Resolver Problemas Consiga ayuda para problemas específicos con sus proyectos, procesos y tecnologías.

La importancia de las pruebas en la recuperación desde la nube

Sin importar el tipo de solución de DR que use, es esencial realizar pruebas para verificar la capacidad de recuperar sus respaldos en nube.

Sin importar el tipo de solución de  recuperación de desastres que use una organización, las pruebas son esenciales. Sería un tremendo salto de fe asumir simplemente que una solución de recuperación de desastres funciona tal y como se anuncia, o que está correctamente configurada. Hacer pruebas exhaustivas es una necesidad. La cuestión es cómo hacer esas pruebas.

La única manera de proteger adecuadamente sus datos es tener tres copias. Necesita los datos originales, un respaldo en sitio (para una recuperación rápida) y una copia fuera de sitio (en este caso, basada en nube), de modo que no pierda sus respaldos si el centro de datos es destruido.

La razón por la que menciono esto, es que esta filosofía de protección de datos tiene un gran peso en el tipo de pruebas de recuperación de desastres que debe hacer. Si está utilizando la nube como solución de respaldo fuera de sitio para complementar sus respaldos en sitio, usualmente significa que las restauraciones de rutina serán hechas desde los respaldos en sitio. También significa que algo debe ir muy mal si va a restaurar desde la nube, en lugar de hacerlo desde su respaldo en sitio. Esto podría ser algo tan simple como una mala cinta, pero podría muy bien ser algo tan grande como la destrucción de su centro de datos.

Siendo ése el caso, es extremadamente importante realizar pruebas de recuperación desde la nube, que simulen una verdadera recuperación después de una gran catástrofe. Es una buena idea hacer estas pruebas desde un segmento aislado de la red, de modo que la red de producción no sea visible para el proceso de recuperación.

Hay un par de razones para hacer esto. En primer lugar, asegurarse de que las pruebas de recuperación no interfieren en modo alguno con la red de producción. Segunda, después de una catástrofe en el mundo real, los recursos en su red de producción no existirían.

El objetivo detrás de su primera prueba es determinar qué es lo que realmente se necesita para recuperar sus datos desde la nube. Al realizar las pruebas de benchmark para el proceso de recuperación, bien podría descubrir que las limitaciones de ancho de banda hacen imposible recuperar los datos desde la nube lo suficientemente rápido para cumplir con sus acuerdos de nivel de servicio.

Obviamente, el acceso a internet es un requisito, pero, dependiendo de cómo haya respaldado y asegurado sus datos, podría haber también otros requerimientos. Por ejemplo, una vez vi una situación en la cual una organización no fue capaz de recuperar sus datos en la nube porque carecían de los certificados digitales necesarios. No toda organización protege sus respaldos en nube de la forma en que lo hizo esa organización en particular, pero es vital averiguar si se requiere algún componente externo para facilitar la recuperación (como una entidad emisora de certificados) antes de que un desastre realmente ocurra.

Una vez que haya confirmado que es capaz de recuperar datos desde la nube, el siguiente tipo de prueba que recomiendo hacer es una prueba de rendimiento. Cuando ocurre un desastre, sus jefes y los clientes de la organización demandarán saber cuánto tiempo pasará antes de que se restablezca el servicio. Las barras de progreso en pantalla son conocidas por ser inexactas. Así que la única manera de saber realmente cuánto tomará la recuperación es hacer una prueba de benchmarking.

A medida que hace un benchmark del proceso de recuperación, trate de utilizar distintos tipos de datos, porque los respaldos en nube tienden a depender en gran medida de la deduplicación. La deduplicación ayuda a los datos a ser transmitidos a través de internet con mayor rapidez de lo que se haría de otra manera. El problema es que a algunos tipos de datos se deduplican mejor que otros. Por tanto, probablemente encontrará que algunos tipos de datos pueden ser restaurados mucho más rápidamente que otros. Puede utilizar sus resultados de las pruebas de benchmark para desarrollar un plan para el orden en el cual los datos deben ser restaurados, en el caso de una emergencia real. Puede realizar restauraciones rápidas primero, para poner tantos recursos en línea como sea posible, antes de profundizar en las restauraciones de mayor duración.

Si la recuperación desde la nube toma demasiado tiempo, entonces el siguiente paso lógico es buscar formas de hacer que el proceso de recuperación sea más rápido. Algunos proveedores de nube, por ejemplo, pueden enviarle una copia de sus datos en una cinta, o en un dispositivo de almacenamiento extraíble, en un esfuerzo por acelerar el proceso de recuperación.

Debería verificar por adelantado con su proveedor de respaldo si ofrecen ese servicio, cuáles son los costos del servicio, y cuál es el tiempo de entrega para recibir una copia física de sus datos. También es una buena idea asegurarse de que los datos están en un formato que en realidad se pueda restaurar. Por ejemplo, no le sirve de nada recibir una cinta con una copia de sus datos si no tiene una unidad de cinta que pueda leerla.

A medida que trabaje para poner a prueba su recuperación de desastres basada en nube, asegúrese de trabajar con varios escenarios. Por ejemplo, podría empezar probando su habilidad para hacer una recuperación completa (bare metal recovery), pero también podría probar una recuperación a nivel de aplicación, recuperación de archivos y carpetas, y recuperación de infraestructura. Esta última implica recuperar componentes de infraestructura, tales como el Directorio Activo, servidores DNS, servidores DHCP y entidades emisoras de certificados de la empresa.

Conforme trabaje a través de los diversos tipos de recuperación, debería asegurarse de documentar los procedimientos de recuperación, de modo que no tenga que recurrir al uso del ensayo y error durante una recuperación real. Los diferentes tipos de recuperación inevitablemente requerirán que utilice diferentes procedimientos. Familiarizarse con estos procedimientos y documentarse sobre ellos le ayudará a hacer más fácil  el proceso de recuperación (y reducir las posibilidades de cometer un error) en el caso de un desastre real

Conclusión

Es extremadamente importante verificar la capacidad de recuperación de sus respaldos en nube antes de que haya un desastre. La forma más efectiva de lograr esto es a través de pruebas exhaustivas que simulen una serie de diferentes escenarios de recuperación de desastres.

Sobre el autor: Brien M. Posey, MCSE, ha recibido el premio MVP de Microsoft para Exchange Server, Windows Server e Internet Information Server (IIS). Brien ha sido CIO para una cadena nacional de hospitales y ha sido responsable del departamento de manejo de información de Fort Knox. Puede visitar el sitio personal de Brien en www.brienposey.com.

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close