BACKGROUND IMAGE: iSTOCK/GETTY IMAGES

Este contenido es parte de Guía Esencial: ¿Hacia dónde van la analítica y big data en las empresas?
Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Big data empieza a despegar en Chile

¿Cuál es la situación de las empresas chilenas en la adopción de big data? Aquí le damos un panorama de esta tendencia aún emergente en el país.

Big data es un concepto de moda, que está basado en una serie de tecnologías que permiten realizar la captura, traducción y análisis de información para correlacionar grandes volúmenes de datos desde diferentes fuentes. Uno de sus diferenciadores con las soluciones de inteligencia de negocios (BI) y analítica de negocios (BA) tradicionales, es incluir datos no estructurados dentro de este análisis, a una velocidad tal que permita obtener información estratégica para la toma de decisiones de negocios.

Paulo Alesso

La tecnología está relacionada con temas diversos, básicamente aquellos que la organización esté preparada y dispuesta a explorar mediante la creatividad y experiencia de sus profesionales, pues los resultados de los análisis mejoran notablemente las estrategias en BI o BA. No obstante, de acuerdo con una encuesta realizada por IDC, solo el 17% de las empresas está implementando o piensa implementar big data en el corto plazo.

Una razón para ello es que las empresas apenas están en etapa de exploración y realización de pruebas con big data, comentó Paulo Alesso, gerente de consultoría de ventas de Oracle Chile. “El estado de la situación es aún incipiente, pero considero que muy pronto se comenzará a sacar el mejor provecho de estas nuevas soluciones. Vemos que las áreas de marketing son las que más fuertemente están empujando hacia el uso de big data. En estos casos, vemos muy importante que el CIO y el CMO sean capaces de compartir esta visión a futuro del uso de big data (…). Nuestro país tiene la mayor tasa de crecimiento acelerado de toda la región, superando incluso a Brasil y México, quienes adoptaron big data antes que el resto. Sin embargo, aún falta desarrollar esta tecnología en las compañías nacionales”, manifestó.

Daniel Morrison, gerente de operaciones de la empresa de soluciones de gestión Informat, agrega que el camino apenas está empezando para las compañías en Chile. “El tener información guardada en nuestras bases de datos se ha transformado en algo habitual, pero la gestión de esa información es crucial para poder generar mayor valor”, dijo.

De telecomunicaciones a retail

El concepto de big data analytics lleva ya algunos años en Chile, explicó Marcelo Leiva, analista de software senior de IDC. “Las primeras empresas han desarrollado diversos modelos predictivos en campos tan diversos como la minería y la seguridad ciudadana. Y la adopción de soluciones ha hecho que varios proveedores potencien sus estructuras comerciales y técnicas para posicionar sus ofertas de tecnología y servicios”, agregó. 

Marcelo Leiva

De hecho, la cuestión de cómo potenciar el aprovechamiento de los datos disponibles, tanto estructurados como no estructurados, y convertirlo en un significado de valor para el negocio se empezó a tomar en serio entre las empresas chilenas desde fines del 2013, indicó Esteban Tauil, director de servicios para el Cono Sur de EMC. El ejecutivo explicó que la adopción de big data fue inicialmente impulsada en el sector de Telecomunicaciones, que estaba ávido por analizar datos orientados hacia el análisis predictivo para lograr una ventaja competitiva, por ejemplo, en la predicción y prevención de pérdida de clientes y campañas de venta proactiva por localización.

“En la actualidad, se están sumando otros sectores, como Banca y Seguros, los cuales entendemos como próximos a adoptar big data en sus estrategias de BI, especialmente en la prevención de fraudes o predicción de patrones de comportamiento de clientes. Y un poco más relegado, el sector manufactura, empieza a encontrar valor en la capacidad de predecir cuestiones de calidad en la línea de producción a partir del análisis de conjuntos de datos gigantescos. Definitivamente, vemos el 2015 como el año en que varias industrias comenzarán genuinamente a adoptar big data como parte de sus iniciativas estratégicas de alta prioridad”, dijo Tauil.

Esteban Tauil

Matías Gil, country manager de Teradata Chile y Perú, va un paso más allá y considera que más que despegar, las iniciativas analíticas ya forman parte de las principales acciones estratégicas de las compañías chilenas en las industrias de telecomunicaciones, banca y retail, que cada vez más buscan analizar el gran volumen de información que generan sus clientes al interactuar con sus call center, páginas web o redes sociales a través de los móviles.

