BACKGROUND IMAGE: iSTOCK/GETTY IMAGES

Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

Use todas las herramientas disponibles para monitorear las aplicaciones en la nube

Si su organización hospeda aplicaciones en la nube, los profesionales de operaciones de TI necesitan ver qué está sucediendo. Una combinación de proveedor de nube y herramientas de monitoreo tradicionales, incluso Twitter, brinda un sistema integral de soporte y advertencia.

¿Quién tiene la culpa cuando una aplicación basada en la nube experimenta problemas de rendimiento? ¿Quién tiene la información y la autorización para solucionar los problemas? Cuando una aplicación empresarial vive en la infraestructura alojada de un proveedor de servicios en la nube, las operaciones de TI se encuentran dejadas de lado.

No es ningún secreto por qué muchas organizaciones migran a la nube, y no se puede detener, por lo que las organizaciones de TI deben establecer un nuevo conjunto de reglas para la monitorización y solución de problemas de la aplicaciones en la nube. No es algo malo, siempre y cuando tenga un plan.

Establezca las expectativas de la nube desde el comienzo

Las organizaciones que alojan aplicaciones en la nube nunca tendrán acceso al back-end de esa nube; el equipo de soporte de aplicaciones es cliente de la nube, no el propietario. Los usuarios de la nube pública no tienen derecho a las mismas herramientas y acceso que tendrían en el centro de datos de la empresa. El personal de TI está acostumbrado a tener control total sobre un incidente y acceso a todos los recursos afectados, pero en una nube pública, el acceso está restringido a lo que el proveedor haya otorgado. Esto puede ir desde un simple tablero de monitoreo de aplicaciones en la nube hasta algo más extenso con capacidades de administración y conocimientos sobre el rendimiento del back-end.

Profundice en las ofertas de monitoreo y administración de los proveedores como parte del proceso de selección de proveedores para el alojamiento de aplicaciones en la nube. Por ejemplo, revise las funciones de registro en Microsoft Azure y compárelas con la forma en que se realiza el seguimiento y el análisis de los registros para las cargas de trabajo locales.

Determine los métodos de contacto disponibles del vendedor, las rutas de escalamiento y las alertas para la resolución de problemas de degradación del rendimiento y errores en la aplicación.

Los proveedores de nube también son responsables del tiempo de actividad de la infraestructura, y no son perfectos. En caso de una interrupción importante en un proveedor, como Amazon Web Services (AWS) o Microsoft Azure, muchos otros clientes se pondrán en contacto con el proveedor al mismo tiempo. No suponga que obtendrá atención personalizada para obtener asistencia, incluso si un problema importante afecta la aplicación.

Configure las herramientas de monitoreo con prudencia

Los proveedores de nube están mejorando y expandiendo las herramientas ofrecidas a los usuarios. Las herramientas de monitoreo de aplicaciones en la nube son ricas en funciones y personalizables, e incluso pueden engancharse al conjunto de herramientas en el centro de datos para crear una versión del tablero único para la visibilidad de la administración. Según el proveedor, las características más detalladas o avanzadas pueden tener un precio más alto. También es difícil crear cohesión utilizando las API de administración de un proveedor para integrar datos de monitoreo de aplicaciones en la nube en las herramientas del centro de datos. El proveedor de nube proporciona un conjunto de herramientas y API que el equipo de soporte de la aplicación no controla, y que se pueden actualizar cada vez que el proveedor lo considere necesario. Llevar esos datos de monitoreo internos a través de las API es un punto discutible para la mayoría de las tiendas. Es más fácil confiar en el tablero y las herramientas provistos por el proveedor que en una creación de Frankenstein.

Conéctese al mundo exterior

El monitoreo de las aplicaciones en la nube depende de más que solo los servicios de la nube; una organización aún necesita conectarse. Las conexiones externas se vuelven fundamentales para el éxito cuando la organización cambia al alojamiento de aplicaciones en la nube. El ancho de banda se vuelve igualmente importante, ya que las redes lentas pueden afectar el rendimiento de la aplicación en la nube. Una conexión dual a internet a través de proveedores separados es una protección contra la desconexión de las aplicaciones en la nube. No puede determinar qué aspecto de la pila de aplicaciones ha fallado en una interrupción o en un problema de rendimiento si ni siquiera puede obtener información básica. Usted ya no está aislado detrás de cuatro paredes; el cambio a la nube hace que el equipo interno de operaciones de TI se convierta en jugadores globales y, por lo tanto, sujeto a eventos globales.

Siga fuentes inesperadas para informes de interrupción

Si bien la nube simplifica algunos aspectos del soporte de aplicaciones, agrega nuevos desafíos. Por ejemplo, las organizaciones no pueden acceder a la pila de aplicaciones completa y deben expandir su atención a una escala global para monitorear eventos de interrupción, ataques de internet y otros problemas.

¿Qué constituye una herramienta de monitoreo de aplicaciones en la nube? En los años transcurridos desde que el alojamiento en la nube se generalizó en las empresas, la actividad de Twitter ha sido el primer indicio de una interrupción en AWS o Azure. Nadie sugeriría cambiar un panel provisto por su proveedor por un feed de Twitter, pero las plataformas de medios sociales tienen un lugar legítimo en el centro de datos conectado a la nube.

Este artículo se actualizó por última vez en abril 2018

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close