adamparent - Fotolia

Noticias Manténgase informado sobre las más recientes actualizaciones de productos y noticias de tecnología empresarial.

CIOs: Olvídense de la política tecnológica de Trump, así es la economía

Trump invitó a los líderes tecnológicos a una reunión, pero las políticas de tecnología están lejos de toda la historia.

Esta semana, el presidente electo Donald Trump invitó a los líderes de las compañías de tecnología más grandes de la nación a Nueva York para hablar de políticas de tecnología. Pero no se ha revelado de qué políticas hablarán.

Aparte de reprender a Apple por fabricar iPhones en China en lugar de los Estados Unidos, y de nivelar las acusaciones antimonopolio de Jeff Bezos, de Amazon, por "controlar tanto", Trump apenas a esquematizado, en el mejor de los casos, la explicación de su política de tecnología. Así que las conjeturas son tan buenas como los expertos pueden hacerlas; han divagado sobre infraestructura tecnológica, visas H1-B para trabajadores temporales y ciberseguridad como temas posibles.

Mientras tanto, los CIOs, con sus platos llenos de iniciativas empresariales digitales y planificación presupuestaria para el 2017, reciben otra dosis de incertidumbre: ¿Qué significan para TI las políticas de una administración liderada por Trump, que defiende la impredecibilidad como fuerza política central?

Andrew Bartels, analista de Forrester Research, argumenta que las políticas de Trump son menos importantes para los CIOs que el impacto económico que tendrán en la industria en la que se encuentran, así como el tamaño y la empresa para la que trabajan. El entorno económico "dictará qué tipo de recursos será capaz de dedicar cada empresa a la tecnología", dijo.

"En ese sentido hay muchos positivos potenciales y muchos negativos potenciales, su combinación realmente conduce a una enorme cantidad de incertidumbre sobre lo que eso va a significar para las compañías individuales".

Bartels escribió un informe publicado esta semana que pronostica el gasto tecnológico para el 2017. Es una proyección post-electoral que ve el gasto de negocios y gobierno en productos tecnológicos, servicios y personal creciendo un 4,3%. Eso se ha reducido del crecimiento del 5,1% en las perspectivas presupuestarias que surgieron antes de las elecciones, que supusieron que la rival de Trump, Hillary Clinton, habría ganado las elecciones presidenciales y continuaría con las políticas del presidente Barack Obama.

El nuevo informe postula que las metas de política de Trump para 2017 podrían tener efectos negativos en la economía. Por ejemplo, si Trump cumple su promesa de renegociar importantes acuerdos comerciales, la inversión empresarial podría sufrir. Y leyes de inmigración más estrictas podrían empeorar la escasez de mano de obra.

Y aunque los recortes de impuestos podrían estimular la voluntad de las empresas de invertir en plantas y desarrollo, los efectos no se conocerán hasta 2018, como se lee en el informe.

"Ciertamente, existe la posibilidad de un crecimiento más fuerte, pero vale la pena señalar que vendría encima de lo que ya es una economía bastante fuerte", dijo Bartels. La tasa de desempleo en Estados Unidos cayó a un 4,6% en noviembre, un mínimo de nueve años. "Y eso significa que el potencial de las presiones inflacionarias es bastante alto, y el potencial de mayores tasas de interés es bastante alto".

Charla técnica

El próximo miércoles, los directores de TI probablemente mantendrán sus ojos pegados a sus tabletas y pantallas mientras los líderes tecnológicos abandonan la torre Trump, buscando señales de hacia dónde se dirige la política tecnológica de Trump. Es posible que la reunión comience con una nota de discordia. Trump ha sido agresivo en la política de seguridad cibernética, por ejemplo, diciendo que Apple debería ofrecer a las autoridades estadounidenses una solución a la protección del cifrado en los iPhones durante las investigaciones criminales.

Pero tales desacuerdos pueden evaporarse antes de que termine la reunión, dijo Johna Till Johnson, directora general de Nemertes Research.

“Estoy segura de que usará palabras tranquilizadoras acerca de cómo tenemos que mantener fuerte y seguro a los Estados Unidos, y todo el mundo va a alejarse con la sensación de que ganaron algo", dijo Johnson. "[Trump es] en general favorable a los negocios y por lo general estará del lado de cualquier persona que quiere ganar dinero, así que creo que las empresas de tecnología se van a ir con una sensación irracionalmente feliz de: 'Oh, él nos entiende’”.

Rick Parrish, analista de Forrester, quien investiga el uso de la tecnología en el gobierno, dijo que es posible que Trump pueda ser más duro con la ciberseguridad, lo que reforzaría los estándares que los contratistas deben cumplir para hacer negocios con agencias federales.

"Y eso va a caer, en la mayoría de las empresas, sobre los hombros del CIO."

Pero no está claro qué tan diferente será la política de seguridad cibernética de Trump de las políticas de Obama, dijo.

"Con Trump nunca se sabe si va a ser una diferencia de política sustantiva o si será la misma política, pero dicha con palabras más fuertes", dijo Parrish.

CIOs, sus clientes son lo primero

Independientemente de lo que se aborde en la reunión –o que se haya llevado a Washington por la administración de Trump– los CIOs deben seguir centrándose en la necesidad de "ganar, servir y retener" a los clientes, dijo Bartels. Y eso significa invertir en tecnologías como la movilidad, para permitir a los clientes comprar y hacer negocios en cualquier lugar, y la computación en la nube, para soportar un acceso más rápido desde cualquier lugar.

"En un ambiente incierto, usted quiere asegurarse de que está realmente centrado en su cliente y está buscando maneras en las que usted entiende y es sensible y puede responder a sus clientes y sus propias posiciones", dijo Bartels.

En caso de que las políticas de Trump frenen el clima económico, dijo, entonces los CIO deben estar preparados para hacer más con menos. Deberían adoptar un plan de contingencia con tres probabilidades: reducir costos, renegociar contratos con proveedores y reemplazar sistemas que no funcionan tan bien como solían hacerlo.

Por ejemplo, para reducir los costos, una empresa podría proporcionar a los vendedores con tabletas, no equipos de escritorio. O podría intercambiar viejos programas de negocios locales con algún tipo de tecnología en la nube.

"Esas tres consideraciones de reducir, renegociar y reemplazar siempre han sido las herramientas básicas que los CIO necesitan cuando se enfrentan a la reducción de costos", dijo Bartels. "Y llegarán a ser aún más importantes en este ambiente, donde hay esta incertidumbre en cuanto a si las cosas van a ser grandes o si las cosas van hacia atrás".

Este artículo se actualizó por última vez en diciembre 2016

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close