Sashkin - Fotolia

Resolver Problemas Consiga ayuda para problemas específicos con sus proyectos, procesos y tecnologías.

Use guías ASHRAE para lograr una correcta temperatura del servidor

Los principales factores que afectan la eficiencia del servidor son la temperatura del aire de entrada, la humedad y los contaminantes. Siga estas pautas de ASHRAE para configurar la instalación adecuada para su hardware y ahorrar energía.

Su entorno operativo es tan importante para la disponibilidad del sistema como la energía y el software confiables. Si sigue las últimas recomendaciones de la industria, puede preservar su operación y también ahorrar energía.

Hay tres factores principales que afectan el entorno operativo de su centro de datos y la temperatura del servidor: la temperatura del aire de entrada, la humedad y los contaminantes gaseosos y en partículas.

La Sociedad Americana de Ingenieros de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado (ASHRAE) estableció el estándar de temperatura del aire de entrada en 2006 con la publicación de Pautas térmicas para entornos de procesamiento de datos, como parte de la serie Datacom del Comité Técnico 9.9.

El libro establece los rangos de temperatura y humedad recomendados y permitidos para el hardware del centro de datos. ASHRAE publicó la versión más reciente, la cuarta edición, en 2015.

Los rangos especificados del comité aumentan significativamente la temperatura a la cual puede operar hardware de manera segura, dando un gran salto por encima de los 55 grados Fahrenheit (12,8 grados Celsius) que durante mucho tiempo había sido la sabiduría convencional para las instalaciones de centros de datos.

El rango de temperatura recomendado de ASHRAE ahora va desde un mínimo de 59 grados Fahrenheit (15 grados Celsius) a un máximo de 80,6 grados Fahrenheit (27 grados Celsius), lo que hace que el mínimo sea más cálido que la norma tradicional en las salas de computadoras. Los principales fabricantes de sistemas de computación aceptaron estos números para eliminar cualquier problema de garantía.

Las Pautas térmicas también establecieron que la temperatura del punto de rocío, o humedad absoluta, es el método más confiable para monitorear y controlar el contenido de humedad del centro de datos. Desde la publicación inicial de la guía, el comité ha agregado datos sobre el aumento de la temperatura en comparación con las tasas de falla y los límites más altos para clases especiales de equipos.

Abordar la humedad y la estática

En 2016, la investigación de ASHRAE demostró que, incluso con una humedad relativa tan baja como el 8%, los niveles de carga estática generada no son suficientes para dañar el hardware informático montado en bastidor. Por supuesto, en cualquier nivel de humedad, se deben usar muñequeras con conexión a tierra cuando se trabaja dentro del hardware.

Este es otro cambio radical, pero como la humedad se controla mejor en el punto de rocío y las condiciones estáticas están asociadas con la humedad relativa, las recomendaciones se modificaron para correlacionar ambas. Ahora, casi sin excepciones, los materiales del piso del centro de datos, la ropa de los técnicos y el calzado no crean condiciones estáticas en estos niveles bajos de humedad.

Estos cambios significan que puede operar el equipo de manera segura en un ambiente más cálido y menos húmedo de lo que se pensaba tradicionalmente, ahorrando así una enorme cantidad de energía y costos eléctricos.

Como medida de precaución, no solo aumente su aire acondicionado a 80 grados Fahrenheit (27 grados Celsius) y apague los humidificadores; las recomendaciones de ASHRAE son para la temperatura de entrada del servidor. A menos que tenga una distribución de aire bien controlada, esto podría causar que las temperaturas de entrada suban considerablemente a más de 27 grados, especialmente en la parte superior de los racks si el aire de escape del servidor se derrama sobre la parte superior o alrededor de los extremos de los gabinetes.

En lugar de eso, aumente los puntos de ajuste en pequeños incrementos y supervise las temperaturas de entrada del servidor en sus gabinetes. Puede agregar sondas de temperatura/humedad a la mayoría de las regletas de enchufes del gabinete o unidades de distribución de energía para rastrear cualquier cambio. Instale los accesorios de contención si recircula el aire de escape.

Mantenerse por encima de la contaminación

La contaminación puede anular sus esfuerzos de ahorro de energía. Las partículas, que incluyen el polvo y la suciedad, así como el desprendimiento de la ignifugación, los paneles de concreto y del techo desprotegidos, pueden acumularse en los filtros y ventiladores de entrada del servidor.

Estas partículas hacen que los ventiladores trabajen más, lo que consume más energía y afecta la temperatura del servidor. El aire entrante debe ser prefiltrado, particularmente donde hay construcción, tráfico pesado o polen. Debe inspeccionar y cambiar regularmente los filtros de aire acondicionado y de admisión del servidor.

La contaminación gaseosa es diferente. Los azufres y los hidrocarburos se combinan con una humectación superior al 60% de humedad relativa para formar ácidos que erosionan las uniones y conectores de soldadura. Si el ambiente exterior es sospechoso, un análisis de laboratorio de los efectos corrosivos de su aire en los componentes de plata y cobre puede identificar posibles problemas. Se recomienda prefiltrar el aire exterior, pero la forma de contaminación determina el tipo de filtro específico que debe usar.

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close