everythingpossible - Fotolia

Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Opciones de hardware para soportar una migración de nube en reversa

Moverse de vuelta a las instalaciones puede requerir nueva infraestructura si las ventanas de mantenimiento han expirado, pero los administradores deben satisfacer las demandas de energía y almacenamiento para asegurar que las apps migran exitosamente.

Algunos administradores de TI consideran una migración hacia atrás desde la nube simplemente porque los servicios de nube pública son muy costosos. El cargo mensual nunca se va y probablemente nunca baje. Los administradores también enfrentan limitaciones cuando se trata de personalizaciones de aplicaciones basadas en la nube. Sin importar la razón, volver a las instalaciones es una tarea desafiante que abordar.

Aunque los cambios a las plataformas de virtualización de centros de datos son positivos en forma y función, apuntalar infraestructura preexistente que está envejeciendo es un reto, y puede ser costoso después de que expire la ventana normal de mantenimiento de tres años. Si hace ya un tiempo desde que los administradores alojaron sus aplicaciones a nivel local, es probable que el hardware haya sido retirado o reutilizado, lo que significa que tienen que empezar de cero.

Seleccionar las plataformas adecuadas después de que las aplicaciones regresen de la nube es una tarea difícil que requiere mucho más que simplemente seleccionar el equipo más nuevo. Requiere un equilibrio entre los entornos existentes e iniciar un nuevo centro de datos y saber cómo eso afectará el costo, soporte y rendimiento. Los administradores deben tomar ciertas consideraciones en cuenta antes de reconstruir su centro de datos para una migración reversa desde la nube.

Dispositivos HCI

Cuando los administradores miran más allá del bastidor tradicional o el servidor blade con almacenamiento compartido, la infraestructura hiperconvergente (HCI) resalta. Con almacenamiento combinado embebido en el modelo de cómputo, los equipos HCI son ideales para el centro de datos que está todo en una caja. Sin embargo, HCI viene con desventajas, como el costo y la energía.

Las pilas HCI requieren una cantidad de energía significativa, porque múltiples procesos residen dentro de un marco. Esto puede presentar un problema para un centro de datos con alimentación de energía diseñada para un servidor tradicional, en lugar de la energía de mayor densidad que requiere HCI.

Requisitos de energía y almacenamiento de HCI

Esto no significa que los administradores no puedan usar HCI si no han tenido en cuenta las demandas de mayor energía, pero deben entender que la demanda de energía afectará las operaciones del centro de datos. Por ejemplo, los administradores deben limitar su espacio de bastidor a una o dos unidades por rack con base en necesidades de energía.

La otra cosa que hay que recordar relacionada con el consumo de energía de HCI son los sistemas de energía ininterrumpida (UPS). Las plataformas de almacenamiento compartidas más grandes a menudo tienen sus propios sistemas UPS complementados por un generador del administrador. Esto significa que los UPS solo contienden con las plataformas de cómputo. Los sistemas HCI son completamente dependientes de los sistemas UPS para cómputo y almacenamiento. Si los UPS no tienen la capacidad para esto, puede causar problemas como tiempos de ejecución reducidos y/o protección limitada.

Unidades VSAN y NVMe

Incluso si los administradores no eligen HCI, aún tienen la opción del almacenamiento compartido, como vSAN con unidades locales de estado sólido y/o unidades de memoria exprés no volátiles (NVMe). Estas pueden ayudar a reducir la necesidad de una plataforma de almacenamiento compartida a favor de alternativas de menos costo, pero hay un precio.

Una de las desventajas de optar por almacenamiento compartido son los límites de velocidad de la red. Tanto las unidades vSAN como NVMe pueden trabajar en líneas de 1 GB, pero los administradores deben encontrar una reducción en la velocidad de la red. Para acomodar el incremento en almacenamiento, los administradores deben incorporar al menos una red de 10 GB. Si los switches de bastidor no pueden manejar la red expandida, esa es otra actualización que los administradores deben considerar. Además, las tarjetas de Canal de fibra sobre Ethernet necesitan el número adecuado de switches.

El poder de cómputo es otro factor que los administradores deben tener en cuenta en una migración reversa a la nube. Conforme los CPU han aumentado tanto en tamaño como en velocidad, las cargas de watts también han aumentado, lo que pone más carga en los sistemas de energía. Y los administradores deben contender con el nuevo licenciamiento por núcleo de Windows Server 2016.

Los administradores también tienen que cuestionar cuánta vida tiene el hardware que mantienen una vez que empiece el proceso de migración reversa desde la nube. Invertir tiempos y recursos en una plataforma envejecida solo para tener que rehacerlo el siguiente año es un desperdicio.

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close