Resolver Problemas Consiga ayuda para problemas específicos con sus proyectos, procesos y tecnologías.

Nuevas capacidades de red inalámbrica prometen mayor capacidad de usuarios

Para mejorar la capacidad de las redes WLAN, puede utilizar los canales existentes de manera más eficiente, y aprovechar los nuevos estándares.

Muchas empresas están experimentando retos con sus capacidades de red inalámbrica. Con una población de dispositivos inalámbricos y aplicaciones sedientas de banda ancha que se eleva vertiginosamente, se ha vuelto difícil estar al día con la velocidad y la capacidad de datos. 

Para satisfacer la creciente demanda, los administradores de WLAN pueden tomar un enfoque doble: Utilizar de manera más eficiente los canales existentes, y aprovechar las nuevas frecuencias para descargar a los dispositivos acaparadores de ancho de banda. En conjunto, estas estrategias ofrecen esperanza a las empresas que ya se acercan a los límites de 802.11n.

Aumentar la capacidad de WLAN con la versión 802.11ac

El paso más inmediato que pueden tomar las empresas paraaumentar la capacidad WLAN es migrar los puntos de acceso (AP) existentes a 802.11ac. Comúnmente conocido como Gigabit Wi-Fi, el estándar 802.11ac refina aún más los avances introducidos por 802.11n, combinándolos para aumentar significativamente la capacidad total de WLAN.

Los productos ac con certificación Wi-Fi utilizan velocidades de datos más rápidas, transmisiones empaquetadas de manera más apretada, canales de 5 GHz más limpios y canales más amplios para soportar aplicaciones de muy alto rendimiento, tales como video de alta definición. Específicamente, las empresas pueden obtener las siguientes mejoras mediante la migración a 802.11ac:

  • Velocidad. Las velocidades de datos de 802.11n alcanzan un máximo de 450 Mbps a 600 Mbps, utilizando tres a cuatro secuencias espaciales para entregar el tráfico. La primera ola de productos 802.11ac utiliza los mismos flujos espaciales para alcanzar velocidades de hasta 1,3 Gbps. Para finales de 2014, la próxima ola de productos 802.11ac llegará 6,93 Gbps. Pero los resultados en el mundo real siguen dependiendo de la capacidad del cliente y la distancia. Por ejemplo, se puede esperar que un teléfono inteligente de un solo flujo, que transmite a 150 Mbps con 802.11n, llegue a 433 Mbps con 802.11ac. Debido a que enviar datos más rápidamente requiere un tercio del tiempo aire, 802.11ac podría permitir a los administradores ver un aumento correspondiente en el número máximo de usuarios por AP.

  • Eficiencia espectral. Tanto 802.11n como 802.11ac utilizan la modulación de amplitud en cuadratura (QAM) para enviar datos, pero 802.11ac puede empacar cuatro veces más datos en cada transmisión. Desafortunadamente, 256 -QAM solo funciona en distancias cortas, y por lo tanto solo cuadruplica la capacidad para los clientes dentro de aproximadamente 6 metros.

  • Solamente 5 GHz. A diferencia de 802.11n, que opera sobre canales elegidos tanto de la ruidosa y llena banda de 2,4 GHz, como de la menos congestionada banda de 5 GHz, 802.11ac presta servicios a los clientes solamente en la banda de 5 GHz. Debido a la menor interferencia en 5 GHz y a los avances de ingeniería de radiofrecuencia relacionados, es probable que los dispositivos 802.11ac experimenten una mejor tasa por encima del rango que sus contrapartes 802.11n, nuevamente aumentando la capacidad total de WLAN.

  • Canales más amplios. 802.11n duplicó el rendimiento mediante la combinación de dos canales de 20 MHz de amplitud en un canal de 40 MHz. La primera ola de productos 802.11ac repite esto añadiendo canales de 80 MHz de amplitud; la segunda ola del próximo año sumará canales de 160 MHz. Canales más amplios no aumentan el espectro disponible: La banda de 5 GHz es de apenas 1 GHz de ancho, sin importar cómo está repartida en canales. Pero los canales de doble ancho le dan a las aplicaciones de alto rendimiento su propio carril exprés en el cual se pueden mover más rápido, sin ser obstaculizadas por (y sin socavar el ancho de banda de) aplicaciones más lentas, sensibles a la latencia.

