Gestionar Aprenda a aplicar las mejores prácticas y optimizar sus operaciones.

Empareje monitoreo de aplicaciones de nube con necesidades de integración

La migración de una empresa a la nube incluye varios elementos: un nuevo proceso de seguridad, redistribución del presupuesto y un sistema de monitoreo que integre aplicaciones en la nube y locales.

Híbrido y multinube son la nueva realidad de las implementaciones de aplicaciones empresariales. Esto significa que los equipos de operaciones de TI acostumbrados a las aplicaciones locales deben adaptarse para administrar aplicaciones que se ejecutan en una o más plataformas de nube pública y, a menudo, tienen enlaces a software local.

Las herramientas tradicionales de administración de TI empresarial no están diseñadas para este modelo híbrido; en cambio, los administradores requieren nuevas herramientas y enfoques para el monitoreo de aplicaciones en la nube.

El atractivo de híbrido y multinube

La computación híbrida y multinube son dos conceptos de infraestructura de TI diferentes, pero relacionados. La nube híbrida generalmente se refiere al uso de una nube privada local y una plataforma de nube pública, con la organización de la carga de trabajo entre los dos. La computación multinube generalmente se refiere al uso de múltiples plataformas de nube pública. A menudo, una arquitectura de múltiples nubes aún incluirá algunas conexiones de vuelta al entorno local existente de una empresa.

Las empresas se sienten atraídas por la informática híbrida y multinube porque cada plataforma en la nube ofrece su propio valor único y aborda los requisitos comerciales específicos. Pero el carácter distintivo de cada plataforma también significa que, en muchos casos, las plataformas no son fungibles; los usuarios no pueden simplemente reemplazar una por otra.

Las aplicaciones locales permanecen prácticamente sin cambios en estas arquitecturas híbridas y de múltiples nubes, y probablemente permanecerán así en el futuro previsible, mientras que las empresas desarrollan nuevas características y capacidades de software en plataformas de nube pública para garantizar la agilidad y la accesibilidad. La integración requerida entre las aplicaciones locales heredadas y las nuevas aplicaciones basadas en la nube determina, en última instancia, los conjuntos de herramientas de administración más óptimos para el monitoreo de aplicaciones en la nube.

El desafío de diferentes herramientas e implementaciones

Los equipos de TI locales controlan casi todas las capas de su infraestructura y aplicaciones. Sin embargo, la naturaleza multiinquilino de las plataformas de nube pública limita la visibilidad y el control del equipo de TI sobre los recursos de infraestructura.

Algunas plataformas de administración de TI locales observan la red física y analizan el tráfico de red para identificar problemas de configuración o rendimiento. Otras herramientas locales se comunican directamente con el hardware del servidor a través de una interfaz de administración de plataforma inteligente o con el hipervisor. Las plataformas de nube pública generalmente no permiten el acceso a ninguna de estas capas. En cambio, proporcionan plataformas de monitoreo en la nube, como AWS CloudWatch o Azure Monitor, para ayudar a los equipos de TI a rastrear el rendimiento de la aplicación y la infraestructura. Sin embargo, la integración de herramientas de monitoreo en la nube local y pública en una visión coherente de cómo operan las aplicaciones en un modelo híbrido o de nubes múltiples es un desafío fundamental.

La mayoría de los equipos de operaciones locales son responsables de las plataformas de virtualización y las máquinas virtuales, y posiblemente de algunas aplicaciones centrales, como SQL Server. La implementación generalmente ocurre a través de plantillas de VM y herramientas centradas en VM, como vRealize Automation o System Center Virtual Machine Manage. Las aplicaciones en la nube pública tienen más probabilidades de consumir servicios de nivel superior, como colas de mensajes o almacenamiento de objetos, como parte de su funcionalidad. Los administradores suelen implementar estos servicios utilizando herramientas de infraestructura como código (IaC), como AWS CloudFormation o plantillas de Azure Resource Manager, que, para muchos equipos de operaciones, son nuevas herramientas que deben aprender e integrar dentro de sus procesos de monitoreo de aplicaciones en la nube. Si bien las herramientas de IaC como Terraform pueden funcionar en múltiples plataformas en la nube, los administradores deben escribir explícitamente configuraciones en cada nube pública o entorno local para habilitar esa capacidad. El beneficio de Terraform para implementaciones de nubes múltiples e híbridas es que ofrece un solo lenguaje para trabajar en múltiples plataformas, en lugar de presentar un archivo de configuración que sea portátil entre nubes.

Centralización vs descentralización para el monitoreo de aplicaciones en la nube

Un enfoque para administrar la complejidad de estos entornos híbridos es centralizar los datos de varias plataformas en la nube en una sola herramienta que presente una vista única. La centralización se adapta a las aplicaciones que deben abarcar una arquitectura híbrida de extremo a extremo, lo que significa que su comportamiento y rendimiento dependen de los recursos de la nube tanto locales como públicos. Por ejemplo, la nube pública podría alojar una aplicación móvil para comercio electrónico y monitoreo de fabricación en tiempo real, mientras que un sistema de fondo ayuda a controlar el proceso de fabricación real que vive en las instalaciones. La aplicación móvil está estrechamente acoplada con el sistema local, por lo que el monitoreo integrado es esencial. Sin embargo, la centralización es un enfoque difícil, ya que requiere la integración de procesos de monitoreo locales y nativos de la nube en un tablero de aplicaciones único y coherente.

El enfoque opuesto, la descentralización, se centra en el uso de herramientas de administración nativas en cada entorno, la nube y las instalaciones, sin una coordinación centralizada. Si existe un vínculo relativamente pequeño entre la aplicación local y la aplicación de nube pública, entonces el mantenimiento de sistemas de monitoreo y administración separados es mucho más simple que la centralización. Por ejemplo, un componente de la nube pública podría ser un simple escaparate y una aplicación de pedidos, para la cual la única conexión de regreso al sistema de fabricación local es una exportación diaria de nuevos pedidos. Para una configuración tan simple, no hay una necesidad significativa de integrar sistemas de monitoreo para estos dos componentes de la aplicación.

Investigue más sobre Cloud computing (Computación en la nube)

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close