gunayaliyeva - stock.adobe.com

Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

AT&T aplica gobernanza de datos para manejar datos con seguridad

La empresa de telecomunicaciones considera que el correcto gobierno de los datos es fundamental como parte del análisis, la protección y la privacidad de los datos personales de sus clientes, colaboradores internos y socios de negocios.

Aunque muchas personas ubican a AT&T como una de las empresas más grandes en telecomunicaciones, su desarrollo de tecnología va más allá de los cables. Uno de los sectores en el cual han invertido de gran manera y han realizado desarrollos tecnológicos es el gobierno de datos.

De este tema tuvimos la oportunidad de hablar con Jerónimo Diez de Sollano, director de tecnología de la información (CIO) de AT&T México, quien menciona que la compañía, en términos generales, está comprometida con la protección de los datos personales y la privacidad de sus clientes, tanto de negocios como individuales (prepago y pospago), «pero también lo estamos con el manejo de los datos de los colaboradores internos y de los socios de negocios», ya que, al existir diversas fuentes de datos, se ha hecho necesario trabajar en un correcto gobierno de los datos.

«Antes pensábamos que mientras más datos tuviéramos en estos esquemas de big data, mayor sería el poder de decisión que nos daría, pero la realidad es que todas las empresas de tecnología buscábamos el garbanzo de a libra que nos permitiera encontrar ese punto clave para poderle dar a nuestros clientes exactamente lo que ellos desean, pero solo el 20 % de los datos está siendo útil para tomar decisiones empresariales», dice el CIO de AT&T.

El reto que tienen las empresas en la actualidad no solamente es recolectar los datos y tenerlos disponibles –en muchos terabytes– para que alguien a nivel ejecutivo pueda tomar decisiones, sino que «en realidad, se trata de poderlos procesar», afirma Diez de Sollano, «hasta llegar a un nivel en dónde tenga un propósito esa data, sumado a que no solamente deben ser recolectados y procesados: deben estar enriquecidos para ayudarle a una persona a decidir y evitar trabajo excesivo».

Por eso, señala el ejecutivo, con la gobernanza de datos o data governance, AT&T «establece una serie de procesos de funciones de políticas, reglas y algunas mediciones, inclusive, que nos ayudan a asegurar que se tengan disponibles los datos que tengan cierto nivel de integridad, que sean utilizables y cuya seguridad tenga un nivel razonable; es decir, que se respetan los datos que son de uso personal, que no se pueden dar a cualquiera de los colaboradores, solamente a quién va a tomar ciertas decisiones específicas».

La importancia de la gobernanza de datos está creciendo debido a que la creación de datos aumenta de forma impactante. De acuerdo con el estudio «Data Governance» realizado por Vector ITC, durante 2015 se produjeron 15,5 ZB de datos, los cuales pasaron a 74 ZB en 2021, y se espera que esta cifra se duplique y llegue a 175 ZB para 2025.

Dos enfoques para el gobierno de datos

Esto requerirá que las empresas dejen atrás la «anarquía» en el manejo de estos datos, pues se requiere un nivel madurez. Actualmente, se utilizan principalmente dos enfoques en el gobierno de datos: primero, el llamado Bottom-Out, por el que se colectan todos los datos para posteriormente sacar conclusiones de ellos. «Este trabajo es más caro, ya que se debe conectar todo para procesar la información y después decidir para qué sirve y si hay otra forma de utilizarla», comparte el CIO de AT&T.

«La otra visión es el Top-Down, dónde cada uno ve su necesidad de datos para poder soportar cuál es la mejor decisión a algún problema o escenario en específico; entonces, se vuelve a la recolección de los datos que realmente podrían aportar hacia esa decisión. Este es el tipo de recolección de datos que estamos siguiendo muchas de las empresas, porque nos permite soportar las decisiones de negocio. Muchas empresas se empezaron a dar cuenta que el manejo de esta información no era algo sencillo, aunque se tuviera la tecnología, pues no era sencillo la toma de decisión, así que se empezó a buscar el soporte al problema, para posteriormente dar la solución».

El diseño Top-Down fue promovido por los investigadores de IBM Harlan Mills y Niklaus Wirth. Harlan Mills fue quien desarrolló los conceptos de programación estructurada para usos prácticos y los probó, en un proyecto en 1969, para automatizar el índice de la morgue del New York Times. El éxito que tuvo este proyecto hizo que el enfoque Top-Down se expandiera por todo IBM y otras empresas de cómputo, y de ahí hasta nuestros días a muchas empresas, no solamente de tecnología. Top-Down enfatiza la planificación y el conocimiento completo del sistema. Se entiende que la codificación no puede comenzar hasta que no se haya alcanzado un nivel de detalle suficiente, al menos en alguna parte del sistema.