Por estas razones, es probable que las empresas que están reemplazando los puntos de acceso 802.11a/g o 802.11n más antiguos con puntos de acceso ac con certificación Wi-Fi, vean un aumento inmediato en la capacidad WLAN, especialmente cuando es utilizada por los teléfonos inteligentes más recientes, tabletas y portátiles que ahora cuentan con 802.11ac. Los clientes heredados no cosecharán todos los beneficios del estándar, pero todavía podrían ver una cierta mejora, permitiendo a los administradores aumentar el número total de dispositivos que cada WLAN puede soportar. Cuando la segunda ola de productos 802.11ac emerja a finales de 2014, las capacidades de multiusuario, múltiples entradas y múltiples salidas permitirán a cada AP conversar simultáneamente con hasta cuatro clientes, incrementando aún más las capacidades de la red inalámbrica.

Añadir más capacidad WLAN con 802.11ad

Migrar las redes WLAN existentes a 802.11ac beneficia a todos los dispositivos y aplicaciones Wi-Fi. Sin embargo, algunos dispositivos y aplicaciones –más notablemente, tabletas y video– son muy exigentes, tragándose el limitado ancho de banda compartido. Si bien los métodos de calidad de servicio, tales como Wi-Fi Multimedia (WMM) ayudan a priorizar el tráfico y evitar la inanición, todos los dispositivos 802.11ac finalmente compiten por el mismo parche finito de los canales de 5 GHz.

Afortunadamente, las empresas pronto serán capaces de saciar la sed creciente de ancho de banda mediante el uso de 802.11ad para trasladar a grandes consumidores de ancho de banda hacia canales de 60 GHz que no se utilizan. El estándar emergente 802.11ad –comúnmente llamado WiGig– aprovecha muchas de las mismas tecnologías utilizadas por 802.11ac para alcanzar velocidades de hasta 7 Gbps. Sin embargo, 802.11ad trabaja su magia sobre un conjunto completamente diferente de canales, lo que aumenta el espectro total disponible para el uso de WLAN en casi un orden de magnitud.

Dicho esto, los canales de 60 GHz utilizados por 802.11ad están mucho más limitados en alcance y poder de penetración. Pero sus propiedades hacen que 802.11ad sea adecuado para la comunicación de muy alto rendimiento entre dispositivos cercanos, preferiblemente en la misma habitación. Por lo tanto, los administradores de WLAN corporativas pueden utilizar 802.11ad para ampliar la capacidad descargando dispositivos y aplicaciones prosperan en tales condiciones. Los ejemplos incluyen la transmisión de video de alta definición a pantallas inalámbricas montadas en la pared, y la comunicación sostenida entre tabletas de reemplazo de escritorio y monitores externos.

Planificar la capacidad

Se espera que los productos ad certificados para Wi-Fi estén disponibles a principios de 2014. En ese momento, un número creciente de dispositivos soportará tanto 802.11ac como 802.11ad, permitiendo una comunicación de alto rendimiento, tanto a corta como a larga distancia. Por lo tanto, los administradores corporativos deben empezar a pensar en cómo y dónde utilizar mejor 802.11ad en el lugar de trabajo, por ejemplo, para descargar tráfico de video desde los cada vez más consumidos puntos de acceso 802.11ac.

En última instancia, combinar 802.11ac y 802.11ad es como repavimentar la autopista mientras se añade carriles: Ambas estrategias hacen posible que más vehículos se muevan más rápido, aumentando la capacidad total. Juntos, estos dos estándares pueden ayudar a que los administradores de WLAN empresarial diseñen y desplieguen redes nuevas y mejoradas, que ofrezcan velocidades de datos significativamente mayores y una densidad de usuarios amplificada.

Este artículo se actualizó por última vez en enero 2014

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close