Este crecimiento de big data en el país es posible, principalmente, por el alto nivel de madurez al que las grandes empresas han llegado con BI, subrayó Mauricio Riquelme, gerente de proyectos BI en In Motion-T1G. Simplemente, dijo, ahora se indagan nuevas oportunidades a través de otras fuentes de datos –como redes sociales, internet, blogs y correo– cuya información se combina con los datos existente en sus sistemas de BI, que llevan mucho tiempo en la organización. Los resultados: ubicación de nuevas fuentes de ingresos, nuevos desarrollos de productos y servicios, obtención y retención de clientes y la mejora de la experiencia en el servicio, declaró.

Aún quedan desafíos por resolver

Para IDC, uno de los primeros retos que enfrentan las compañías en Chile respecto a big data es conocer el concepto y las ofertas de tecnología que lo soportan, ya que, al ser parte de la llamada tercera plataforma, la analítica de grandes datos involucra una transformación de la estrategia del negocio, apoyada en el uso de tecnología.

Matías Gil

En esto concuerda Alesso de Oracle Chile, para quien es imprescindible que las organizaciones elaboren una estrategia efectiva para adquirir, organizar y analizar datos que les ayuden a lograr un mayor entendimiento de los aspectos de su propio negocio, para luego tomar mejores decisiones.

Otro desafío, señaló Leiva de IDC, es utilizar big data para hacer evolucionar los beneficios de la inteligencia de negocios, incorporando departamentos para explorar nuevas aplicaciones en áreas tan diversas como la seguridad, donde la correlación de hechos puede permitir predecir un riesgo potencial antes de su consecuencia. Igualmente, aplicaciones que permitan predecir el comportamiento frente a un evento que incremente la demanda en el mercado objetivo de un servicio o producto.

“Esto requiere de una reevaluación del impacto de las redes sociales como una fuente de datos no estructurados, de los que hoy es posible extraer valor en forma habitual. Desarrollar en conjunto con el proveedor el ROI de la aplicación de esta tecnología puede hacer la diferencia con la competencia”, dijo el ejecutivo.

Por tanto, el desarrollo de casos de uso relevantes será un objetivo a cumplir y será necesario hacer una buena evaluación de para qué se quieren utilizar los grandes datos y qué tecnología existe para analizarlos rápidamente.

Daniel Morrison

Los expertos advirtieron que el factor humano también supondrá un reto importante, ya que la disponibilidad de científicos de datos es aún muy escasa, no solo en Chile, sino a nivel global. “El mensaje respecto a este reto es: quien gane la carrera por los recursos humanos especializados en big data, llevará una clara ventaja por sobre sus competidores”, afirmó Tauil de EMC.

Tampoco se puede olvidar los retos que existen en relación a la seguridad de los datos, las inversiones –que aún son considerables–, la falta de experiencia y capacitación en este tipo de análisis y la integración completa con los sistemas existentes.

En pocas palabras, se requiere que el mercado de big data termine de madurar. “Conceptos tecnológicos como big data siempre conllevan un proceso de aprendizaje, adaptación y capacitación. Se requiere de maduración en el  mercado, que se desarrollen, ya que siempre dependeremos de los conocimientos y del recurso humano que esté capacitado para analizar la información. Aquí está la clave del éxito”, dijo Morrison de Informat.        

Pero para que esto suceda, primero hay que dar el primer paso; es decir, arriesgarse a utilizar la nueva tecnología. “El gran desafío, sobre todo en las empresas chilenas, es que cuando hablamos de big data a priori no podemos saber qué resultados se van a encontrar, y por tanto no hay cómo estimar el retorno de ese proyecto, ni puedo sustentarlo económicamente. Pero sí existe certeza de que el conocimiento que se puede lograr será valioso. Ese es el gran desafío que tienen las empresas en Chile, atreverse a invertir en este tipo de iniciativas, apostar a que con la implementación de big data se descubrirán aspectos de valor, los que se traducirán en mejores decisiones, mejores acciones y mejores productos, que van a rentabilizar el negocio”, concluyó Gil de Teradata.

Este artículo se actualizó por última vez en marzo 2015

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close