kjekol - Fotolia

Evaluar Conozca los pros y contras de las tecnologías, productos y proyectos que está considerando.

Cuatro desventajas de los sistemas de infraestructura hiperconvergente

Los problemas de escalabilidad y compatibilidad con la nube pueden crear problemas importantes para las organizaciones que desean implementar sistemas de infraestructura hiperconvergentes.

Las infraestructuras hiperconvergentes se anunciaron como un medio para aliviar las complejidades de las plataformas que dependían de diferentes sistemas discretos para el cómputo, el almacenamiento y las redes al unir todo en un solo chasis completamente provisto y administrado. Sin embargo, los tiempos han cambiado, y aunque los hiperconvergentes todavía tienen un papel que desempeñar en ciertas circunstancias, los beneficios no son tan claros como lo eran antes.

Dentro del centro de datos moderno, el movimiento de la tendencia es alejarse de las plataformas físicas a plataformas mucho más virtualizadas, con la nube jugando un papel cada vez más importante. La infraestructura hiperconvergente (HCI) tenía como objetivo proporcionar una plataforma virtualizada de este tipo, pero aún sufría limitaciones esenciales de espacio libre basadas en los recursos disponibles de inmediato. Con muchas cargas de trabajo modernas, como la infraestructura de escritorio virtual, que es de naturaleza variable en lo que respecta a los requisitos de recursos, las plataformas de recursos como servicio altamente virtualizadas son muy adecuadas para soportarlas, mientras que las plataformas físicas pueden traer restricciones.

Aquí, se describen las cuatro desventajas principales de la infraestructura hiperconvergente.

1. Escalabilidad

Las plataformas hiperconvergentes generalmente permiten añadir recursos adicionales, si esa capacidad adicional proviene del proveedor original. Es posible que dichos sistemas de expansión no vengan como recursos específicamente dirigidos y que requieran que compre CPU y redes adicionales cuando todo lo que necesita es almacenamiento, por ejemplo. El uso de hardware básico para proporcionar los recursos adicionales necesarios generalmente lleva a la plataforma fuera del entorno hiperconvergente, perdiendo niveles de control y la capacidad de optimizar el rendimiento que se obtiene al agregar más hardware propietario y costoso.

Un aspecto de la computación en la nube que ha demostrado ser muy atractivo para quienes la usan es cómo se puede construir y expandir una plataforma en la nube utilizando hardware de bajo costo. Una nube de productos básicos no funcionará tan bien como una plataforma hiperconvergente dedicada para todas las cargas de trabajo, y aquí es donde los compradores deben diferenciarse. Tener una carga de trabajo que depende en gran medida de los recursos, por ejemplo, análisis de datos donde el rendimiento de datos desde el almacenamiento a la CPU y el rendimiento general de la CPU está llevando a cabo el análisis, podría significar que una plataforma hiperconvergente dedicada tenga sentido. Sin embargo, cuando se trata de producir y publicar informes contra el análisis, un entorno de nube de menor costo podría proporcionar el enfoque más rentable.

2. Requisitos de energía

Las densidades generales de energía en los centros de datos han aumentado a medida que los gerentes de TI han tratado de incluir más cargas de trabajo en el espacio disponible dentro de una instalación existente. Los sistemas hiperconvergentes pueden llevar este problema a un punto crítico, ya que los requisitos de potencia de kW/m2 están fuera de las especificaciones de diseño originales. Este es un problema menos apremiante para muchos ahora, ya que se pueden descargar más cargas de trabajo en plataformas de nube de terceros.

De hecho, algunas organizaciones están descubriendo que el problema que tienen es que el centro de datos es demasiado grande para sus necesidades, con el impacto concomitante en los costos de enfriar una instalación de este tipo si se adopta un enfoque general de enfriamiento de espacios. Por lo tanto, la implementación de sistemas altamente densos en energía donde un rediseño y una nueva implementación de distribución de energía dentro de una instalación existente podría no ser rentable.

3. Compatibilidad con la nube

La mayoría de las plataformas hiperconvergentes son capaces de soportar la virtualización de fábrica y vendrán con su propio software de administración para permitir la administración fácil de las cargas de trabajo en la plataforma. Sin embargo, estas capacidades no deben confundirse con un verdadero entorno de nube.

La capacidad de aplicar los recursos disponibles en un sistema físico contra la posibilidad de hacerlo en múltiples sistemas es donde los sistemas hiperconvergentes pueden deshacerse. Nuevamente, podría ser posible cuando todos los sistemas hiperconvergentes disponibles sean del mismo fabricante y tengan la misma especificación generacional. Sin embargo, si se utilizan diferentes fabricantes y diferentes generaciones de equipos, es mucho más probable que el sistema no pueda compartir recursos de manera efectiva, de forma totalmente elástica.

4. Disponibilidad

Muchas plataformas hiperconvergentes se promocionaban por tener instalaciones redundantes múltiples integradas, lo que proporciona una alta disponibilidad. Sin embargo, muchos de los sistemas de nivel base no vienen con redundancia completa, con tales capacidades proporcionadas a un costo adicional. Por lo tanto, todas las cargas de trabajo que se ejecutan en una plataforma de este tipo están en riesgo en caso de que ocurra lo peor y falle un componente crítico, por ejemplo, una fuente de alimentación, una tarjeta de red o un controlador de almacenamiento. Nuevamente, con una plataforma completamente de nube, esto debería ser un problema menor; las instancias duplicadas en vivo de una carga de trabajo se pueden operar en partes geográficamente distantes de la plataforma general con datos sincronizados en vivo en dos o más sistemas de almacenamiento.

Otras áreas que pueden causar problemas incluyen cómo se licencia un sistema hiperconvergente; ¿Es por sistema, por carga de trabajo o por la cantidad de recursos que se utilizan?

Al igual que con la mayoría de las tecnologías que maduran, no es que lo hiperconvergente haya muerto. De hecho, todavía tiene un papel importante que desempeñar dentro de los entornos generales de muchas organizaciones como una plataforma dedicada para ciertas cargas de trabajo. Sin embargo, el sistema debe funcionar como un socio homólogo en el resto del entorno: tener una plataforma propietaria con sus propias capacidades de orquestación, administración y alerta es solo pedir problemas.

En resumen, las principales desventajas de HCI incluyen:

  • Escalabilidad,
  • Requerimientos de energía,
  • Compatibilidad con la nube,
  • Disponibilidad.

Investigue más sobre Instalaciones de centro de datos

Inicie la conversación

Envíenme notificaciones cuando otros miembros comenten sobre este artículo.

Por favor cree un Nombre de usuario para poder comentar.

- ANUNCIOS POR GOOGLE

Close