BACKGROUND IMAGE: iSTOCK/GETTY IMAGES

Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

En las redes virtualizadas, el seguimiento de la disponibilidad es clave

Con las redes virtualizadas ahora en la escena, el seguimiento de la disponibilidad es más complejo que nunca. Aprenda sobre las últimas tecnologías y técnicas para mantener la red manejable.

La gestión de la red nunca fue sencilla, pero la red virtualizada significa que ahora es aún más compleja. Antes de la virtualización, el transporte de datos era sencillo: Los paquetes eran enviados desde una tarjeta de interfaz de red del servidor, a través de un cable a un switch, y luego a otro switch o NIC de destino. Las configuraciones de red eran relativamente estables. Hoy en día, los conmutadores virtuales se pueden crear y eliminar en cuestión de segundos.

Los servicios que utilizan virtualización de funciones de red (NFV) –tales como firewalls, cifrado o inspección profunda de paquetes– se ejecutan dentro de un servidor, en lugar de en un dispositivo de hardware dedicado; esto añade mayor complejidad a las redes virtualizadas. Y los estándares de superposición de red, como la Virtualización de Redes utilizando Encapsulado de Enrutamiento Genérico y LAN Virtual Extensible, que definen formas de encapsular los enlaces de red de una aplicación para aislarlos de los enlaces de otras aplicaciones, añaden otra capa de complejidad.

Lo que es más, los problemas tales como los cortes o las sobrecargas pueden ocurrir en cualquier parte a lo largo de una ruta de red. Los dispositivos de hardware pueden fallar; las interconexiones o funciones virtualizadas pueden volverse respaldadas cuando una aplicación se mueve a una nueva fase de procesamiento.

Como resultado de ello, encontrar la fuente de un problema requiere visibilidad en todo el camino, no solo de los dispositivos físicos, sino también de los conmutadores virtuales y las funciones y superposiciones de red.

Redes virtualizadas y una visión unificada

Los proveedores han respondido a estos retos desarrollando software que hace visible toda la ruta de la red, tanto los componentes virtuales como físicos. Los proveedores de grandes sistemas, entre ellos Cisco, Hewlett Packard Enterprise (HPE), IBM y VMware, y los proveedores de software, tales como BMC y CA, ofrecen sus propios conjuntos de productos. Además, los proyectos de código abierto OpenStack y CloudStack han atraído a proveedores comerciales y desarrolladores de código abierto que ofrecen herramientas de gestión de estos entornos.

La capacidad de realizar un seguimiento de los paquetes a través de la red es necesario, pero no es suficiente. Con la virtualización, la gestión de redes y de aplicaciones se han vuelto fuertemente interdependientes. Cuando una aplicación se pone en marcha, la gestión de red virtualizada requiere la creación de componentes virtuales y asigna rutas de red entre las máquinas virtuales (VM) de la aplicación. Estas máquinas virtuales se pueden ejecutar en servidores diferentes, y pueden pasar de un servidor a otro en respuesta a las cargas cambiantes. Cuando una VM se mueve, el tráfico de red debe ser redirigido para soportar la nueva configuración.

Mientras tanto, los monitores de rendimiento deben informar si las aplicaciones están cumpliendo con los acuerdos de nivel de servicio y hacer un seguimiento de las tasas de uso de los servidores y la red. Ellos recogen estadísticas que muestran el uso en el tiempo, para que los administradores puedan detectar componentes que se acercan a los límites.

Muchas redes incluyen componentes de múltiples proveedores. Reconociendo este hecho, los proveedores incluyen soporte para productos de otros fabricantes. Cisco y VMware han formado una alianza para sus productos. El Intelligent Management System de HPE es compatible con los productos de virtualización de VMware, Microsoft y Citrix. IBM Cloud Manager es compatible con Microsoft y VMware, más la plataforma de virtualización de código abierto KVM.

Las redes virtualizadas requieren otras funciones más allá de la gestión de la red y de aplicaciones, incluyendo la seguridad. A tal fin, las herramientas de gestión deben ser capaces de soportar firewalls tanto físicos, como virtuales, y llevar a cabo funciones tales como la prevención de intrusiones, inspección profunda de paquetes y autenticación del usuario.

La tecnología sigue evolucionando. Proporcionar una visión unificada de la red requerirá plataformas de gestión extendidas y continuamente mejoradas.

Próximos pasos

Quizás le interese leer también:

Virtualización e integración como alternativa al rezago de redes en AL

Soluciones de virtualización de almacenamiento en la matriz o en la red

¿Es real la virtualización de redes o solo se trata de 'vaporware'?

Este artículo se actualizó por última vez en septiembre 2016

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close