir el uso con la demanda.

A diferencia de los modelos de arrendamiento local anteriores, los programas de precios basados ​​en el consumo permiten a las organizaciones pagar menos cuando reducen la escala. Empresas como Pure Storage, NetApp, Dell EMC y Hewlett Packard Enterprise ofrecen variaciones del modelo de alquiler.

Los alquileres en las instalaciones manejan pequeños aumentos y caídas en el uso. Orlandini señala que un proveedor de almacenamiento no dejará 500 veces la capacidad base en el centro de datos en caso de que un departamento de TI necesite almacenamiento. Para cambios extremos de capacidad, la nube podría ser la mejor opción.

El almacenamiento en la nube pública es la forma más rápida y flexible de agregar capacidad a proyectos de TI. Con una acumulación de proyectos de TI y poco efectivo disponible, los departamentos de TI dependerán en gran medida de la infraestructura como servicio (IaaS) para implementar una recuperación comercial de las interrupciones del COVID-19, predijo Gartner.

En 2020, eso significa una tasa de crecimiento del 13,4% en el gasto de IaaS a $50,4 mil millones de dolares. IDC proyectó que las empresas reducirán el gasto de capital hasta 2020, pero seguirán invirtiendo en implementaciones en la nube. Los proyectos en la nube pueden diferir el gasto de capital en actualizaciones de centros de datos y actualizaciones de aplicaciones, afirmó la firma analista.

Pero no es automáticamente más fácil ni más económico ejecutar la infraestructura en la nube que las opciones locales. Evalúen el almacenamiento en la nube cuando un proyecto pueda crecer, o detenerse, en cualquier momento o si el proyecto requiere servicios que ofrece el proveedor. Así como pueden aprovisionar en exceso en las instalaciones, pueden pagar una gran cantidad de recursos en la nube desperdiciados.

"La modalidad como servicio es una herramienta poderosa, pero como todas las herramientas, debemos saber cuándo y cómo usarlo", dijo Orlandini. Es más barato comprar capacidad que alquilar, y el almacenamiento tiene una vida útil prolongada. Si los equipos de TI pueden usar ese hardware durante tres años, no es necesario alquilarlo todo el tiempo.

Investigue más sobre Estrategias y tips de gestión

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

Close