Edelweiss - Fotolia

Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

Gestión moderna de activos de información presenta nuevas reglas para CIOs

La gestión de activos de información ha caído en la lista de prioridades de los CIO, pero otros departamentos y roles están entrando conforme los datos de alta calidad impulsan las decisiones de negocios.

Hubo un tiempo en que un CIO poseía todo, dentro de las vallas físicas de una empresa, lo que caminaba, hablaba o parecía una computadora. El CIO tenía la responsabilidad de la gerencia para el hardware y el software, y las nuevas innovaciones continuaron ampliando el papel: telecomunicaciones, máquinas de escritorio, almacenamiento de datos, teléfonos móviles que parecían cajas de zapatos, teléfonos más pequeños, computadoras portátiles, tabletas, cold sites, almacenes de datos fuera de sitio y luego, por supuesto, la nube.

Pero, de alguna manera, los CIO han comenzado a pasar por alto la palabra más importante en su título: la "información" electrónica y las responsabilidades asociadas de gestión de activos de información. Estos activos de datos de negocios estaban simplemente "allí", recolectando polvo digital debido a los costos baratos de almacenamiento. Ahora, estos activos digitales son fuentes de considerable vulnerabilidad y riesgo.

Además de ser objetivos atractivos para los malos actores, los datos almacenados son aún más fáciles de demandar su revisión para los litigantes hostiles o las agencias policiales. A medida que las herramientas de investigación han mejorado, las empresas encuentran cada vez más difícil ocultar su posible mala conducta. Un solo correo electrónico puede convertirse en el arma de conducta no ética o ilegal contra la que se imponen sanciones.

Los CIO han comenzado a pasar por alto la palabra más importante en su título: la "información" electrónica.

Pero, en medio de estas verdades incómodas, hay dos lados positivos. En primer lugar, las empresas que están aprendiendo cómo minar sus activos de datos para descubrir ideas que permiten mejores decisiones corporativas están ganando ventaja competitiva. En segundo lugar, algunas empresas están descubriendo que sus datos electrónicos tienen realmente un valor económico como un activo a ser negociado, ya sea por dinero en efectivo, descuentos u otras propiedades intercambiables. Curiosamente, sin embargo, el CIO es dueño de la búsqueda de estas oportunidades. En cambio, los deberes del CIO se han vuelto dominados por las responsabilidades de la infraestructura de comunicaciones y cómputo, dejando a la deriva la propiedad de los activos de datos. En cualquier empresa, hay una verdad esencial: Los activos sin propiedad serán, en última instancia, propiedad de alguien.

Gestión de activos de datos: ¿Quién está dando un paso al frente?

Los abogados y departamentos legales han luchado para ganar el control de la gestión de activos de información, al menos para la gestión de registros y la nueva marca de "gobierno de la información". En gran parte, su objetivo es acelerar la destrucción de cualquier dato que pudiera perjudicar la defensa de los intereses de la compañía. Demasiados datos, datos mal indexados, metadatos, decenas de millones de dólares han sido gastados por las empresas descubriendo estas debilidades durante los procesos legales.

Asociados con lo legal han estado los esfuerzos de los directores de cumplimiento para obtener la propiedad de la información digital que buscan, como evidencia de la verdad, para documentar el cumplimiento de los requisitos impuestos a la empresa. Éstas podrían ser regulaciones legales, pero, cada vez más, el cumplimiento también se relaciona con los requisitos contractuales, en particular los acuerdos de nivel de servicio.

Los acuerdos de nivel de servicio hacen hincapié en el informe de rendimiento que se está moviendo constantemente hacia la divulgación continua de datos operativos importantes para asegurar la integridad funcional continua de la relación comercial relacionada.

Algunas compañías han establecido directores de datos y/o han migrado deberes del CIO a un nuevo papel llamado CTO (director de tecnología). Esta opción tiene algún mérito, pero deja preguntas sobre quién persigue y explota las oportunidades económicas representadas por la gestión de activos de información.

Por esta razón, los CFOs han afirmado el control sobre esta área, reconociendo que su inherente responsabilidad de mantener e informar sobre la integridad financiera de la empresa depende de la integridad de la información interna y sus procesos de control asociados.

Un camino final hacia adelante es la creación de un director de confianza. Esta posición sigue siendo bastante innovadora e inmadura. En aquellas empresas que buscan esta opción, ya sea sola o en combinación con cualquiera de las otras mencionadas anteriormente, el director de confianza tiene menos control operacional, pero mayores deberes de comunicación. Estas funciones incluyen la comunicación con socios externos y clientes para describir y asegurar la integridad de los datos de una compañía y los servicios relacionados con los datos.

Las nuevas reglas para el CIO

Ser propietario de los activos de información digital de la empresa puede convertirse en la segunda fuente más importante de ingresos en cualquier negocio. La propiedad ya no se limita a la custodia. A medida que las empresas mejoran la integridad y la fiabilidad de sus datos, están descubriendo que otros actores del mercado están interesados ​​en el comercio en efectivo, en descuentos o en otras compensaciones para obtener acceso y hacer uso de la propiedad digital de una empresa.

Big data no es meramente una función de análisis interno. En cambio, se está convirtiendo en un gran negocio, particularmente cuando los competidores se convierten en colaboradores en la agregación de datos para detectar nuevos patrones, tendencias, oportunidades y resultados de cumplimiento. El mercado de la gestión de activos de información es muy real, y las transacciones sofisticadas están pasando a tener el potencial de beneficiar a los accionistas al alterar los balances, aumentar los ingresos y reducir los gastos.

Aunque un CIO ya haya sido encerrado en una esquina virtual moldeada por las obligaciones de infraestructura, la regla clave para un CIO es ganar la propiedad de las oportunidades de ingresos creadas por los activos digitales. En cada oportunidad de transacción, alguien tiene que liderar la coordinación de legal, cumplimiento, tecnología, seguridad, finanzas y confianza. Ese trabajo es diferente de cualquiera de las otras reformas singulares que otras compañías han estado intentando. Es la nueva oportunidad para un CIO de poseer el verdadero potencial de los activos digitales como fuente de nuevas riquezas en una empresa.

Este artículo se actualizó por última vez en junio 2017

Profundice más

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close