JohanSwanepoel - Fotolia

Lo básico Póngase al día con nuestro contenido introductorio.

Es tiempo para tener lista su arquitectura de red para la nube

Las empresas necesitan garantizar que su arquitectura de red para la nube está preparada para el futuro. Aquí hay conceptos que deben considerar.

Conforme las redes empresariales modernas se mueven hacia el mundo de la computación en nube pública, ciertos hechos salen a la luz. Uno es que los administradores de red empresarial se ven obligados a trabajar con proveedores de nube pública para asegurar que la red sigue soportando las necesidades del negocio. Esto significa que algunos de los fundamentos de TI están experimentando cambios.

En primer lugar, las arquitecturas de red de nube deben ser más flexibles: las redes estáticas limitan drásticamente el uso de la nube. En segundo lugar, los servicios de red necesitan ser desacoplados de una sola ubicación física, ya que la entrega de datos, cómputo e interfaces de usuario son ahora omnipresentes. Por último, muchos recursos de red necesitan ser abstraídos para que el aprovisionamiento pueda ser automatizado y orquestado.

La nueva arquitectura de red de nube

La realidad es que muchas empresas no están preparadas para aprovechar las nubes públicas o híbridas. Con los años, la infraestructura de red de la empresa no ha recibido los fondos necesarios para actualizar la infraestructura para soportar la velocidad y las capas de gestión necesarias.

Más a menudo, la naturaleza estática de las redes tradicionales limita la capacidad de los administradores de red para adaptar sus redes a la nube.

Los requisitos de red para el uso exitoso de la nube son los siguientes:

  • La capacidad de asegurar segmentos específicos de la red en diferentes formas, para satisfacer los requisitos de los datos que fluyen a través de la red. En muchos casos, esto requiere el cifrado basado en red. Las redes deben configurarse para satisfacer una variedad de requisitos de rendimiento y seguridad.
  • La capacidad de proporcionar priorización de red (conformación de paquetes) para aplicaciones y datos específicos que fluyen a través de la red. Si las nubes públicas contienen datos críticos para el negocio, esos sistemas deben tener acceso prioritario a los recursos de red, incluyendo la tolerancia a fallos y subsistemas resilientes.
  • La capacidad de tener redes conscientes de las aplicaciones. Las nubes privadas, las nubes públicas y los sistemas tradicionales usan la red de diferentes maneras, dependiendo de la aplicación, los datos y la interfaz de usuario y cómo se comunican entre sí y con los servidores basados ​​en la nube. Una red que puede ajustarse a esos patrones de uso es, sin duda, más eficaz cuando la computación en nube entra en juego.

Configuración de los recursos de red

Cuando se trabaja con recursos de nube, las redes son más eficaces cuando pueden ser desconectadas de los recursos físicos o geografías. Esto apoya el concepto de la computación ubicua, uno de los principios de la computación en nube. Las ubicaciones de las instancias de  servicios se ocultan de las máquinas o de los usuarios que acceden a ellas, haciendo la ubicación física insignificante.

La computación ubicua y las redes que la soportan se centran en eliminar la complejidad de la computación y aumentar la eficiencia. Como resultado, el acceso a las instancias del servidor podría ir a cualquier número de diferentes lugares físicos (si está permitido) en la búsqueda de los recursos disponibles.

Las aplicaciones, por ejemplo, podrían tener más de cien instancias de servidor de cómputo  ejecutándose en 12 centros de datos diferentes, conectados a cuatro servidores de datos que se ejecutan en dos centros de datos diferentes. Todos estos servidores están conectados, ya sea usando la infraestructura de red que ofrece el proveedor de servicios de nube, o necesitan al arquitecto de la infraestructura empresarial de la misma manera. Las empresas deben ser capaces de configurar los servicios de red para proporcionar la flexibilidad necesaria para soportar la computación de nube ubicua ubicua.

Abstracción de los recursos

La mayoría de los cambios necesarios se reducen a la capacidad de gestionar las redes a través de una capa de abstracción. Esto significa que los recursos físicos no necesitan ser gestionados como lo eran en el pasado. En lugar de ello, los profesionales de redes pueden utilizar herramientas de gestión y automatización para agrupar objetos que representan agrupaciones lógicas de recursos, no dispositivos físicos distribuidos ampliamente.

La idea es ocultar la complejidad que la computación en la nube trae a los administradores de red. En lugar de tener que lidiar con miles de servidores dispersos en toda la infraestructura de la empresa y la de varios proveedores de nube pública, el concepto es gestionar aplicaciones, datos y similares como representaciones lógicas individuales. Con este enfoque, las empresas pueden gestionar mejor los recursos, ya sea que estén en las instalaciones, en la nube o en ambos.

Los administradores de red encontrarán que la computación en nube añade retos adicionales. Con un poco de planificación y mayores presupuestos, sin embargo, la adición de recursos basados ​​en la nube a la red debe ser una actualización eficiente, que reduce en gran medida los costos y aumenta la agilidad para el negocio. Si su organización no ha creado un plan de computación en la nube aún, ahora es el momento.

Próximos pasos

También puede interesarle revisar:

Redefinición de redes mediante una arquitectura definida por software

Hay cada vez más presión en América Latina por crear mejores redes para la nube

Computación en la nube: una vista holística

Investigue más sobre Gestión de redes

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close