doidam10 - stock.adobe.com

Noticias Manténgase informado sobre las más recientes actualizaciones de productos y noticias de tecnología empresarial.

Dpto. de Defensa elimina un acuerdo de $10 MMDD para la nube JEDI por temas políticos

El contrato de nube de $10 mil millones de dólares del Pentágono con Microsoft ya no existe. El Departamento de Defensa solicitará nuevas ofertas a Microsoft y AWS para un nuevo pacto llamado Joint Warfighter Cloud Capability.

El Departamento de Defensa (DoD) de EE.UU. canceló el controvertido contrato de computación en la nube JEDI (por las siglas de Joint Enterprise Defense Infrastructure), por un valor de $10 mil millones de dólares, otorgado a Microsoft en 2019 después de años de cabildeo continuo y disputas legales entre proveedores rivales.

"El Departamento ha determinado que, debido a la evolución de los requisitos, el aumento de la conversión en la nube y los avances de la industria, el contrato de JEDI Cloud ya no satisface sus necesidades", dijo el Departamento de Defensa en un comunicado.

JEDI permitiría a Microsoft proporcionar servicios en la nube para el almacenamiento de datos, así como tareas de inteligencia artificial y otros requisitos informáticos.

El contrato JEDI será reemplazado por uno nuevo denominado Joint Warfighter Cloud Capability (JWCC). Microsoft y AWS pueden presentar ofertas y el Departamento de Defensa planea investigar si otros proveedores de nube tienen la capacidad para cumplir con las demandas del contrato.

JEDI se anunció por primera vez en septiembre de 2017, y la mayoría de los observadores esperaban que AWS ganara a Microsoft, IBM, Oracle y Google. Oracle presentó una demanda federal por el manejo del contrato por parte del Departamento de Defensa, pero un juez desestimó esa acción en julio de 2019.

Amazon también presentó una demanda ese año, alegando que la influencia política por parte del entonces presidente Donald Trump sobre la compañía había contaminado el proceso de adquisición. Trump ha tenido una pelea famosa con el fundador de Amazon, Jeff Bezos. Un juez dictaminó en abril que la demanda de Amazon podría seguir adelante, pero no estaba claro de inmediato cómo afectaría a la cancelación del contrato JEDI.

Además de necesitar especificaciones técnicas actualizadas para satisfacer las necesidades del Departamento de Defensa, la política puede haber jugado un papel en esta decisión.

"Esto tiene que ver, en parte, con que Trump metió la nariz en el asunto y ahora huele a la última administración", dijo Frank Dzubeck, presidente de Network Communications Architects, consultores en Washington, DC. “De hecho, las nuevas licitaciones gubernamentales que tengan una asociación con la última administración serán consideradas como muertos vivientes".

Un beneficio de la cancelación, dijo Dzubeck, es que el Departamento de Defensa quizás aprendió una lección al ofrecer un contrato como JEDI a un solo proveedor. Él cree que la agencia contratará múltiples proveedores de nube, aunque solo sea porque habrá un mayor énfasis en la implementación de nubes híbridas y sus esquemas de seguridad más complejos en comparación con la arquitectura de nube única original planificada para JEDI.

"Después de JEDI, este próximo se destinará a varios proveedores", dijo Dzubeck. "AT&T podría estar cometiendo un error similar al anunciar, la semana pasada, un acuerdo en el que entregaría todo a Azure de Microsoft, lo que los llevaría a reemplazar cada tubería por una de Microsoft".

Las calificaciones más estrictas que enfrentan los posibles candidatos, principalmente el requisito de estar certificado en los tres niveles de clasificación, es decir, secreto no clasificado y alto secreto, así como tener controles de ciberseguridad de primer nivel, podrían afectar las posibilidades de algunos posibles candidatos. Microsoft ya cumple con esas calificaciones a través de su oferta exitosa en el contrato JEDI.

"Esto le da a alguien como Google una barrera más alta para saltar en comparación con Microsoft, que tiene estas certificaciones", dijo Dzubeck.

Microsoft respondió a la decisión del Departamento de Defensa con una publicación de blog que tuvo un tono conciliador.

"Entendemos la razón fundamental del Departamento de Defensa y los apoyamos a ellos y a todos los miembros militares que necesitan la tecnología de misión crítica del siglo XXI que JEDI habría proporcionado", dijo la compañía. "El Departamento de Defensa se enfrentó a una decisión difícil: continuar con lo que podría ser una batalla de litigios de años o encontrar otro camino a seguir. (...) Está claro que el Departamento de Defensa confía en Microsoft y nuestra tecnología, y estamos seguros de que continuaremos teniendo éxito conforme el DoD selecciona socios para nuevos trabajos".

El presidente de industrias reguladas de Microsoft en EE.UU., Toni Townes-Whitley, dijo que la compañía espera "competir y recibir muchos otros proyectos en la nube del Departamento de Defensa en el futuro". Pero Townes-Whitley colocó la responsabilidad de los años de demora directamente en AWS, lo que prolongó el proceso con años de litigios.

"Los 20 meses desde que el Departamento de Defensa seleccionó a Microsoft como su socio JEDI destacan los problemas que merecen la atención de los encargados de formular políticas: si una empresa puede retrasar, durante años, las actualizaciones tecnológicas críticas para quienes defienden nuestra nación, el proceso de protesta necesita una reforma", escribió Townes-Whitley en el blog.

AWS no pudo ser contactado de inmediato para hacer comentarios.

En general, la saga JEDI parece ser en gran medida una pérdida de tiempo y esfuerzo, en opinión de un observador.

"El resultado final fue el cabildeo de Oracle y Amazon que sacudió la confianza del equipo de adquisiciones de JEDI", dijo R "Ray" Wang, fundador y director ejecutivo de Constellation Research. "Los requisitos cambiaron, por lo que fue más fácil rescindir y luego invitar a AWS y Azure a unirse más tarde. Ahora la pregunta es si Google volverá a licitar por el trato, o Oracle".

"El gobierno es un poco más inteligente ahora sobre cómo crear criterios de inclusión exclusivos que limitarán a los concursantes a Azure y Amazon, o que obligarán a Oracle y Google Cloud a comprometerse con los requisitos mínimos", agregó Wang.

Por su parte, el representante Mike Rogers, congresista republicano del Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes, instó al Pentágono a "moverse más rápido que el paso glacial en el que estamos ahora" y criticó las "protestas y litigios frívolos" que se han producido.

“El traslado de DoD a la nube empresarial ya ha llevado varios años y ahora el proceso se ha retrasado aún más. Sabemos que la postura de seguridad y la eficiencia del Departamento de Defensa mejorarán al pasar a la nube", dijo. "Debe haber repercusiones para aquellos que protestan por un premio y luego pierden su protesta. Tengo la intención de remediar este problema" concluyó Rogers, quien estima que la cancelación del contrato podría tener importantes repercusiones en otras partes del plan de modernización general del Pentágono.

El editor en general Ed Scannell contribuyó a este informe. Con información agregada de Lizzette Pérez.

Investigue más sobre Protección de datos empresarial

Close