James Thew - Fotolia

Lo básico Póngase al día con nuestro contenido introductorio.

¿Cómo agilizar procesos de TI en Argentina usando estándares internacionales?

Si bien en Argentina los estándares y normas internacionales son reconocidos como una necesidad dentro de las organizaciones, es un arduo trabajo que las empresas las adopten.

En la actualidad, los estándares y normas de mayor inserción en las áreas de TI de las empresas argentinas son la norma ISO 9001; IRAM 90003; el estándar internacional CMMi; ISO/IEC 20000 e ISO/ IEC 27000. “La norma ISO 9001, la cual certifica el Sistema de Gestión de la Calidad de una organización, combinada con las recomendaciones de la norma local IRAM 90003 y el estándar internacional CMMi de la Universidad de Carnegie Mellon (USA), se utilizan para certificar la calidad de los procesos de desarrollo de software, fundamentalmente en las empresas que adhirieron a la ley 25922 de promoción de la industria SSI (modificada por la  ley 26692) que impulsó la adopción de sistemas de calidad y la certificación de estos estándares” señala Guillermo Leruga, director de IT Quality. La compañía presentó Proquratio Quality Tool, herramienta que colabora facilitando la adopción de los estándares, brindando herramientas de evaluación y despliegue, información respecto a las mejores prácticas y sus beneficios, automatización de los procesos y proyectos, mantiene en línea un repositorio de experiencias que facilita el cambio cultural, actualización permanente de los planes y avances, almacenando toda la información de auditorías y evidencias, y permitiendo el mantenimiento en el tiempo de las certificaciones.

Según el ejecutivo, en los últimos años se ha trabajado también en la adopción de estándares de seguridad de la información por lo que muchas organizaciones han comenzado a adoptar las recomendaciones de la norma ISO/IEC 27000 y algunas han alcanzado la certificación. “Por último, a un ritmo más lento, se van incorporando otras normas, como por ejemplo la ISO/IEC 20000 que certifica la calidad de la gestión de servicios de TI”, agrega Leruga.

Desde IT Quality explican que si bien en Argentina los estándares y normas internacionales son reconocidos como una necesidad dentro de las organizaciones, es un arduo trabajo que las empresas las adopten, ya sean éstas públicas o privadas. “A pesar de la coincidencia en los diagnósticos, son pocas las organizaciones que han iniciado proyectos para mejorar la calidad de los servicios tecnológicos, e incluso, el impulso que tuvieron las empresas ligadas al desarrollo de software por la ley de promoción ha declinado en forma preocupante” puntualizan.

Teniendo en cuenta la importancia de la tecnología en los negocios y el crecimiento de las empresas en los últimos años, es llamativo sin embargo que no se tengan en cuenta en mayor medida los beneficios y el aporte fundamental que implica la adopción de estándares internacionales de calidad en la gestión de la tecnología de la información. “Como reflejo de esto, podemos aportar el hecho de que hoy en día en Argentina, solo tenemos tres empresas certificadas en la norma ISO/IEC 20000 –norma que certifica la calidad de los servicios de TI–, y otras tantas en la norma ISO/IEC 27000  –relacionada con la seguridad de la información”, resume.

Otro dato importante para contextualizar esta realidad de atraso en la adopción, es que muchas organizaciones logran certificar un estándar, pero luego no mantienen activo el Sistema de Gestión y pierden la certificación. “Sin lugar a dudas, la adopción de un estándar conlleva un cambio cultural en toda la organización, por lo que, si este cambio no se realiza, el proyecto fracasa rotundamente”, subraya Leruga.

El ejecutivo destaca algunos de los problemas habituales a la hora de obtener certificaciones internacionales: “Algunas de ellas están ligadas al desconocimiento respecto al tipo de estándar a adoptar; a la ausencia de un sponsor en la organización que entienda los beneficios y financie un proyecto de calidad; el temor al fracaso; la errónea planificación de los proyectos; la "mala prensa" de estos proyectos de cambio que muchas veces son considerados como la incorporación de burocracia que complica los tiempos de respuesta ante las necesidades del negocio, y en realidad solucionan dichos problemas aportando importantes beneficios que resuelven inconvenientes ligados a la calidad de los servicios de TI, la satisfacción de clientes, la mejora en los costos, etc.”

En este sentido, las recomendaciones a las empresas para que se certifiquen internacionalmente se vinculan con asesorarse sobre los estándares y aplicar a aquellos que dan respuesta a las necesidades de la organización. “Con este primer objetivo en mente, es preciso apoyarse en los que saben y tienen credenciales comprobadas, no comprar sin tener un buen diagnóstico de su estado de madurez, fortalezas,  debilidades, oportunidades y amenazas”, aclara Leruga.

Por último, el mismo grado de relevancia tiene –según el ejecutivo– contar con un patrocinador que impulse el cambio y planificar con base en las necesidades del negocio. “No pretender comerse el elefante de un solo bocado, hacerlo paso a paso; es preferible dar resultados de corto plazo que alimenten el proceso de cambio y utilizar herramientas que apalanquen todo el ciclo de vida del proyecto”, concluye.

Investigue más sobre Cumplimiento y control

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close