Maksim Samasiuk - Fotolia

Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Cinco habilidades que debe tener para tener éxito como director de TI

El conjunto de habilidades de un director de TI eficaz incluye una comunicación sólida, la resolución de problemas, la toma de decisiones, la gestión del tiempo, la organización y la capacidad de pensar y actuar estratégicamente.

El término profesional de TI puede evocar imágenes de veinteañeros perdidos en sus computadoras y generalmente ajenos al mundo real. Si bien este escenario puede ser cierto en algunas organizaciones de TI, estos jinetes del código obtienen su dirección –y a menudo su inspiración– de los directores y gerentes de TI.

Aunque los profesionales de TI tienen grandes conocimientos técnicos en áreas como redes informáticas, programación, sistemas operativos, soporte de aplicaciones, etc., algunos de ellos también tienen grandes habilidades de gestión. Estos son los conjuntos de habilidades que los distinguen de sus compañeros de TI, ya que un número cada vez mayor de organizaciones están poniendo a las TI en el centro de sus operaciones comerciales y estrategias de crecimiento y transformación. Para garantizar que las TI produzcan el alto rendimiento de la inversión que esperan, esas organizaciones necesitan personal que demuestre tanto las habilidades técnicas de TI como la capacidad de gestionar personas y proyectos.

En su análisis de la remuneración del empleo «Best Jobs 2021», U.S. News & World Report señaló que los directores de TI (en Estados Unidos) ganaban un salario medio de 146.360 dólares, una cifra muy superior a la de algunos empleos más especializados, como el de administrador de sistemas informáticos (83.510 dólares) y el de administrador de bases de datos (93.750 dólares). En el mismo año, el 25 % de los directores de TI mejor pagados ganaron 185.610 dólares. La Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos proyectó un crecimiento del 10 % para esta profesión entre 2019 y 2029, lo que es «mucho más rápido que el promedio».

La generosa compensación y las perspectivas auspiciosas no son sorprendentes porque la gestión de TI en la economía hiperdigital de hoy es un papel complejo que abarca diversas responsabilidades, incluyendo las siguientes:

  • despliegue, administración, supervisión, control y actualización de los sistemas de TI;
  • recopilación de requisitos y planificación estratégica con la alta dirección;
  • elaboración de presupuestos y gestión de costos;
  • ciberseguridad;
  • cumplimiento regulatorio; y
  • optimización y gestión de recursos.

Los directores de TI desempeñan un papel fundamental a la hora de garantizar que los sistemas de TI permitan a la organización cumplir sus objetivos y apoyar sus ambiciones de reinvención/transformación. Supervisan los sistemas informáticos existentes para garantizar el mínimo tiempo de inactividad y la máxima disponibilidad, y dirigen la adopción de nuevos sistemas y tecnologías para mejorar las operaciones y la posición competitiva de la organización.

Los directores de TI deben tener grandes habilidades técnicas, pero también deben demostrar una serie de habilidades y competencias igualmente esenciales.

1. Habilidades comunicativas e interpersonales

Hay varias razones por las que una gran capacidad de comunicación es absolutamente esencial para los directores y gerentes de TI. Por un lado, los directores de TI actúan como conducto entre los profesionales de TI y el resto de la empresa. Los directores de TI deben comunicar los requisitos del negocio al personal de TI, así como explicar los requisitos o retos clave de TI al personal de operaciones.

Deben ser capaces de comunicarse eficazmente, tanto verbalmente como por escrito, y también deben saber escuchar. Estas habilidades les permitirán hacer presentaciones eficaces a la alta dirección o a los principales responsables de la toma de decisiones, crear documentos técnicos o empresariales relevantes y actualizados, explicar las políticas de ciberseguridad más recientes a las bases de la organización y trabajar con los proveedores para conseguir el mejor acuerdo posible en las nuevas adquisiciones tecnológicas. También es importante dar ánimos a los miembros del personal, sobre todo para reconocer el trabajo sobresaliente. También deben socializar activamente con sus equipos, comprender sus retos, orientarles y guiarles para su desarrollo profesional, y estar preparados para impartir la formación que sea necesaria. Los directores de TI también deben ser capaces de gestionar las quejas sin ponerse a la defensiva o, lo que es peor, a la ofensiva.

Los directores de TI deben ser capaces de crear equipos eficaces, aunque no sean subordinados directos. También deben ser capaces de resolver y minimizar los conflictos, motivar al personal y servir de enlace con la alta dirección para abordar cuestiones o decisiones críticas en materia de TI.

No todas las habilidades importantes para la gestión de las TI implican conocimientos tecnológicos.

2. Resolución de problemas y toma de decisiones

Los sistemas informáticos actuales desempeñan un papel más activo y estratégico en la mayoría de las organizaciones, añadiendo un valor tangible a la empresa. Pero, para que esto ocurra, los sistemas deben funcionar bien y garantizar la continuidad del negocio, dos áreas de las que son responsables los directores de TI y en las que son valiosas las habilidades de resolución de problemas y toma de decisiones.