«De acuerdo con el informe ‹2021 State of Data Gobernance Empowerment› de Quest Software, el 82 % de las organizaciones han alineado sus estrategias de data governance y protección de datos a los diseños anteriores, y el 55 % de los encuestados citan el tema de protección de datos como algo que toman de forma principal para la definición de los gobiernos de datos», comparte Diez de Sollano.

El CIO menciona que, en el área de TI de AT&T, vigilan siempre que los datos fluyan de manera constante para que sirvan para el análisis, soporten las decisiones de su negocio y eso beneficie a sus clientes. «Y que en todo este proceso se cumpla tanto el manejo de los datos personales y la confidencialidad, como el propósito de los datos; es decir, nuevamente regresamos a los datos: están para el problema y para el decision maker», afirma.

Aunque pareciera que los datos pueden servir a las empresas de todos los tamaños, Diez de Sollano comenta que realmente el gobierno de datos no es una solución que sea estándar para todos los tamaños de organizaciones. En ocasiones, las PyMEs o empresas familiares tienen una gestión más informal de los datos, pero conforme van creciendo van requiriendo algunas reglas formales de gobierno de datos, que incluyan capacidad de mantener la seguridad.

Dentro de AT&T, existe un comité multidisciplinario de entre seis y 10 personas que se encarga del proceso de gobierno de los datos, conformado por personal de mercadotecnia, de estrategia, de finanzas y de tecnología. Este perfil heterogéneo ayuda a decidir mejor quién debe tener acceso a los datos y si pueden ser usados para tomar decisiones de negocio. Esto debe se debe reflejar de forma coherente «en las políticas que le entregas al cliente cuando estás tratando con él, y en el posterior manejo que le damos a esos datos».

Oficina en casa, el reto para mantener a flote AT&T

Para el gigante de telecomunicaciones texano, la pandemia trajo el reto de mantener funcionando las operaciones en lo que parecería serían pocos meses fuera de las oficinas. Particularmente para las oficinas de México, el CIO considera que fue todo un reto «que tuviéramos acceso seguro a los datos que se requieren de acuerdo con cada puesto y, al mismo tiempo, trabajar con el mismo nivel de eficacia y desempeño, como si estuviéramos sentados en la oficina. Así hemos trabajado hasta el día de hoy; actualmente, más del 50 % de toda la compañía está trabajando en home office, mientras que el otro 50 % es gente que debe estar en las tiendas o técnicos que instalan antenas de cobertura».

Diez de Sollano comenta que más del 80 % del personal que se encuentra en el corporativo de Ciudad de México ha estado trabajando desde casa. Liderar los equipos en el modelo de trabajo remoto y adaptar la tecnología a esta realidad fue un poco complicado, dice el ejecutivo, «ya que teníamos mucha incertidumbre de si realmente íbamos a lograr tener el mismo nivel de compromiso en los trabajadores o si bajaría el desempeño, pero todo ha sido muy positivo: el cumplimiento del trabajo ha sido el mismo, e incluso el compromiso ha sido mayor. La tecnología nos ha permitido mayor comunicación y colaboración, con videoconferencias y compartiendo archivos».

La empresa pone mucho énfasis en la confianza de las sesiones, encriptando su disco duro y dando algunas restricciones de seguridad con sus sistemas centrales. «Levantamos un túnel seguro que maneja la gestión de las sesiones y la conexión; si llega a haber una falla de internet momentánea, por supuesto se pierde comunicación de forma momentánea, pero se puede restablecer muy rápidamente y todos nuestros colaboradores tienen acceso a la telefonía que tenemos nosotros, así que podemos continuar el trabajo, sumado a que tenemos planes para restablecer la comunicación de los colaboradores cuando es de ruta crítica y no es posible tenerlos presentes», señala el CIO de AT&T.

Dentro de los servicios que la empresa ofrece a sus clientes empresariales también están algunas soluciones de IoT (internet de las Cosas) para organizaciones. «Tenemos un portafolio muy grande que se puede ir agrupando según la necesidad de las empresas. Sabemos que algunos clientes requieren servicios personalizados, y para ellos contamos con un área de venta empresarial que atiende a todos estos clientes y se asegura que su información es manejada bajo los principios de la gobernanza de datos que tenemos en forma muy estricta», finalizó Diez de Sollano.

Investigue más sobre Cumplimiento y control

Close