Joshua Resnick - Fotolia

Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Consideraciones para construir, rentar o comprar un centro de datos

Para contar con un centro de datos, ya no es necesario construirlo. También se pueden comprar, rentar o adoptar una solución mixta. Moisés Levy comenta qué se debe considerar al tomar una decisión.

El auge de los negocios digitales ha traído consigo un aumento en la necesidad que tienen las empresas de contar con el soporte de un centro de datos (DC). Antes, esto conllevaba inexorablemente la decisión de construir un centro de datos propio, pero hoy las empresas tienen otras opciones, para elegir la que más les convenga: construirlo totalmente personalizado, comprar un DC, rentar su uso a un proveedor o adquirir una solución mixta.

El principal reto en el trabajo con un centro de datos, explicó Moisés Levy, CEO de Grupo Tecnosel y presidente del capítulo Venezuela de ICREA, “es buscar el punto de quiebre entre confiabilidad y costo”.

En su conferencia, dentro del marco del Expo DataCenter 2016 organizado por ICREA, el experto resaltó que “no hay solución correcta, pues depende de qué se adapte mejor al negocio” estimando, por ejemplo, las decisiones de inversión total que se quiera o pueda realizar (según análisis financieros), el flujo de caja con el que se cuente, la visión del negocio y los requisitos técnicos.

Levy mencionó que hay una serie de consideraciones que las compañías deben tener en cuenta al evaluar su proyecto de centro de datos, tales como: el nivel de seguridad, el nivel de disponibilidad, el nivel de confiabilidad, el nivel de redundancia, la responsabilidad con las autoridades, los requisitos de auditorías, los requisitos de almacenamiento, los requisitos para seguros y coberturas, la eficiencia en las operaciones, la rapidez para el procesamiento de las transacciones, y cómo reducir el tiempo de caída.

Sin embargo, los aspectos básicos que se debe examinar, de acuerdo con Levy, son: la visión de la empresa, los aspectos legales y regulatorios, los requerimientos técnicos, la seguridad, la experiencia, la tercerización de servicios (outsourcing), la vida útil del negocio, el tiempo de implementación y el flujo de caja.

El primer paso es realizar una planificación estratégica. “La planificación no es opcional [y parte de ello es el análisis de riesgos]. Tanto para tomar una decisión estratégica, como para realizar un análisis de las diferentes alternativas para asegurar el adecuado funcionamiento del centro de datos respecto a confiabilidad, desempeño, etc.”, refirió.

Ventajas y desventajas de las diferentes opciones

Levy destacó que cada modelo de adopción empresarial de un centro de datos tiene una serie de ventajas y desventajas que observar. Por ejemplo, todo lo que tiene que ver con construir o comprar tiene un alto nivel de CAPEX [inversión de capital] a corto plazo, pero a largo plazo se puede gastar más CAPEX en un modelo de alquiler.

He aquí un vistazo a las ventajas de cada modelo:

Construir un DC

Comprar un DC

Rentar un DC

  • Satisface requerimientos específicos del usuario;
  • Bajo costo a largo plazo;
  • El negocio es dueño y controla la localidad;
  • Decisiones independientes;
  • Control total de instalaciones, operación y mantenimiento;
  • Capacidad de subarrendar el espacio para compartir costos o generar ingresos;
  • Menor OPEX.
  • Bajo costo a largo plazo;
  • Rápida implementación;
  • El negocio es dueño y controla la localidad;
  • Decisiones independientes;
  • Se adapta como solución a largo plazo;
  • Simplifica el proyecto;
  • Alto control de operación y mantenimiento;
  • Capacidad de subarrendar el espacio para compartir costos o generar ingresos;
  • Menor OPEX.
  • Baja inversión inicial;
  • La más rápida implementación;
  • Flexibilidad técnica y de negocio;
  • Modelo de costos más predecible;
  • Simplifica el proyecto;
  • Acceso garantizado a electricidad y conexiones de alta calidad;
  • Personal con experiencia;
  • Costos fijos compartidos;
  • Menor CAPEX.

En relación a las desventajas, la construcción de un centro de datos conlleva una alta inversión inicial, así como un proceso a largo plazo, que puede requerir soluciones intermedias. También requiere un compromiso a largo plazo, un mayor tiempo de implementación, y un mayor CAPEX inicial.

En el modelo de compra, las desventajas son la alta inversión inicial, el hecho de que requiere adaptarse a diseños existentes y un compromiso a largo plazo. Igualmente, puede no ofrecer flexibilidad técnica y de negocio, y requiere un mayor CAPEX inicial.

Respecto a estos modelos, un punto importante que las empresas deben recordar, dijo Levy, es que una infraestructura de centro de datos se proyecta para no menos de 30 años.

Para el modelo de renta o alquiler, las principales desventajas son el alto costo que trae a largo plazo, que las instalaciones son controladas por el proveedor y que requiere que las organizaciones se adapten a las características de este. También trae un mayor OPEX, y el riesgo de perder el contrato de ocupación del espacio.

Modularidad, tendencia en auge

Sea cual sea el modelo que se elija, Levy recalcó que, en términos de la visión de crecimiento, y como parte de la planificación, la modularidad en los centros de datos es un requisito deseable.

“La modularidad trae una mediana inversión inicial, un bajo costo a largo plazo y una rápida implementación, así como flexibilidad técnica y de negocio. También permite una inversión a medida que se crece, facilita tomar decisiones independientes y se adapta como solución a largo plazo, sin mencionar que suelen ser altamente eficientes en energía y pueden simplifican el proyecto”, dijo.

No obstante, el experto afirmó que trabajar con DC modulares todavía requiere tecnologías de proveedores para optimizar el diseño, y esto puede convertirse en una desventaja.

Otras tendencias que están surgiendo en el mercado, y que Levy aconsejó examinar son:

  1. Las edificaciones equipadas a nivel de infraestructura, especialmente para ser usadas como centros de datos. Estos son proveedores que alquilan espacio físico, pero el usuario tiene el completo control de las operaciones y mantenimiento del DC.
  2. Los modelos de nube: Los centros de datos como servicio (DCaaS), que ofrecen múltiples DC y una reducción de riesgos. Igualmente, hacen posible mover los datos a las diferentes ubicaciones del proveedor, en caso de ser necesario.
  3. Los centros de datos modulares portátiles, tipo contenedor: Tienen ya algún tiempo en el mercado, pero su uso se está expandiendo. Son muy comunes en la industria petrolera.
  4. Colocation: Ahora también ofrecen la opción de cobrar por consumo, no por demanda.

La recomendación final de Levy para las empresas fue utilizar siempre centros de datos con certificaciones, ya que esto les da el respaldo de la auditoría de un tercero, y buscar centros de datos eficientes en la gestión energía y en términos operacionales. “Hoy los departamentos de riesgo operacional son quienes están contratando consultores de centros de datos porque al no tener disponibilidad, la confiabilidad de ese activo se convierte en un riesgo operacional”, concluyó.

Próximos pasos

No olvide revisar también:

Gestión administrativa en centros de datos, más relevante que la infraestructura

La industria de DC requiere un cambio de paradigma en América Latina

Por qué a algunos líderes de TI no les gustan los centros de datos perimetrales

Cinco recomendaciones para proteger de ataques cibernéticos a los centros de datos

Este artículo se actualizó por última vez en mayo 2016

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close