auremar - stock.adobe.com

Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

Drixit Technologies digitaliza y revoluciona la seguridad de los empleados industriales

Sólo un 1% del software desarrollado mundialmente está pensado para el 80% del mercado laboral que son los trabajadores sin escritorio, como el caso de los operarios industriales, informa la Superintendencia de Riesgo de Trabajo en Argentina.

Mientras que la tecnología evoluciona cada vez más rápido en diferentes industrias, existe un sector laboral que queda en las sombras de la digitalización. Se trata de los empleados llamados “trabajadores sin escritorio”, aquellos que, dada la naturaleza de sus empleos, viven sin registro digital de su trabajo.

¿Cómo impacta esta digitalización a quienes realizan tareas operativas en espacios como fábricas, plantas de producción o la vía pública, por ejemplo? ¿Cómo se protege a los profesionales industriales y aquellos que se desempeñan fuera de un ambiente controlado por la empresa?

Actualmente, 80% de la fuerza laboral global trabaja de manera offline y no ha visto grandes modificaciones en su dinámica cotidiana en los últimos 30 años. Las industrias tradicionales son sus principales empleadores y, más allá de la automatización aplicada a ciertos procesos, aspectos centrales como la seguridad de los operarios se ha quedado en el tiempo.

Para poner en contexto: 1 de cada 100 trabajadores industriales tiene un accidente al año; y el 22,6% de los trabajadores argentinos desempeña tareas industriales. Los accidentes se producen generalmente por factores humanos (75%), situaciones de la organización (20%) y fallas técnicas (5%). Una petrolera puede perder $1 millón de dólares en un día por tener que parar su operación por un accidente.

Este tipo de situaciones puede generar inconvenientes en la salud del equipo de trabajo, freno de la operación, desmotivación del equipo de trabajo, una crisis para la compañía y el rediseño de las operaciones, entre otras situaciones.

En Argentina, según informa la Superintendencia de Riesgo de Trabajo, entre enero y marzo de 2021 se registraron 15.000 accidentes laborales en las industrias de minería, manufactura y energía. A nivel global, durante 2020 hubieron más de 350.000 accidentes laborales y 503 trabajadores fallecidos. A su vez, sólo un 1% del software desarrollado mundialmente está pensado para este 80% del mercado laboral que son los trabajadores sin escritorio, como el caso de los operarios industriales.

Mariano Focaraccio

“Ver una persona colgada a más de 20 metros de altura para lavar una ventana o a un operario incomunicado en un entorno riesgoso nos llevó a investigar y a desarrollar una solución tecnológica que pudiera atender efectivamente esta problemática. Con la creación de Drixit buscamos innovar en el mundo industrial ofreciendo un producto accesible, de diseño argentino y que realmente proteja vidas”, explica Mariano Focarracio, CEO y fundador de la firma argentina Drixit Technologies.

La empresa digitaliza los sistemas de seguridad industrial con el primer EPP Digital (Elemento de Protección Personal), su objetivo es reducir las tasas de accidentes en la industria, generando entornos laborales más seguros y potenciando la excelencia operativa.

“En la actualidad hay muchos manuales e instrucciones sobre cómo actuar frente a un accidente, cómo realizar evacuaciones y planificarlas con anticipación, estándares de buenas prácticas de construcción y todo tipo de procedimientos, pero todavía no se tiene en cuenta cómo la tecnología podría mejorar cada uno de estos pasos”, detalla Federico Storni, socio y COO de Drixit Technologies. “La incorporación de un Elemento de Protección Personal (EPP) digital tiene el potencial de controlar y minimizar el peligro, previniendo accidentes de trabajo y enfermedades profesionales ante la presencia de riesgos específicos que no pueden ser aislados o eliminados”.

Se trata de una solución de internet de las cosas (IoT) que combinando hardware y software permite pasar de un mundo analógico a digital en tiempo real. Este sistema integral permite digitalizar “las reglas de oro de seguridad industrial”, a saber: permisos de trabajo, trabajo en altura, espacios confinados, áreas restringidas, atmósferas explosivas, y vehículos y equipos móviles.

El Dirixit Tag, que pesa solo 70 gramos, digitaliza la operación y es colocado en el casco, mameluco o cinturón de la persona y permite identificar de forma rápida y eficaz a los operadores faltantes frente a casos de emergencias, al activarse los protocolos de evacuación o cuando se realizan trabajos en áreas confinadas.

“Nuestro sistema transforma el casco, un elemento fundamental en seguridad industrial, en Smart. Es decir, ahora el casco es inteligente gracias a la tecnología que desarrollamos con el EPP Digital”, explica Focaraccio y cierra: “Apuntamos, a solucionar desde un sistema tecnológico e inteligente los problemas de seguridad de la industria”.

Investigue más sobre Auditoría de seguridad y el cumplimiento de normas

Close