Dmitry Nikolaev - stock.adobe.co

Noticias Manténgase informado sobre las más recientes actualizaciones de productos y noticias de tecnología empresarial.

Creación de estándares de medición de software, reto de la industria mexicana

De 2011 a la fecha la inflación en el mercado del desarrollo de software fue de 31.94%, pero el precio por soluciones ha bajado debido a la referencia del mercado.

Todo en nuestro mundo puede ser sujeto a medición, es por ello que no debería extrañarnos que el software, una herramienta tan importante para el desarrollo del mundo actual, deba ser también medido, pues al hacerlo se ofrece al comprador un producto a su medida, que ya fue revisado y probado, lo que hace que su oferta de valor sea alta.

Durante la conferencia “Contrataciones de desarrollo de Software en México. ¿Cuáles son las mejores condiciones para el Estado?”, impartida en el marco de la edición 2018 del Congreso Nacional de Medición y Estimación de Software (CNMES), el Dr. Francisco Valdés Souto, profesor asociado de la Facultad de Ciencias de la UNAM y Fundador de la Asociación Mexicana de Métricas de Software (AMMS), mencionó la importancia de la existencia de estándares que permitan la compra de software por solución, no por las horas de fabricación.

Para el académico de la UNAM, el tema de la medición es importante ya que en caso de no integrarse de manera formal se hace un software de manera artesanal, cuyo desarrollo solamente dependerá de los conocimientos de las personas involucradas en el proyecto, pero cuando se incluye la medición “se implementa un tema de formalización y de madurez de la ingeniería de software”, explicó.

Una muestra de lo anterior son los precios de las compras de software, que tienen un comportamiento errático del 2011 a la fecha, por ejemplo, de marzo del 2011 a julio de 2018 la inflación fue de 31.94%, lo que haría pensar que los costos por hora para el desarrollo de software aumentaron, pero la realidad fue lo contrario ya que, de acuerdo con Valdés Souto, en 2011 la hora de desarrollo costaba $428 pesos y, si siguiéramos esa lógica, ahora la hora de desarrollo tendría un precio de $565.72 pesos.

“Sin embargo, la realidad es que los precios han bajado, ya que en el software hablamos de una referencia de mercado y necesariamente el más caro no es el mejor; se sigue pagando lo más barato y esto hace que lo más caro, que en ocasiones es lo mejor, vaya desapareciendo, haciendo que los que eran de precio medio y con menores características se vuelvan lo más caro y a la larga desaparezcan. Esto genera que el software vaya perdiendo características de funcionalidad y la gente compra orientada al proceso, y pagan más porque es tiempo lo que les cobran, más que el producto terminado; por ello la necesidad de estandarizar”, comentó el Dr. Váldes.

El método Cosmic (ISO/IEC 19761) permite hacer esta medición y, sobre todo, es el método aceptado para determinar la funcionalidad y características de un software, así como analizar su nivel de productividad, sus alcances y analizar sus áreas de mejora.  Por ello el fundador de la AMMS menciona que “se deben tener métricas basadas en un estándar como el ISO/IEC 19761, que sean transversales y sean de utilidad para toda la cadena de valor, incluyendo el usuario, el comprador y el desarrollador.”

Este análisis sin duda es uno de los puntos que los fabricantes de software mexicanos deben de tener en cuenta, ya que ante la llegada de un nuevo gobierno y la posible reducción de los presupuestos para comprar TI, deberán ofrecer servicios basados más en la calidad del desarrollo que en el tiempo de fabricación de la solución. “Ahora la Auditoria Superior de la Federación (ASF) audita las adquisiciones de software” por parte del gobierno mexicano, para ver su real funcionalidad, advirtió Valdés.

La austeridad que se espera venga con el cambio de gobierno significará un reto para mantener los procesos de digitalización que se han venido haciendo en sexenios, por ello, para el académico el tema no es qué metodología usar, sino cuánto software podemos hacer. “Si existiera algo como los nutrition facts que vienen en los empaques de alimentos que compramos, en los que vienen los nutrientes y sus porcentajes, si existiera algo similar con el software el cliente sabrá que tan adecuado es para sus necesidades”, dijo.

Agregó que si se usa la metodología Cosmic se debe recolectar esa información, para después analizarla, y así comparar la eficiencia contra el gasto.

Finalmente, Váldes Souto mencionó que “Cosmic no es magia, sucede lo mismo que con la evaluación CMMI, ya que las personas piensan que al obtener la certificación obtendrán todos los conocimientos necesarios para implementar la metodología para estimar y controlar proyectos de software, pero se debe trabajar en ello.”

Este artículo se actualizó por última vez en septiembre 2018

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close