pathdoc - stock.adobe.com

Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

El Perú en la era de la automatización y la innovación tecnológica

Existe aún una gran brecha de conocimiento y buenas prácticas en la implementación de la transformación digital y cultural en las organizaciones, y el mayor reto es la transformación de las personas.

Ha llegado a mis manos el libro “¡Sálvese quien pueda! El futuro del trabajo en la era de la automatización” (2018) del periodista argentino Andrés Oppenheimer y ha coincidido con varias situaciones que he ido observando en el mercado peruano con respecto a la transformación digital de la industria local.

Oppenheimer señala, por ejemplo, que la “formación académica y las habilidades como la creatividad, la originalidad, la inteligencia social y emocional serán clave para las profesiones del futuro”. Cada vez más, el empresariado está ocupándose en alcanzar estándares internacionales sobre la gestión humana de sus colaboradores porque son conscientes de que el futuro tecnológico viene acompañado con nuevas reglas de juego para competir y crecer.

No solo los programas académicos están difundiendo la necesidad de actualizarse y estar más cerca de los avances tecnológicos, sino que también los líderes empresariales se están preguntando cómo ser protagonistas en el escenario del big data, la inteligencia artificial y la transformación digital de las organizaciones.

Adaptarse al cambio

Conversamos con Luciano Velazco Revoredo, director general en Telefónica Educación Digital, y para él la adopción de toda transformación digital no es opcional, sino que es un episodio natural y que no se detendrá en la forma de hacer negocios sino en la manera de aprender, trabajar, jugar, etc. “El Banco Mundial presentó un informe en el que pronosticaba que el 40% de las empresas actuales no sobrevivirá a la transformación digital proyectada para el 2020. Depende elegir de qué lado queremos estar. Por un tema de supervivencia, debemos mantenernos flexibles, adaptarnos al cambio, a las nuevas tendencias y reconocer que el cambio es inevitable”, precisa el ejecutivo de Telefónica.

Y en este escenario, la innovación, concepto más mencionado en los últimos eventos gerenciales y académicos en la región, es pieza esencial para construir una nueva identidad empresarial, que de la mano con las nuevas tecnologías podría potenciarse y servir de ventaja diferencial. “Big data, blockchain, la realidad virtual y aumentada, la explosión de la conectividad e internet de las cosas están cambiando todo y debemos adoptarlas como las herramientas que necesitábamos para mejorar en nuestra operación. Para ejemplificar, y utilizando nuestro caso personal, gracias al eLearning pasamos de capacitar a 250,000 empleados en 25 países de forma presencial, a capacitarlos a través de una plataforma virtual, en sus tiempos libres, a su ritmo y con un aprendizaje personalizado. Esto no solo significó una reducción superior al 40% en los costos de capacitación, sino que incrementó considerablemente el nivel de aprendizaje y mejoró la experiencia de los usuarios”, sentencia Velazco Revoredo.

Cambio cultural

En esa línea, Iván Juscamaita Palacios, director de Innovación y Transformación Corporativa en AmbideXtro by DelirioLab, describe los inicios de este proceso: “Antes de la transformación digital, las empresas se movieron en la era del eBusiness. En ella la innovación se centraba principalmente en el uso de internet y herramientas de TI como SCM, ERP, CRM y la colaboración para la automatización e integración de los procesos de la célebre cadena de valor de Michael Porter”, detalla Juscamaita.

La segunda etapa de este concepto tiene mayores características. “Mucho antes del eBusiness, las empresas vivían en la era de la Reingeniería. No había muchas herramientas informáticas o digitales; la innovación se centraba principalmente en realizar los procesos más eficientes, aplicando prácticas y metodologías tipo Lean Manufacturing, las 5s, Six Sigma, entre las principales”, comenta el ejecutivo de AmbideXtro, quien a modo de conclusión explica que “en cada era cambia el foco de innovación, la metodología, las tecnologías que la habilitan, pero la transformación se tiene que dar siempre en personas + procesos + tecnología. Así el reto más grande de este proceso es la transformación de las personas, es decir, el cambio cultural”.

Con lo revisado en este artículo, la industria peruana tiene mucho por aprender e innovar. Existe aún una gran brecha de conocimiento y buenas prácticas en la implementación de la transformación digital y cultural en las organizaciones. Contribuir con este propósit, es la gran tarea del Estado y la comunidad empresarial, así como por parte de la academia, para atrapar las mejores oportunidades de la automatización del trabajo y de la educación en general.

Este artículo se actualizó por última vez en abril 2019

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close