Incluso la mejor infraestructura o personal de TI no puede estar completamente libre de desafíos. Forma parte del trabajo de un director de TI el comprender rápidamente los problemas, identificar las causas fundamentales, y encontrar y aplicar las soluciones pertinentes. Los retrasos en la resolución de un problema pueden ser fatales para la continuidad del negocio y la longevidad de la organización, por lo que los responsables de TI deben ser capaces de enfrentarse a los problemas con rapidez y eficacia. Deben saber cómo funciona la infraestructura de TI y el ecosistema tecnológico de su organización para poder detectar los puntos débiles percibidos y ayudar a diseñar mejores soluciones según las necesidades del negocio. También deben apoyar y contribuir a una base de conocimientos aprendidos que facilite la determinación y resolución de problemas en el futuro.

Los responsables de TI deben tener una excelente capacidad de toma de decisiones para poder examinar las nuevas tecnologías y activos y decidir en cuáles es conveniente que invierta la organización. También pueden estar en contacto con múltiples proveedores que ofrecen diferentes servicios, condiciones y soporte, que tendrán que analizar y comparar antes de tomar una decisión final. A menudo, tienen que analizar una situación concreta y considerar los riesgos actuales y las repercusiones futuras antes de tomar una decisión. Esto es especialmente relevante para el control de cambios críticos o las situaciones de ruptura/reparación y para las decisiones que pueden tener un impacto financiero o a largo plazo en la organización.

Los responsables de TI también tienen que tomar decisiones relacionadas con el equipo en lo que respecta a la contratación, los ascensos, los despidos y otras cuestiones de personal.

3. Organización y gestión del tiempo

Los directores de TI suelen tener múltiples exigencias de tiempo, lo que requiere una organización eficaz y habilidades de gestión del tiempo para cumplir con sus responsabilidades de manera efectiva. También es posible que tengan que realizar varias tareas a la vez entre varios proyectos o equipos –si es que dirigen varios equipos–, por lo que es esencial ser sistemático y crear un flujo de trabajo eficaz para ellos mismos.

La gestión del tiempo y la organización van de la mano. Los responsables de TI deben saber cuánto tiempo requerirá un esfuerzo para poder planificar sus días y determinar los resultados específicos. También deben ser eficaces a la hora de delegar, sobre todo cuando las exigencias de su tiempo son difíciles. También es importante que gestionen su tiempo personal –por ejemplo, los descansos o las vacaciones– para asegurarse de que utilizan su tiempo de forma inteligente, gestionan sus niveles de estrés y evitan el agotamiento.

Dado que la gestión de equipos forma parte de la descripción de su trabajo, los responsables de TI también deben planificar eficazmente el tiempo de su equipo para garantizar que las tareas se realicen según los acuerdos de nivel de servicio y los indicadores clave de rendimiento de la organización. Al mismo tiempo que garantizan la eficiencia y la productividad del equipo, también deben asegurarse de que los niveles de estrés de los miembros son manejables y su salud mental no se ve afectada para ayudar a mitigar la rotación de personal.

4. Habilidades de negocios: Pensamiento estratégico, gestión de proyectos y gestión financiera

Todos los directores de TI son una parte indispensable de la organización, por lo que deben tener un fuerte pensamiento estratégico, gestión financiera y habilidades de gestión de proyectos. Con estas habilidades, pueden ayudar a la alta dirección a entender la planificación y el presupuesto de la infraestructura de TI, la planificación de recursos, el desarrollo y la implementación de políticas y la transformación digital.

Al trabajar con los proveedores, las fuertes habilidades de negociación son un activo valioso en el conjunto de herramientas de gestión de proyectos de los gerentes de TI, asegurando que obtengan los mejores acuerdos con la mayor probabilidad de un resultado exitoso.

Los directores de TI con experiencia demuestran tanto el pensamiento global como la atención a los detalles. Juntas, estas cualidades, a menudo contradictorias, les permiten utilizar la tecnología adecuada que puede ayudar a la organización a alcanzar sus objetivos empresariales. Estas habilidades también les ayudan a anticiparse a las futuras necesidades tecnológicas, lo que les permite identificar los activos o recursos adecuados para satisfacer esas necesidades de forma rápida y económica.

Otra importante habilidad empresarial que los directores de TI deben poseer –o desarrollar– está relacionada con la gestión del cambio. Deben ser capaces de implantar un proceso eficaz de gestión del cambio que controle el riesgo y minimice las interrupciones tras los cambios en la infraestructura de TI.

Las habilidades de gestión de proyectos son importantes para que los gerentes de TI tengan éxito.

5. Habilidades de autodesarrollo

En un sector dinámico en el que las nuevas tendencias y tecnologías se desarrollan rápidamente, es esencial que los directores de TI tengan una filosofía personal orientada al aprendizaje. Deben estar al día de los nuevos desarrollos e innovaciones en este campo, asegurándose de que sus propias habilidades también están al día. También deben estar al tanto de los nuevos y cambiantes retos de ciberseguridad para ayudarles a liderar los esfuerzos para asegurar los sistemas y datos de su organización.

Los cursos de desarrollo profesional o las certificaciones son una buena manera de aprender nuevas habilidades y repasar las antiguas, por lo que los responsables de TI deberían invertir en ellos cuando sea necesario. Asistir a conferencias y reuniones empresariales es otra buena forma de participar en la formación continua y de mantenerse al día con las mejores prácticas y los estándares del sector.

Investigue más sobre Estrategias y tips de gestión

Close